Google+ Followers

miércoles, 30 de septiembre de 2009

en gesto de burla y menosprecio Evo señala las cárceles como en centro de campañas opositoras. C.Reck analiza y le explica

La política tiene que dejar de ser el arte de la simulación, del engaño y de la hipocresía. Los bolivianos venimos sufriendo innumerables vejámenes y actos de violencia que luego en boca de los gobernantes se transforman en eslóganes publicitarios vaciándolos de su verdadero contenido y tergiversando el sentido que tienen en el marco de nuestra vida política y social.

Ahora el gobierno-candidato sigue acuñando frases desprovistas de su sentido verdadero con la finalidad de tomar el poder y hacer de las suyas a vista y paciencia del pueblo que mira anonadado como se fabrican mentiras y se maneja a la opinión pública sin ningún reparo.

En campaña esto se transforma en las pedradas de cada día con las que se pretende destruir a los que plantean una opción, una alternativa al gobierno del presidente-candidato Evo Morales.

Es en este tenor es que el mismo presidente se ha encargado de mostrarnos la "cárcel de San Pedro" ahora transformada en lugar de protestas por el concurso de ciudadanos y de un país que sabe que ahora las cárceles de Bolivia no albergan corruptos, ni asesinos, ni criminales, ni traficantes, pues estos andan sueltos en Bolivia haciendo de las suyas, matando, asaltando, traficando cocaína, privándonos a los bolivianos de la tranquilidad y asaltando sin descanso las arcas del Estado, mientras las cárceles albergan políticos opositores al actual gobierno y amenazan con llenarse día a día de más opositores y contestatarios al actual régimen de violaciones.

Las cárceles amenazan con rebalsar después del 6 de diciembre, en caso que el pueblo boliviano no reaccione ante la impostura y no se decida ponerle a esta un freno definitivo con una importante participación congresal y un cambio de mando, para evitar que se siga concretando el avasallamiento, el rompimiento de las leyes y el deterioro de las instituciones democráticas.

Ha sido el propio presidente quien declaró: “La cárcel se ha convertido en una casa de campaña, San Pedro, espero no estar equivocado, seguramente Chonchocoro debe ser también, debe haber otra casa de campaña para quienes vienen de la dictadura, para quienes vienen del modelo neoliberal, para quienes están implicados en muchos casos de masacre”, dijo haciendo alusión a la candidatura del prefecto de Pando Leopoldo Fernández, encarcelado y amenazado de no gozar de caso de corte para evitar su candidatura y someter de este modo al Eje de Convergencia Nacional que plantea su candidatura frente al también depuesto prefecto cochabambino Manfred Reyes Villas.

El Presidente-candidato, sabe sin embargo que Leopoldo está preso por las acciones que planificó en Pando su ministro Quintana, que ahora guarda bajo perfil frente a la prensa, pero que sigue trabajando con sus rambos y rambitos, como Walter Andrade, quien se sabe que participó de los hechos de La Glorieta en la que se reprimió al pueblo de Sucre y se mataron tres jóvenes, participó también de los hechos sangrientos de Pando diagramados para derrocar al prefecto Leopoldo Fernández y que por fotografías se conoce que estuvo infiltrado en el grupo Rozsa abatido en el Hotel Las Américas en un posible complot desde esferas gubernamentales para armar en el departamento de Santa Cruz un caso de persecuciones políticas con iguales objetivos que el que se llevó a cabo en el departamento de Pando.

Todo esto, nos lleva a que nos resulte cada día más deleznable la actitud de ciertos líderes regionales cruceños y sectores empresariales cruceños que están dividiendo el voto de nuestro departamento y de Bolivia por apetitos personales y pugnas de poderes con intereses personalísimos. Esto lo decimos en el tenor de que si vemos el panorama general la situación de división artificial que se ha creado sólo favorece a que el MAS siga teniendo mayor oxigeno en la presente elección para aplicar su política de terrorismo de Estado, con persecuciones y destrucción de la democracia en todos sus estamentos y de la producción en su conjunto. Les advertimos y esperamos que lo tomen muy en cuenta de que si perseveran en su intento, serán los que han aportado a que las cárceles rebalsen después de diciembre, y entonces, aunque tienen derecho a tomar el camino que bien elijan, el pueblo también tiene el derecho de cobrarles la factura de sus irresponsables políticas.

Pese a todos estas cegueras, egoísmos y faltas de visión, estamos seguros que en nuestro país se impondrá más temprano que tarde la cordura, la verdad y el verdadero ejercicio de la justicia y la democracia que es lo que necesitamos para que demos lugar a un reencuentro y reconciliación entre los bolivianos de todas las razas y mestizajes, de todos los oficios, de todos los sectores sociales para que finalmente todos seamos una sociedad emergente de la Bolivia que estamos dispuestos a renovar sin caretas y sin imposturas.

No hay comentarios: