Google+ Followers

martes, 5 de mayo de 2009

siguen las mentiras, el montaje, el drama para el pueblo oriental. no dudan en quemar a ciudadanos probos. guerra total. el testigo es malandrín con M

Ignacio Villa Vargas, el hombre al que la Fiscalía de La Paz apoda como ‘El Viejo’ y que asegura que es el testigo clave de su investigación, tiene un amplio prontuario delictivo en Santa Cruz. En 2001 fue detenido acusado de estafar a 12 personas.Según Rolando Fernández, entonces comandante de la Policía Técnica Judicial, Villa Vargas estaba involucrado en “una organización nacional que falsifica visas al extranjero, particularmente a Estados Unidos. Es un sujeto que estaba siendo buscado desde hace seis meses por las denuncias que datan desde el año pasado”, dijo en ese entonces a EL DEBER.En las investigaciones se descubrió que Villa Vargas tenía su oficina en Montero y que había estafado a unas 200 personas, a las que les sacaba distintos montos por ‘su trabajo’. El testigo clave de la Fiscalía en el caso de supuesto terrorismo fue hallado en 2001 en poder de unos 120 pasaportes. Registraba antecedentes policiales en los años 81, 85, 90, 98 y 2000 pero su prontuario creció en los últimos años. Fernández dijo que el sujeto salía libre porque tranzaba con las víctimas, que en su momento desistieron de la acción penal. Para ese entonces Villa Vargas era conocido en la zona de Barrio Lindo como ‘Motosierra’, “porque tumbaba a medio mundo”, recordó uno de sus vecinos.Villa Vargas volvió a caer en 2003, pero por estar vinculado a una banda de atracadores de vehículos. Junto a dos cómplices fue enviado a Palmasola luego de que la Policía recuperó tres motorizados que estaban en su poder. Villa guardaba los autos y vagonetas robados en un garaje de Cotoca, donde también allanaron un taller que trabajaba con la banda. Villa Vargas reside en Cotoca, donde tiene un mandamiento de apremio vigente por denuncias múltiples de estafa. Actualmente tiene 51 años y padece una grave enfermedad.
Autopsia a Rózsa indica que recibió siete disparosUn adelanto de la autopsia que el Instituto de Investigaciones Forenses realizó sobre los cuerpos de Eduardo Rózsa Flores (boliviano, húngaro y croata), Árpád Magyarosi (rumano y húngaro) y Michael Martin Dwyer (irlandés) confirmó que las tres personas abatidas en el hotel Las Américas el 16 de abril murieron por múltiples impactos de bala. Según el informe, que circuló en los medios de comunicación, pero que, según la Fiscalía de la ciudad de La Paz, aún no ha sido entregado oficialmente, los hombres recibieron entre seis y siete impactos de bala cada uno.El más afectado fue Eduardo Rózsa Flores, que falleció por traumatismo craneoencefálico. Presentaba un disparo en la cabeza, dos en el pecho y cuatro en el estómago. En el informe también se apuntó anemia aguda (se desangró) y shock hipovolémico (pérdida severa de sangre y líquido que provoca que el corazón sea incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo. Este tipo de shock puede hacer que muchos órganos dejen de funcionar).Magyarosi y Dwyer también se desangraron hasta morir producto de los disparos. El irlandés recibió siete disparos, mientras que el rumano-húngaro murió a causa de seis balazos en el pecho y el abdomen. El ex compañero de armas de Rózsa Lazlo Elías considera que es casi imposible que a un hombre en movimiento le acierten tantos disparos con tal precisión, por lo que duda que haya habido enfrentamiento, como asegura la Policía.
Los mencionados
- Rubén Costas. Ignacio Villa Vargas asegura que habló por teléfono con el prefecto y que éste le ofreció una casa y una hacienda para que se una al grupo. Ahora el testigo clave sufre una supuesta enfermedad terminal que obliga a que un juez lo escuche de inmediato.- Branko Marinkovic. Lo señalan Villa Vargas y Alcides Mendoza Masaví, que asegura que el empresario y dirigente cívico dio $us 200.000 para la compra de armas a unos argentinos que se fugaron con el dinero. Mario Bruno fue gerente del Comité pro Santa Cruz en la gestión de Marinkovic y Kudelka trabaja en la empresa de su familia, IOL.- Pedro Yovhío. Villa Vargas asegura que asistió a una reunión donde se encontraba el dirigente empresarial. - ‘Lucas y Superman’. Tadic y Villa Vargas identificaron a Alejandro Melgar Pereira (abogado empresarial) y a Hugo Antonio Achá (presidente de Human Right Foundation) como intermediarios que siempre estaban en las reuniones, junto a Horacio D’Arruda, Luis Quiroga Ottonello, Mauricio Roca y Edmundo Farah.- Reclutador. Según las declaraciones de Mendoza, de Gueder y de su abogado, Denver Pedraza, el contacto entre ellos y Eduardo Rózsa lo realizó el general (r) Lucio Áñez. Pedraza añadió que había un Estado Mayor, integrado además por los militares retirados Gary Prado y un coronel de apellido Camacho.- Contradicción. Costas pasó, en una semana, de ser el blanco de las acciones del supuesto grupo terrorista, junto al prefecto de Beni, Ernesto Suárez, a ser parte de ‘los tíos’ o los financiadores de toda la operación.

No hay comentarios: