Google+ Followers

miércoles, 16 de septiembre de 2009

ha tenido el acierto de proponer desarme o al menos reducir gastos para comprar armas en UNASUR. Alan García dió en clavo por la locura armamentista


El jefe de Estado peruano, Alan García Pérez, a través de una carta, propuso al Consejo de Defensa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) frenar el armamentismo, a través de un mecanismo de transparencia y confianza, y la puesta en marcha de un Pacto de No Agresión.

A través de una misiva enviada a los ministros de Relaciones Exteriores y Defensa del bloque reunidos en Ecuador, propuso que el Consejo de Defensa estudie cada país y haga públicos los montos de los gastos militares de mantenimiento, instalaciones militares, tropas así como la transparencia de nuevas compras bélicas.

Recalcó, en ese sentido, que Unasur debe consolidarse con temas y acciones concretas, cumpliendo sus objetivos para la afirmación de la paz, el desarrollo y la disminución de la pobreza.

“Hoy existe un tema urgente y esencial para alcanzar esos propósitos y es el freno al armamentismo, a través de un mecanismo de transparencia y confianza y del compromiso de todos los miembros de un Pacto de No Agresión Militar, reconociendo en la Unasur un mecanismo superior que garantice colectivamente esa meta”, manifestó.

En la carta, García Pérez destacó la necesidad de “poner las cartas sobre la mesa”, pues de lo contrario ni Unasur ni el Consejo de Defensa Sudamericano tendrían significación.

El mandatario mencionó que en los últimos cinco años, desde la creación Unasur , los países de la región han destinado al gasto militar un total de 156 mil millones de dólares y, además, con recursos presupuestales y créditos han adquirido un aproximado de 23 mil millones de dólares adicionales en nuevas armas, cañones, aviones y naves.

“Nuestras Fuerzas Armadas agrupan aproximadamente 1 millón 500 mil personas entre oficiales, tropa, servicios de inteligencia y actividades conexas. Por ello, el 2005, el gasto militar fue de 26,900 millones; en el 2006 de 29,000 millones; en el 2007 de 32,000 millones; en 2008 de 34,000 millones y podría alcanzar en este año a 38,000 millones de dólares. Hay que detener este absurdo”, remarcó.

Destacó que en la región se hubiera podido sacar a no menos de 30 millones de personas de la pobreza, si no se hubiera destinado 23 mil millones a la compra de nuevas armas y se hubiera reducido un 15% el gasto de los cinco años en operaciones normales y mantenimiento de la tropa y recursos.

“Se hubiera asignado en los cinco años un aproximado de 40 mil millones de dólares” para las personas en pobreza, manifestó.

Opinó que la situación actual tiende a empeorar, debido a que nos separan modelos ideológicos y que aún discutimos sobre algunas diferencias y reclamos históricos, pero –anotó- nada de eso puede llevarnos irracionalmente a la guerra.

“La respuesta a ello solo puede ser el compromiso de un Pacto de No Agresión Militar, la decisión de UNASUR de ser una Fuerza de Interposición y en una Fuerza de Defensa Sudamericana frente a las amenazas territoriales externas”, puntualizó.

El mandatario peruano dejó en claro que las diferencias ideológicas deben conciliarse con el respeto a la soberanía de cada país, y con la adopción de procedimientos pacíficos y jurídicos de solución de controversias, que ya estamos adoptando.

“Si no actuamos inmediatamente, en los próximos cinco años (…) habremos gastado otros 35,000 millones en nuevas maquinas y el gasto corriente de mantenimiento también se habrá incrementado hasta más de 200,000 millones de dólares en ese periodo”.

“Y tal vez en los próximos tres años ya se habrán concretado las compras de 11 submarinos convencionales y un submarino atómico, 67 aviones de guerra y 135 helicópteros de combate, 350 tanques, 20 sistemas misilísticos y 15 radares multipropósito”, agregó.

Con toda razón, remarcó, el pueblo sudamericano rechazará que se continúe hablando de integración mientras los países se arman unos contra otros o para fortalecer su capacidad coactiva interna.

“La reunión de Quito es de enorme importancia histórica para garantizar la confianza, la paz la integración y para que nuestra Sudamérica sea un territorio libre de armas nucleares. El continente confía en ustedes y en la madurez de UNASUR”, agregó el presidente Alan García en su misiva.

No hay comentarios: