Google+ Followers

sábado, 18 de agosto de 2012

nuevas cabezas caerán por muertos en San Julián. sorprende a gobierno y DDHH de Brasil que habiendo sido detenidos sus ciudadanos y estar en manos de la Policía hubiesen sido linchas, quemados vivos" es inaudito. sostienen. querella con Gobierno de Bolivia.


El Gobierno de Brasil manifestó ayer su “repudio” al linchamiento en el municipio fronterizo de San Matías, Santa Cruz, de dos brasileños acusados de tres asesinatos y que estaban presos, y pidió rigor y celeridad en las investigaciones.
Ante lo sucedido en San Matías, el fiscal de Distrito, Isabelino Gómez, designó ayer a una comisión de fiscales.
Los representantes del Ministerio Público fueron designados para investigar el asesinato de los tres bolivianos y también el linchamiento de los brasileños de Rafael Max Diez (27) y Jefferson Castro Lima (22).
"La Embajada en La Paz fue instruida a manifestar a las autoridades bolivianas repudio al crimen contra los ciudadanos brasileños y a instarlas a adoptar medidas que eviten que ocurran situaciones similares", según comunicado divulgado ayer por la Cancillería brasileña.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, según la agencia EFE, informó en la nota que también  pedirá a las autoridades bolivianas "realizar las investigaciones necesarias con toda celeridad y rigor".
La noche del martes en San Matías, una turba quemó vivos a los dos brasileños tras sacarlos de la celda policial donde estaban detenidos como acusados del asesinato de tres bolivianos: Paulino Parabá (33), Édgar Suárez (26) y Vanderley Costa (27) y herir a otros dos con el uso de un arma de fuego, el lunes pasado.
Según la Policía, centenares de personas salieron a las calles para exigir venganza, rebasaron a los agentes que intentaron dispersarlos con gases lacrimógenos, sacaron a los brasileños a la fuerza de las celdas, les rociaron gasolina y les prendieron fuego. El Gobierno brasileño dijo haber recibido con "consternación" la información "cuando estaban bajo detención en prisión local".
La Cancillería informó igualmente que le pidió a su consulado en Santa Cruz de la Sierra que organice una visita de agentes consulares y policías brasileños a San Matías para "recoger informaciones detalladas sobre el incidente, estar atento al inicio de las diligencias policiales y prestar asistencia a las familias de las víctimas".
El fiscal Gómez recordó que los dos brasileños acusados de matar a balazos a los tres bolivianos el lunes ya se encontraban en manos de la Policía y estaban plenamente identificados. “No entendemos el motivo del enojo de la población", dijo.
Sobre el tema, la comandante departamental de la Policía en Santa Cruz, Lily Cortez, admitió que los efectivos designados en San Matías no pudieron contener los ánimos caldeados de los vecinos, por lo cual se retiraron para garantizar su seguridad.
San Matías está pagando el precio por la inoperancia de las autoridades y por el abandono del Estado, que apenas sienta presencia en esta parte de la frontera de más de 350 kilómetros con Brasil, expresó el alcalde matieño, Carlos Velarde, al señalar que la población allí está a expensas de que cualquier extranjero cometa delitos.
El ministro de Gobierno, Carlos Romero, llegó ayer a San Matías e hizo un recorrido por la calle donde se produjo el linchamiento y anunció que expondrá ante el presidente Evo Morales las necesidades de esa zona fronteriza.
Romero prometió canalizar recursos para la edificación de una estación integral.
Reforzarán fronteras
Frente a los hechos que se suscitaron en San Matías, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, anunció ayer que las Fuerzas Armadas reforzarán la seguridad en la frontera con Brasil para evitar que se produzcan otros sucesos de estas características.
“Con seguridad vamos a tomar las previsiones, no solamente hablamos de reforzamiento por parte de las Fuerzas Armadas, sino también de la Policía, de la Oficina de Migración y de otras entidades que tienen que ver con la seguridad ciudadana”, expresó la autoridad, según comunicado de su despacho.
Saavedra manifestó la preocupación del Gobierno ante este tipo de sucesos  en algunos sectores del país, que ponen en riesgo la seguridad de la población ante el ingreso de extranjeros con antecedentes delictivos. En ese sentido, indicó también que el Gobierno reforzará la presencia de efectivos policiales en las fronteras bolivianas, a fin de controlar e impedir el ingreso de extranjeros.

SEPELIO
Familiares de los bolivianos Paulino Parabá Ramos (33), Edgar Suárez Rojas (26) y Wanderley Costa Parabá (27) acompañaron el sepelio de los tres jóvenes en el cementerio de San Matías.
Minutos después, agentes de la Policía enterraron en el mismo camposanto a los brasileños Rafael Alex Diez (27) y Jefferson Castro de Lima (22), linchados por una turba por la muerte de los bolivianos.

No hay comentarios: