Google+ Followers

sábado, 14 de enero de 2017

Vacaflor advierte primeros signos, aunque es la segunda vez que escribe sobre ello del fin de la burbuja inmobiliaria en Santa Cruz. han pasado varios anos de auge, de florecimiento de la construcción en la capital oriental, ahora mismo se dejan sentir signos de estar llegando a su fin, como en España que iguales señales marcaron la crisis con una sobreoferta habitacional que la demanda no alcanzó a cubrir.


Crisis inmobiliaria



Humberto Vacaflor

Todavía no ha estallado la burbuja de la construcción, pero está dando señales preocupantes.
El tema es tratado con mucha cautela por los medios pero algunos de ellos están dando a conocer señales de una primera reducción de precios de los inmuebles.
El Deber de Santa Cruz dijo esta semana, en la sección Dinero, que algunos vendedores de casas de “alta gama” han decidido reducir las expectativas de utilidades hasta en 50%.
Se refiere a las casas que tuvieron un costo de 130.000 dólares y que los propietarios pensaban venderlas en 200.000 pero ahora se han resignado a ofrecerlas en menos para no seguir esperando a los compradores.
La información solo menciona a las casas de “alta gama” pero es suficiente para sospechar que el descenso de la demanda y su impacto en los precios abarca también a los inmuebles de inferior precio, sin que se las llamen de “baja gama”.
En suma, que los precios de los inmuebles están cayendo en Santa Cruz, dice el informe aludido, que ofrece detalles de un amplio margen de posibilidades, reflejadas en los precios y la localización de las viviendas.
Es que en esa ciudad se ha dado un exceso de oferta de inmuebles, e incluso de lotes. Se habla ahora de 3.800.000 de lotes en venta, lotes que, sumados, darían cobijo a una ciudad de 17 millones de habitantes.
Si se toma como promedio una superficie de 300 metros cuadrados por lote estaríamos hablando de una extensión casi tan grande como Orlando o dos veces Lima.
El economista Carlos Chalup dice que en los últimos diez años la cantidad de inmuebles de Santa Cruz ha crecido cuatro veces, mientras en el agro no se ha incrementado la superficie cultivada ni siquiera en una hectárea.
Hay una explicación jurídica que sustenta esta información. La propiedad rural no está garantizada en Santa Cruz, pues su tenencia depende de si la propiedad cumple o no con la “función económica y social”. Un funcionario del actual gobierno tiene la potestad de verificar, en cada caso, si se cumple el FES. Cuando dicho funcionario dice que no, pues la propiedad es revertida al Estado, que la concede de inmediato a inmigrantes del resto del país.
En cambio, la propiedad urbana está garantizada. No existe la condición de la FES en las zonas urbanas. Por lo tanto, terrenos que eran rurales han pasado a ser urbanos, incluso en demasía respecto de la demanda, como se ve ahora.
Por el momento, la demanda de viviendas de “alta gama” en Santa Cruz se ha reducido y eso obliga a sus propietarios a reducir los precios para poder venderlas. Si esto es anuncio de que la burbuja de la construcción está a punto de estallar, lo dirá la realidad.

sábado, 7 de enero de 2017

el autor no lo nombra nosotros sí, se refiere como al llunku mayor al Presdidente del Supremo Tribunal Mamani. besa manos, o como en el lenguaje militar "lamberto" lame pies de Evo, no tiene empacho en declararle "su amor incondicional" además utiliza lenguaje errado y hasta perverso. verguenza nacional.


Llunkherío supremo o sinceridad no más…



Arturo Yañez Cortes

Dicen que la mujer del César no solo debe ser sino debe parecer, pero… en plena inauguración del año judicial 2017, nada más ni nada menos que el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia –la cabeza del más alto tribunal de justicia ordinaria del país- le metió no más que: “Me alegro que esté nuestro presidente Evo Morales Ayma. Admiro la gestión que él ha desempeñado en esta última década. Solo de la talla como él puede hacer una verdadera revolución en el campo de la justicia, en un trabajo conjunto entre los tres órganos del Estado”.

¿Fue un acto de sinceridad o una prueba más de vergonzoso llunkherío supremo? A much@s no les extrañó en lo mínimo tal declaración –los abogados diríamos a confesión espontánea, relevo de pruebas- a la vista del desempeño de ese tribunal y del sistema de administración de justicia (salvando honrosas excepciones). Para otros, entre los que me incluyo, ese panegírico indigna a los que creemos (no es que pensemos que aquí exista) en un estado genuinamente democrático que implica, separación de poderes.

Entiendo perfectamente que como cualquier ciudadan@, el panegirista tenga afectos, desafectos y/o admiraciones por quien le dé la gana. El problema es que no se trata de un ciudadano cualquiera, sino se trata de un servidor público, que representa por el cargo que ejerce, a un órgano de poder que no ha sido establecido para atarle los watos a su jefazo, sino más bien para ponerle límites al ejercicio de su poder, por lo que al menos en un acto público de esa naturaleza, debería –aunque sea hipócritamente, como a veces ocurre en esos actos- personificar al tercero imparcial y no como esa penosa intervención lo patentiza, proceder como activo militante del proceso de cambio, entrenado para el sistemático llunkherío público a su jefazo.

Al admirador se le juntó la gula con las ganas de comer y, olvidó no solo la esencia de su función de juez (tercero imparcial), sino hizo exactamente lo contrario de aquella famosa máxima con la que empecé esta opinión, autodescalificándose de manera ingenua como pública para resolver causas en las que exista un interés de su idolatrado jefazo o de su administración e incluso, sus amores azules podrían costarle el cargo, puesto que la Ley del Órgano Judicial (Ley No. 025 vigente desde junio de 2010) e incluso la CPE establecen prohibiciones e incompatibilidades. Su art. 236.II, le prohíbe actuar cuando sus intereses (personales) entren en conflicto con los de la entidad donde presta sus servicios.

Además, la ley citada establece entre las causales de incompatibilidad para el ejercicio de la función judicial, ejercer actividad política o sindical, lo que –dice la ley- “significa renuncia tácita a la función judicial y anula sus actos jurisdiccionales…”

Demás está decir que la misma CPE, prácticamente todos los instrumentos internacionales vigentes y la Ley del Órgano Judicial, franquean el derecho a todos los ciudadanos, para ser oídos y eventualmente juzgados por autoridades jurisdiccionales que sean independientes (la función judicial no está sometida a ningún otro órgano de poder público, dice como significado expreso el art. 3.2 de la Ley No. 025) e imparciales, dice también textualmente: “las autoridades jurisdiccionales se deben a la Constitución, a las leyes y a los asuntos que sean de su conocimiento, se resolverán sin interferencia de ninguna naturaleza, sin prejuicio, discriminación o trato diferenciado que los separe de su objetividad y sentido de justicia”.

Sí, ya sé que aquí el cumplimiento de las normas es un exotismo, pero aunque se trate de un acto de ingenua sinceridad o de supremo llunkherío, al provenir de quien vino y en las circunstancias formuladas, no debiera ser otra anécdota más y en un arranque tardío de dignidad, debiera acarrear la renuncia del panegirista, para dedicarse a lo que le gusta. ¿O será como dice Karen Arauz?: “Nadie, que no convierta su columna vertebral en una bisagra aduladora, tiene chance de ser convocado a prestar sus servicios a la Patria”.

miércoles, 4 de enero de 2017

China, su industria, su expansionismo, sus políticas para financiar corredores interoceánicos para vender sus productos...no es por tanto extraño que quiera incursionar en Boivia y Perú por Brasil....Humberto Vacaflor al habla.





Guerra de modelos



Cuando las predicciones están muy desprestigiadas, alguien se dedicó a revisarlas y encontró algunas joyas, como la que elaboró el famoso Francis Fukuyama para predecir la llegada de una guerra de modelos económicos, a principios de 2016.

El tema ha sido descrito en Siglo 21 de esta semana con alusiones a los fiascos de las grandes predicciones del año pasado: nuestro 21F, el Brexit británico y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, para mencionar sólo tres.

No todas las predicciones son malas, aunque, como dice Jorge Luis Borges, es mejor o hacerlas porque corres el riesgo de que se cumplan.
A la predicción de Fukuyama sobre la guerra de los modelos quizá haya que cambiarle la fecha y marcarla para este año 2017. La predicción se anticipó un poco, lo que le da mayor valor.

En esta guerra, en una esquina está China: “que, con énfasis en infraestructura y financiamiento estatal, promueve la creación de industrias con uso intensivo de materias primas. Este sistema ha generado contaminación en su propio país y esta sería una de las razones por las que ahora busca exportar este desarrollo y pasar a una segunda fase, más enfocada en el desarrollo del mercado interno y de servicios, dentro de China”.

Y en la otra esquina está el modelo occidental, con énfasis en “salud pública, empoderar a la mujer, apoyo a la sociedad civil global y medidas anticorrupción.” Objetivos que Fukuyama define como loables, aunque aclara que ningún país se ha desarrollado jamás aplicando únicamente estas medidas.

Siglo 21 apunta que George Soros dijo a mediados del año pasado que el modelo chino tiene un defecto: los proyectos basados en inversiones públicas son más vulnerables al cáncer de la corrupción, como es público y notorio.

Los chinos proponen, predijo Fukuyama, la fórmula de “un cinturón y un corredor”, aludiendo a ferrocarriles transoceánicos y a corredores para que sus productos circulen por todo el mundo.

¡Y nos venimos a enterar ahora, en 2017, que los chinos quieren corredores y ferrocarriles interoceánicos en todo el mundo para que sus productos circulen libremente!

En 2016 los chinos nos quisieron excluir del proyecto del ferrocarril transoceánico, pero nuestro gobierno batalló por comprar ese buzón, ante la mirada incrédula de los vecinos. Parece que los chinos tienen siempre la esperanza de que sus partners estén drogados. Eso no lo dice Fukuyama pero parece acertado.
Vacaflor.obolog.com

2017-01-03 - 20:09:37

viernes, 30 de diciembre de 2016

el hambre culpable en su mayor parte de las 70 víctimas por dia de la violencia brutal en Venezuela. además de Haití por causa de la extrema pobreza, Venezuela ocupa la punta de las estadísticas que hoy circularon a nivel mundial. increíble pero cierto!


Nicolás Maduro, durante un desfile militar este miércoles en Campo de Carabobo - Reuters
Nicolás Maduro, durante un desfile militar este miércoles en Campo de Carabobo - Reuters

Aumentan los asesinatos por culpa del hambre en Venezuela

Es el segundo país más violento, por detrás de El Salvador, según la ONG Observatorio Venezolano de Violencia

Venezuela es el segundo país más violento del mundo y este problema tiende a crecer a pesar de los planes del Gobierno de Nicolás Maduro para combatir la delincuencia. El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) registró este año 28.479 asesinatos, frente a los 27.875 homicidios de 2015, con una tasa de 91,8 muertes violentas por cada 100.00 habitantes. El director del OVV, el sociólogo Roberto Briceño León, explicó durante una rueda de prensa que Venezuela está precedido por El Salvador y seguido por Honduras, con 103 y 59 homicidios por cada 100.000 habitantes respectivamente.
Briceño se ha convertido en el portavoz autorizado de las cifras sobre violencia puesto que el régimen chavista no publica cifras oficiales desde hace doce años. Solo el pasado febrero la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, situó la tasa de homicidios en 58,1 por cada 100.000. habitantes.
Los delincuentes no roban productos de lujo, sino alimentos
El director de la ONG atribuye el repunte de la violencia en 2016 al aumento de las masacres y los llamados «delitos de hambre», y señaló a la profunda crisis económica que atraviesa Venezuela como una de las causas de este aumento. Este país sufre cada semana entre una y cuatro matanzas (tres o más asesinatos en un mismo hecho) y experimenta el «fenómeno nuevo» de los delitos y violencia vinculados al hambre. Los delincuentes no roban productos de lujo, sino alimentos.
Esta clasificación excluye a países en guerra o con conflictos armados, aunque Briceño precisó que Venezuela llega a superar a países que sufren bombardeos en número de homicidios. El informe del OVV sitúa a Caracas como la capital más violenta del mundo. Pero existen lugares menos poblados, como El Salvador, que registran tasas de homicidio superiores, subrayó el sociólogo.
De las 28.479 muertes violentas, 18.230 son homicidios legalmente aceptados como tales; 5.281 personas murieron al poner resistencia a la autoridad y los 4.968 restantes son los casos de asesinatos considerados bajo investigación.

Planes del Gobierno

Para combatir la violencia, el Gobierno ha aplicado más de 22 planes de seguridad. El último consiste en otorgar zonas a los llamados «colectivos» para que se encarguen de la seguridad de los barrios. Además de los delitos vinculados al hambre, han aumentado los linchamientos y ajusticiamientos de paramilitares.

martes, 27 de diciembre de 2016

Diego Ayo da en el clavo cuando describe el rol de Quintana en el Gobierno de Evo. "meter miedo" y vaya que lo logra con los poderes que Evo le confiere tanto dentro de las FFAA como de la Policía.sus contactos con "militares" le garon un puesto dentro de la élite de Evo, como militar y funcionario de anteriores gobiernos Quintana conoce a los uniformados y elabora personalmente "sus historias de vidas" teniendo marginados a los que no son de "su devoción", los policías le están sujetos porque reparte dádivas y "lo puede todo dentro del Gobierno" por gozar de absoluta confianza "del mandamás del Palacio"


Mi rey (Diego Ayo)

-


En todo caso si usted amable lector quería saber por qué una mujer que no es genocida, pedofílica o narcotraficante está encerrada en una prisión de máxima seguridad, la explicación está acá.

Diego Ayo politólogo

Lo del señor Quintana es digno de estudio. Me preocupa menos que haya tenido alguna relación íntima con la señora Zapata (dejemos pues la alusión a su condición de rey o a su ebullente flujo hormonal amazónico), que su caída como un operador del miedo del Gobierno. ¿Qué es un operador del miedo y cómo es que funciona? Para encontrar una respuesta conviene remitirnos al apasionante libro de Hisham Ramadan y Jeff Shantz, que, traducido del inglés, nos trae el título de Manufacturando fobias: la producción política del miedo en teoría y práctica. Este trabajo explica algunas tesis políticas verdaderamente llamativas.
La más relevante, como punto de partida, es aquella que asevera que en nuestra sociedad actual, los miedos fabricados por el poder son múltiples y, como nunca en la historia de la humanidad, tan generalizados y efectivos.
Hace 10.000 años cualquier miedo creado por los gobernantes de una tribu tenía límites precisos.

Hoy, los medios y redes hacen universal lo particular. El terrorismo, por dar un ejemplo, por ello mismo, es un fenómeno fundamentalmente moderno. Requiere de amplificadores del miedo para hacerse efectivo. Quintana es uno de ellos. Un eficiente, al menos hasta su conferencia de prensa, amplificador del miedo.
Una segunda tesis es que ese miedo generalizado es producido por ciertas élites políticas y/o económicas que ganan con ese miedo creado. No es que no haya algo de verdad pero ciertamente es una verdad que se ha convertido en tesis irrefutable. Basta ver un peruano ladrón para crear el miedo a todo extranjero -xenofobia- proveniente de ese país. ¿Quiénes ganan con esa “certeza”? Seguramente la Policía y los militares que así legitiman su existencia. Además, y aquí está la clave, quienes imponen esos miedos ganan respeto por la capacidad que tienen de derrotar lo que ellos mismos calculadamente han creado.

Estos señores crean pues miedos a su medida, sabiendo que pueden derrotarlos. No es pues la inteligencia de un candidato anti-inmigrantes (por ejemplo Le Pen en Francia) lo que saca cara por él, sino su capacidad de crear miedos y, luego, obviamente, suprimirlos.

Es el caso de Quintana. No le pidamos pues lealtad con el señor Kieffer, quien fuera su neoliberal jefe, ni respeto por el Estado de Derecho como en el caso de Leopoldo Fernández, ni espíritu plural con los opositores, tildados de lacayos del imperialismo, ni seriedad profesional en sus reflexiones, como en el caso de Valverde, acusado de narcotraficante aunque no haya pruebas que certifiquen lo dicho. No, no se lo pidamos. Él gana metiendo miedo.

Su tan menguado sueldo (como él lo reconoció, dejándonos apenados) depende de ello. No se le paga por su inteligencia y menos por su ética (algo que queda fuera de toda duda), se le paga por meter miedo.

Una tercera tesis tiene que ver con la certeza de que estos creadores del miedo son potencialmente engañadores. Muestran miedos que son (parcialmente) verdaderos pero a costa de no dar suficiente importancia a otros miedos que no rinden votos, pero son de verdadera preocupación ciudadana: miedo a lo nuclear, miedo a destruir el medioambiente, miedo a seguir dependiendo de los recursos naturales y demás. Se prioriza la agenda del miedo en función al crecimiento político del partido, el jefe político o uno mismo, por encima de los miedos más urgentes de ser tratados. Ergo, Quintana actúa (casi) siempre privilegiando ciertas “certezas” que ni remotamente son las más relevantes para la población. Eso es engaño y es la forma de proceder de un eficiente profesional del miedo.

Una cuarta tesis se refiere a que los operadores del miedo no debaten, no negocian y menos presentan ideas.

No: ellos meten miedo, lo que obliga al miedoso (nos obliga) a callar (la famosa auto-censura) o esconderse o, como en el caso de Quintana, a esconder a los habladores -aquellos que no tienen miedo o lo van perdiendo- en celdas, desde donde no puedan hablar (aunque afortunadamente sí pueden mandar chats).
En todo caso si usted amable lector quería saber por qué una mujer que no es genocida, pedofílica o narcotraficante está encerrada en una prisión de máxima seguridad, la explicación está acá: los operadores del miedo no discuten, pues ello los obligaría a decir la verdad. Acuden a su máxima pericia: el encierro, lo más efectivo y oscuro posible, de quienes osan hablar con la verdad.

Y la última tesis, mi preferida, tiene que ver con el cómo es que se vence a estos operadores. La respuesta nos lleva a comprender que estos profesionales viven del elogio a su supuesta valentía (“uta papá, lo has metido al Leopoldo, qué macho eres”), y por eso es que siguen permanentemente infundiendo temor.

Es por eso un ciclo vicioso que sólo se detiene cuando al profesional del miedo se oponen enemigos “pequeños”, aparentemente inofensivos, transparentes, desconocidos y/o jóvenes. No puede este singular profesional causar legitimidad en su audiencia, cuando al frente se sitúan inofensivos ciudadanos. Es ahí cuando su condición de generador del miedo y, por lo mismo, de mentiroso compulsivo, se devela. Y es que no puede decir que Zapata es secesionista, imperialista o de derecha. No da. Sus obsecuentes merodeadores no le pueden decir ya “qué macho, che”. No, la reacción es inversamente proporcional: “uta, que abusivo ya este cuate, clarito está mamando”.

Por eso, que este poeta borgiano sea un galán de novela, me tiene sin cuidado. Lo que sí me alegra es que este operador del miedo va perdiendo esa aureola que sólo un poder omnímodo le pudo proporcionar.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Los Tiempos se refiere al Noveno del MAS que lanza mensajes para desentrañar. la necesidad de conservar "sus pegas" porque se trató de un juntura de empleados públicos a todo nivel, ministerios, gobernaciones, alcaldías copados por masistas. Evo se declara sucesor de Fidel. se deja llamar "comandante" para militarizar su partido, preanuncio de la caída del Madurismo en Venezuela y del Correismo en Ecuador, el tácito desconocimiento de su propia CPE, "ya no le sirve". mensajes para el pueblo, especialmente para los masistas que estarán obligados a obedecer a "su comandante". LT concluye que ésto no sólo es anecdótico, va más allá.

El IX Congreso del MAS

Es la militancia del MAS, temerosa de perder el goce del ejercicio del poder, el objetivo primordial de estos mensajes. Si quieren mantener sus privilegios, deben aglutinarse alrededor del comandante
Al margen de las confrontaciones entre las corrientes que conviven en el Movimiento Al Socialismo (MAS) y la forma de resolverlas, que son una constante en la vida de los partidos políticos en general, se podría sostener que su IX Congreso deja una serie de mensajes no implícitos que conviene desentrañar.
De hecho, su realización parece responder a una decisión forzada por el incremento de las pugnas internas, así como el descrédito sostenido de la gestión estatal, particularmente desde febrero pasado, cuando la población rechazó la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar una nueva postulación de los actuales primeros mandatarios en las elecciones de 2019.
Desde entonces, los líderes de las diversas corrientes se han dedicado a copar espacios de poder que les permitan adquirir tal peso específico que puedan postularse candidatos o determinar quiénes lo serían. Ese ambiente más la difusión de encuestas que establecen que sólo Evo Morales puede ser un candidato victorioso del MAS (lo que ahora también ya está en duda), convencieron a los dirigentes del MAS de convocar al Congreso y que éste se realice entre Montero, Santa Cruz, y culmine en Villa Tunari el 18 de diciembre, día en que se recordó el 11º aniversario de su primera victoria electoral.
Dejando de lado la retórica oficial, hay tres momentos que se debe destacar. El primero, cuando el Primer Mandatario se declara Comandante y asegura que seguirá las enseñanza de Fidel Castro, así sea que Bolivia se quede sola. En esta declaración hay tres elementos de atención: la ansiada militarización del proyecto del MAS, con un comandante a su mando; el preanuncio de las caídas del chavismo en Venezuela y el correísmo en Ecuador, y que se debe asumir estoicamente su propuesta anticapitalista, antimperialista, antiliberal.
El segundo, cuando advierte que cumpliendo la ley poco se puede avanzar. En realidad, lo que está reivindicando es el carácter transgresor del MAS que, si bien fue útil en sus orígenes, a partir de la promulgación de la nueva CPE se convierte en su propio contradictor, pues la ley está dada por quienes mandan entre los que, además, uno de ellos es comandante.
El tercero, es el forzado montaje de un líder político “obligado” a mantenerse en la arena electoral por decisión del “pueblo”, montaje que se cae cuando el Mandatario recupera, como en el tema legal, la consigna de quedarse en Palacio de Gobierno para siempre, consigna que es reforzada con la decisión de declarar el 18 de diciembre “Día de la revolución democrática y cultural” por ley tramitada ante la Asamblea Legislativa Plurinacional.
Por último, es posible sostener que la ciudadanía es una destinataria indirecta de estos mensajes. Es la militancia del MAS, ya burocratizada al extremo y temerosa de perder el goce del ejercicio del poder, el objetivo primordial, pues se les advierte que si quieren mantenerse en él, deben aglutinarse alrededor del comandante y aceptar los sacrificios que éste les exige.
Forzado o no, el IX Congreso del MAS es un evento que trasciende la anécdota.

martes, 20 de diciembre de 2016

el famoso SS21, languidece en el lecho de una enfermedad "terminal". Evo ignora esta verdad y pretende relanzar su cuarta candidatura pese al mandato expreso del 21F. Carlos Sánchez con pluma firma muestra la falacia, el engaño fraudulento y mentiroso con su modelo dictatorial. representante de la corrupción, la crisis y el despilfarro, aquejado por todos los males, se aferra al poder para no "rendir cuentas de sus latrocinios".


Carlos Sánchez Berzaín*

Como todos los gobernantes del socialismo del siglo XXI (SSXXI), Evo Morales llegó al poder y lo ejerce en base a propuestas, ofertas, compromisos, promesas, proyectos y políticas, cuya falsedad e impostura están probados por la realidad objetiva. El proyecto castrochavista en América Latina presentó al jefe de los cocaleros de Bolivia como indígena democrático y -derrocamiento del presidente constitucional por medio- lo llevó a la Presidencia de la República de Bolivia para que la destruyera y suplantara con lo que hoy es su estado plurinacional. Luego de casi once años, convertido en dictador y derrotado en el referéndum del 21 de febrero pasado (21F), Evo Morales desafía al pueblo boliviano para permanecer indefinidamente en el poder, en lo que históricamente es su falacia final.

Una falacia es “engaño, fraude o mentira”. Es el “hábito de emplear falsedades en daño ajeno” y eso es precisamente lo que la metodología castrista ha impuesto como regla de acción política en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, sus países satélites del SSXXI. Se presentaron como liberadores de sus pueblos y los han sumido en la crisis y en la pobreza, retrasándolos por décadas; se ofrecieron como honestos servidores y han enriquecido como maestros de la corrupción y el latrocinio transnacional organizado; se llenaron la boca de antiimperialismo y sometieron a sus pueblos a la dependencia, el hambre, la miseria y el neo colonialismo; hablaron de desarrollo y convirtieron sus países en narco estados, países de tránsito y consumo de droga; propusieron independencia y han adquirido deudas indeterminadas que hipotecan las próximas generaciones.

En el caso de Bolivia, como parte de las falacias, presentaron como indígena al mestizo boliviano Morales fruto de la Revolución Nacional de 1952; vendieron como campesino al productor cocalero y defensor del narcotráfico; lo disfrazaron de pacifista pretendiendo incluso el premio Nobel de la paz para el más violento caudillo responsable decenas de crímenes como cocalero y de más de veinte masacres sangrientas en su gobierno; dijeron que era aimara del individuo que no habla ninguna lengua nativa del territorio boliviano y menos el aimara; ofrecieron profundizar la democracia e impusieron su modelo dictatorial, confesando públicamente que “sometidos a la ley a veces casi no se puede hacer nada” y que “le mete no más”.

Evo Morales ofreció cambio y lo produjo pero para mal, pues representa corrupción, crisis, despilfarro de los recursos públicos, incapacidad, desinstitucionalización, dependencia, deuda, amenazas, presos políticos, perseguidos y exiliados políticos, menos libertad, periodistas despedidos, nuevos ricos por corrupción, menos transparencia, control de todos los poderes del estado, ausencia de estado de derecho, violación de los derechos humanos, fraude electoral, control de prensa, enajenación de los recursos y del patrimonio nacionales, sicariato judicial, inseguridad ciudadana, narco estado con incremento del consumo de drogas, dependencia.

Cambió la República de Bolivia y la libertad de los bolivianos por un estado de modelo castrochavista para simular que hay democracia y perpetuarse en el poder. Reemplazaron las instituciones republicanas por el capricho de Evo Morales y su entorno complaciente y corrupto que se disputa el control absoluto de todo lo que pueda darle más poder y más dinero mal habido.

Entre los resultados se tiene a Bolivia entre los tres países más corruptos de la región, es el segundo productor de coca y cocaína del mundo, es una amenaza de seguridad y narcotráfico para todos sus vecinos, es parte de las cinco dictaduras del denominado SSXXI, en crisis económica creciente, no hay prensa libre, sin ningún indicio de transparencia, tiene más de 1.200 exiliados en seis países del mundo, centenas de perseguidos, decenas presos político y crímenes de estado. Evo Morales se jacta de haber roto el record de gobernar por más de diez años, sin explicar que para llegar a ese término ha cometido un verdadero “concurso delictivo”, desde delitos contra la moral pública, delitos contra la Patria, hasta delitos de lesa humanidad, dividiendo al pueblo boliviano, masacrando a los que resistieron y entregando la soberanía nacional con hechos armados perpetrados por intervención extranjera. El pueblo lo sabe y por eso lo llama “el gobierno de la mentira” y quiere que se vaya pronto.

Luego de haber impuesto su propia constitución y haberla violado para seguir de jefe de estado, el 21F el pueblo le dijo “no más Evo”, dándole una oportunidad de salida. Pero los dictadores no se van, por eso Morales ensaya ahora otra falacia para habilitarse nuevamente como candidato en la farsa electoral que tiene montada. Se trata de maniobras de apoyos sindicales y de movimientos alentados por la corrupción y el caciquismo, con sus autoridades electorales y judiciales listas para prevaricar, con propaganda nacional e internacional pagada, con costosos relacionistas públicos, lobbies y presiones de todo tipo. Es el aparato de la corrupción funcionando para sostener la “impunidad” como única garantía frente a la rendición de cuentas que reclaman los bolivianos. El terror oficialista es que si Evo deja el poder y se restablece la democracia, el entorno y los nuevos ricos de la “evoburguesía” no tienen escapatoria.
Por eso, aún si la manipulación resulta, Evo Morales no podrá beneficiarse de ella porque ya no existen condiciones sociales, políticas, económicas, ni internacionales. El SSXXI está en su etapa terminal y su dictador cocalero no es la excepción. Para Evo Morales es solo una falsedad más y está acostumbrado a ser exitoso mintiendo, pero para los bolivianos es la falacia final.

*Abogado y Politólogo. Director del Interamerican Institute for Democracy