Google+ Followers

miércoles, 27 de mayo de 2009

lleno de valor civil Carlos Valverde se atreve a poner los puntos sobre las íes y le dice zamba canuta al autócrata liberador, cocalero y trompetista

LA DOBLE MORAL DEL PRESIDENTE EVO MORALES

Evo Morales: “La segunda liberación en América Latina y una segunda liberación para toda la vida”. “Identificamos a los enemigos internos y externos”.

Comentario Valverde: “Cuánto odio, y cuánta falsedad histórica. Es cierto que hicieron andar de rodillas a los campesinos, pero aquí nos opusimos y gritamos, todo el mundo lo hizo. Pero ¿no se ha preguntado el presidente de la República por qué se fue el prefecto de Sucre (David Sánchez al Perú) protegido no precisamente por su Gobierno?

¿Quién vendría a ser su malinche del presidente?, ¿quién? Al presidente le han contado una historia y el presidente agarra lo que puede y lo larga como si nada. Si sin que alguien le explique, y (dirá) no sé, no me enseñaron, pero o no le enseñaron o no quiso estudiar.

¿Humillan a las Fuerzas Armadas? Que yo recuerde Evo Morales (en su época de dirigente de los cocaleros del Chapare) mandaba a armarse contra las Fuerzas Armadas; que yo recuerde Evo Moralessabía del asesinato de unos esposos (en el Chapare); que yo recuerde, decía, lo han visto tomando chicha no sé dónde y estaban enterrados en un chaco entre los cocaleros. Yo recuerdo que las cosas fueron así.

Las Fuerzas Armadas actuaron contra su pueblo, presidente, y no una vez, lo recuerdo, y son las mismas Fuerzas Armadas, son los mismos colores de uniforme. Son los mismos colores del 71, son los mismos colores de uniforme durante (el régimen) de Luis García Meza, ¿usted cree que nos hemos olvidado? Lo que pasa es que ahora son funcionales a su Gobierno y, claro, hoy parecieran que son los santos benditos que nunca hicieron nada a nadie. Ahora (se dice) no, (las Fuerzas Armadas) no tienen archivos (clasificados) de las dictaduras. Es que el presidente no cuenta la película entera.

Viene a ser no un liberador, viene a ser una especie de Cristóbal Colón el presidente, según él indígena, según nosotros mestizo, además culturalmente mestizo, porque vivió en un lugar que no era el de él, se fue de pequeño hacia algún lugar, después vivió en un lugar que no era el de él, el cocalero no se asume indígena, nunca se asumió indígena, ahora porque le conviene el cocalero es indígena, son mestizos, pero trabajan en un modo de producción capitalista pleno, si hay algo capitalista es la coca porque se la siembra en grandes cantidades para satisfacer grandes demandas, de los drogadictos no les importa, porque el capital no tiene moral, quiere plata, y en eso coincido con el falso discurso del presidente, el capital no tiene moral, al capital le da lo mismo si la coca es para hacer remedio o hacer pichicata, a mí denme plata, me cago en la moral.

Así que lo indígena lo pongo entre comillas y en puntos suspensivos, presidente de la República. Eso sí, cada día, y en eso sí hace bien su tarea, cada día habla más chipado (enredado) y más cruzado, pareciera que de adrede está des aprendiendo el castellano que ha aprendido, es parte de su marketing político, de acuerdo, es asunto de él, no es asunto mío, pero no me vengan a decir que un cocalero es anticapitalista porque es mentira.

El capital no tiene moral, tiene fin de lucro, el que siembra coca sabe que el noventa y tantos va a ir a la cocaína y le importa tres pepinos la nariz o las venas de alguien, la coca se siembra en el Chapare para hacer cocaína, defender la coca del Chapare sabiendo que va a la cocaína es ser ultracapitalista y tremendamente neoliberal.

Le voy a decir, presidente, porqué es neoliberal a ultranza el campesino cocalero, porque no quiere una regulación ni de su mercado ni del control de su producción, las manos del Estado afuera, esto lo maneja el mercado, ¿qué hay más neoliberal que eso?

Si hay requerimiento de pichicata en este país nosotros le vamos a dar, hasta en la plaza de Cochabamba vamos a sembrar coca, qué nos importa si no es zona tradicional, la hacemos tradicional.Vamos a cambiar la ley para aumentar el número de hectáreas, y me viene a decir que no es capitalista, eso es doble moral, presidente, doble moral, mal discurso, vamos a hacer discurso anticapitalista, se acabó la coca, nada de hacer coca para vender y para ganar plata, ahora van a sembrar arroz para regalarlo y le vamos a dar el salario mínimo vital a cada uno, y se acabó la hoja, de verdad socialista el hombre.

Pero no nos venga a decir y hablar, presidente, a ser infamante contra el capitalismo que es la base de la lucha del cocalero, o que nos desmienta.

No hay fines de lucro, ¿y las vagonetangas?, ¿y todas las angas que hay por allá?, no, esas caen del cielo, alguien, algún benefactor las manda del cielo las camionetangas. El presidente tiene un doble discurso y ya es tiempo de marcárselo.

Por otra parte, ¿sabe ese campesino que estaba ayer (en El Villar) lo que es el capitalismo, lo que es neoliberalismo?, ¿sabe lo que son las malinches? No se da cuenta que está agrediendo a ese público al que tiene que llevarlo obligado, seguramente por plata, a mirarlo.

En lo de la humillación a los campesinos en Sucre, hace un año atrás, si está en verdad, presidente, eso sí es verdad, y eso nadie lo va a negar. Pero todo lo demás, el discurso anti capitalista, hágannos el favor, qué otra cosa no es capitalismo en esencia que el afán de lucro de los campesinos cocaleros.

¿Y vamos a tener que aguantar callados lo que este señor hable lo que le dé la gana, irresponsablemente, creyendo que nosotros tampoco hemos leído igual que él?, no pues, tampoco, por favor. Yo por lo menos he leído, el presidente no lee, no ha leído nunca, además no le interesa leer, porque a él alguien le dice, debe ser Álvaro García el que le llena de cosas tratando de culturizarlo un poco, pero él interpreta como le dé y ahí se larga con un discurso cualquiera, y pareciera que todo el mundo está en la obligación de aplaudirlo.

Evo Morales ni siquiera perteneció al movimiento indígena, era de las organizaciones de cocaleros del Trópico, y en esa condición llega a la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, y ahora ya le yaparon el nombre de originarios y no sé qué cosas no. Pero el asunto de indígena no lo tuvo asumido y asimilado sino hasta cuando llegó al Gobierno prácticamente. Entonces comencemos a separar las cosas y a ponerlas en su más precisa definición, el presidente de la República es la persona menos indicada para hablar contra el capitalismo porque su modo de acumulación durante todos estos años cuando se hizo política es absolutamente capitalista.

El presidente está faltando a la verdad, como está faltando el vídeo sobre (las guerras independentistas), Santa Cruz no es de 1816, le guste o no le guste, presidente, le voy a dar de yapa una mala noticia, en febrero de 1825 ya éramos libres, por si acaso.

No hay comentarios: