Google+ Followers

viernes, 5 de junio de 2009

se está perdiendo la proporción en el intento de demostrar que el crimen del hotel fue un acto de justicia y que hubo un complot de enorme alcance. EJ

El "loco" Farfán compite con figurones y despistados por Zoe 

El viceministro de Gobierno, Marcos Farfán ha perdido el sentido de las proporciones y en su afán de hacer buena letra con el “jefazo” de Palacio Quemado, es capaz de lanzar absurdos que enrojecerían de vergüenza al individuo más cuerudo.

image

Marcos Fárfan (al centro)

Decir que el grupo “ la Torre ” recaudó 40 millones de dólares para supuestamente atentar contra la vida del presidente Evo Morales, significa que no sabe donde esta parado, por cuanto esa suma no es moco de pavo. Por las dudas seria conveniente recordar al viceministro Farfán que 40 millones de dólares es un monto bastante mayor al de todo el presupuesto del Ministerio de Gobierno. Definitivamente para lanzar esta cifra o esta loquito o simplemente es “burrito”.

Sucede que Farfán, en su desmedido afán de protagonismo y porque quiere hacerse visible ante el “jefazo”, de tanto en tanto, incurre en decir o hacer barbaridades que al final lo único que consigue es hacer mas dudosas de lo que ya son las versiones gubernamentales.

Es así que “descubre” unas celdas en el Ministerio de Gobierno que casualmente fueron descubiertas hace mucho años y que volvieron a ser tapiadas. Sin embargo no deja pasar la oportunidad para afirmar con cara compungida que él estuvo preso en esas celdas.

Que sea el propio fiscal Marcelo Sosa que investiga el caso Rozsa quien desmienta la versión de los 40 millones de dólares ya son palabras mayores, porque no está por demás recordar que este “representante” del Ministerio Público también se caracteriza por sus frecuentes dislates en su afán de “brillar” en los medios.

A Farfán se le hace cuesta arriba cumplir con el libreto que le entregaron pero trata de suplir esa deficiencia con pantallas de humo que buscan desviar la atención de la esencia de una investigación que a estas alturas hace aguas por todos lados.

image

A ello se agrega la penosa “contribución” del despistado presidente de la comisión especial de diputados, el masista Cesar Navarro y sus colegas que, salvo honrosas excepciones, cayeron en el facilismo de aceptar cualquier cosa como “prueba” para involucrar al liderazgo cruceño y a opositores en el supuesto plan terrorista.

No está demás recordar los casi 80 “Jorge Hurtado” que existen en todo el país y que por esas cosas de la vida se encuentran bajo la inquisidora mirada del viceministro Farfán y sus sabuesos.

Uno resultó ser un experimentado jugador de ajedrez que en su vida vio a Eduardo Rozsa, en tanto que existen otros dos que en un prodigio de desdoblamiento viajaron el mismo día y a la misma hora a diferentes ciudades.

Pero también resulta que la propia Embajada de Venezuela habría pagado un pasaje aéreo de otro “Jorge Hurtado” mediante la agencia de viajes Tropical Tours, casualmente la misma que tramitó la estadía de un grupo de oficiales venezolanos en el Hotel Las Américas, antes y durante el operativo de ejecución de Rozsá y su grupo.

Es lamentable que a estas alturas ni el Ministerio Público, ni la comisión especial de la Cámara de Diputados y menos el gobierno, están contribuyendo a aclarar el caso y si al manoseo de nombres einstituciones. Es de esperar y rogar que todavía quede un resto de cordura en el Poder Judicial para re encaminar el proceso y descontaminarlo de la coyuntura política.

No hay comentarios: