Google+ Followers

miércoles, 13 de mayo de 2009

encuestas desaprueban a Evo por que no hace gestión, no gobierna para todos, divide al país. no bastan los bonos ahora que la crisis se deja sentir!

Editorial El Nuevo Día.
Cuestión de Imagen

En las encuestas se pueden encontrar algunas explicaciones sobre el comportamiento del MAS y sobre todo, sobre la forma de gobernar del presidente Evo Morales. Por ejemplo, el Primer Mandatario es el único miembro del Gobierno con nota positiva y la gente lo valora únicamente porque reparte plata en forma de bonos, ya que su gestión es calificada negativamente por la ciudadanía. La gente consultada desaprueba su política económica, cree que la corrupción ha aumentado, que se manejan mal los conflictos y por último, ya se nota un fuerte temor al azote de la crisis mundial en el país.
En el Poder Ejecutivo pueden descalificar los resultados de los sondeos que se publican periódicamente, pero en realidad se advierte cómo se guían por las curvas que registran las encuestas. Otro ejemplo: las instituciones con mayor credibilidad en el país siguen siendo la Iglesia Católica y los medios de comunicación independientes, justamente los más atacados por el MAS y en especial por el presidente y los ministros, que dicho sea de paso, ninguno tiene un porcentaje de aprobación que llegue al treinta por ciento.
En cuanto a los liderazgos personales, Evo Morales no es el único que se eleva por encima del promedio, ya que el prefecto de Santa Cruz tiene una aprobación aún mayor que él (a nivel regional por supuesto) y algo parecido sucede con los alcaldes de La Paz, Juan del Granado, y el cruceño Percy Fernández. Fuera de ellos, los niveles de credibilidad de los líderes son regulares o muy bajos, ya sea de los oficialistas o de los opositores. Hay que mencionar también que el único comité cívico que tiene buena nota en el país es el de Santa Cruz, hecho que explica por qué todos los dardos gubernamentales se dirigen a esta región, con acusaciones de todo tipo, con militarización, detenciones ilegales y un sinnúmero de actos de amedrentamiento.
Evo Morales tiene un 53 por ciento de aprobación y, como lo decíamos, son los bonos el origen de esa opinión favorable. El 43 por ciento que desaprueba su Gobierno, lo hace por diferentes razones, entre ellas, su falta de capacidad de gestión, por no gobernar para todos y porque está generando división en Bolivia. En cuanto a la política económica, la puntuación del presidente apenas pasa del promedio y supera con muy poco a la de los gobiernos anteriores. Sus mayores logros, según la población son la educación y la salud, aunque con puntajes inferiores a 50 sobre 100, mientras que en la lucha contra la corrupción, la relación con los países vecinos y en el manejo de la economía, las notas no llegan a 30 por ciento.
Al MAS le interesan estos resultados sólo cuando es necesario fortalecer la imagen presidencial y empañar la credibilidad de líderes e instituciones que repuntan en el país y que conspiran con los afanes de convertir a Evo Morales en la figura hegemónica, en un símbolo sobre un pedestal que se está quedando hueco. Por lo demás, los datos poco le importan, pues reflejan la opinión de los segmentos urbanos, los más informados y conscientes sobre la verdadera situación del país. Para contrarrestarlos sólo hace falta un nuevo bono.

No hay comentarios: