Google+ Followers

sábado, 27 de junio de 2009

zelaya de Honduras se mete en honduras y pretende reeditar acciones que realizó Evo en Bolivia.Resistencia a táctica chavista podría echarlo delpoder


El modelo que se está replicando en el continente comienza a perfilar procesos que se aceleran de manera tal que tienen que apelar a violaciones constitucionales que comienzan a despertar resistencia. Esto es lo que está pasando actualmente en Honduras donde el presidente Manuel Zelaya enfrenta una revuelta social y decisiones de la Corte Suprema de Justicia, la fiscalía general y el Tribunal Supremo Electoral que han fallado en contra de las acciones ilegales y de fuerza empleadas por el presidente, con miras a realizar una consulta que tiene como objetivo hacer reformas a la constitución del país y habilitarse como candidato presidencial para seguir en el poder.

El modelo no nos ofrece ninguna novedad, es exactamente el mismo que han venido implementando los regímenes que aspiran a una hegemonía absoluta y que van procreando en el continente bajo la tutela del gobierno venezolano de Hugo Chávez.

Cuando Zelaya accedió al gobierno, mostró que había elegido seguir los métodos que han impuesto en algunos gobernantes sudamericanos una moda que les permite acumular poder sin reparar en leyes e instituciones. La receta es la de adherirse al modelo venezolano convirtiendo sus gobiernos a la fórmula que Chávez concibe como infalible y que consiste en comprar conciencias de los Altos Mandos Militares y la Policía, hacer alianzas con algunos opositores que les viabilicen sus medidas y transar con lideres y empresarios corruptos e inescrupulosos que por asegurarse algunos jugosos negocios o algunas pingues ganancias entran a engrosar las filas de los que no vacilan en traicionar los principios y valores rectores.

No podemos obviar el hecho de que Zelaya tenía comprometida su adhesión, razón por la que inauguró su gobierno cantando rancheras y planteando un escenario en el que él y Hugo Chávez hablaban de sus amores y odios a futuro. Por supuesto que la receta, quiere aplicarse a los pueblos cada vez de manera más rápida, diríamos que casi en forma violenta, razón por la que Zelaya ha querido apretar el acelerador para emparejar las reformas a la que sus homólogos han accedido desde Venezuela y pasando por Bolivia y Ecuador.

Podemos suponer que Hugo Chávez frente al panorama incierto que se cierne en las próximas elecciones de Brasil, Argentina y Uruguay comienza a buscar que se reproduzcan de manera forzada gobiernos aliados a su causa, razón por la que está provocando verdaderas crisis sociales y políticas desde Bolivia a Perú, país este último en el que está utilizando al gobierno boliviano para intentar derrocar a Alan García e imponer un presidente que sea fiel a su ideología. El caso de Hondura, es el mismo pues seguramente bajo su asesoramiento el presidente Zelaya, buen alumno y fiel servidor, no ha vacilado en meter la pata, acelerando el proceso y cayendo en honduras.

Recordemos que cuando las crisis provocadas amenazan con no tener solución interna favorable a los planes pre establecidos, Chávez pone a los países del Alba o a su organización Unasur a hacer informes sesgados, a tergiversar no sólo los hechos y la historia reciente sino incluso la interpretación de las leyes, derechos y libertades universales y por último mete a la OEA bajo el ala de Insulza y busca a organismos internacionales que han sido usados hasta el cansancio para restituir la gobernabilidad a los presidentes que están bajo su eje.

Esta es la formula que ha hecho que Zelaya se meta en Honduras; ojala, que no se resuelvan estos problemas sociales y la crisis política que hoy afecta al país centroamericano, por medio de la imposición de leyes y la desestructuración de las instituciones constitucionales y democráticas.

No hay comentarios: