Google+ Followers

martes, 17 de agosto de 2010

www.eju.tv nos recuerda las hazañas del evista incondicional Fidel cuya presencia en el MAS le hace muchísimo daño. le resta. le quita el prestigio

El senador y dirigente “intecultural” Fidel Surco tiene un cuero de anta y aún no se le ha pasado el “chaq’ui” (resaca) de su última borrachera para que vuelva con más ganas a las andadas y se pavonee, protegido por sus guardaespaldas, por Caranavi como diciendo yo hago lo que me da la gana y “nadies” me puede decir nada.

imageimage

El senador Fidel Surco, siempre protegido, saluda al salir de la fiscalía (foto izq) tras declarar sobre el accidente que protagonizó estando borracho (foto der: dormido en Transito de El Alto).

Es que ocurre que Surco dispone de algo que no tienen la mayoría de los mortales; ese algo se llama poder y por supuesto que ha mostrado que sabe utilizar ese “maravilloso instrumento”, como lo describió un ex presidente, con total falta de escrúpulos y sin cuidar para nada las apariencias.

Lo lamentable es que las reconvenciones que le lanzaron muy tímidamente sus correligionarios no tuvieron ningún efecto y no fueron más que saludos a la bandera ya que Surco tiene la sartén por el mango y disfruta de la confianza de Evo Morales de quien ya se considera su seguro sucesor.

Realmente Surco da la pauta de la talla moral de quienes están conduciendo el “proceso de cambio”. Resulta que quiere salir del paso de su última trapisonda haciendo que alguien cargue con el burro muerto y se eche la culpa de conducir “en estado de sobriedad” el vehículo el día que tuvo el accidente en El Alto.

Quevedo dijo que “poderoso caballero es Don Dinero” y ahora que Surco dispone de él a manos llenas luego de arduo trabajo en su chacrita donde producía papayas para acomodar las cosas según más le convengan es casi seguro de que saldrá de este problema limpio de polvo y paja. El poder y el dinero (en su caso mal habido) lo pueden conseguir casi todo, menos el respeto, al menos sincero, claro está.

Pero eso no es todo. Surco no quiere soltar ni ceder ni una pizca de ese poder que cree le permitirá ser el “delfín” del régimen masista y está desplegando todo su poderío en Caranavi para seguir controlando a la Federación de Colonizadores de La Paz aunque es claro que esta vez le resultará muy difícil.

Ni sus capangas que lo acompañan a todo lado pudieron impedir que lo corretearan sus antes compañeros colonizadores al punto que como todo cobarde se escondió en una casa e intentó manipular a distancia el congreso del sector. Es que Surco transitó de colonizador a empresario del autotransporte en una forma sospechosamente rápida y eso no puede pasar inadvertido como no puede tampoco pasar inadvertida la forma prepotente con la que actúan sus familiares, particularmente su hermano Luis, al amparo del poder que tiene su pariente.

Es conocido también que sigue interponiendo sus “buenos oficios” para que la tan mentada fábrica “procesadora de cítricos” sea instalada en Palos Blancos y no en Caranavi como exige la población de la zona. Lo dicen los propios colonizadores: Surco ha tomado un interés muy personal en este asunto porque es muy probable que haya percibido que puede obtener rédito económico.

Las críticas en contra de Surco no vienen solo de los colonizadores, sino también de la llamada “Coordinadora Nacional para el Cambio”, Conalcam que aglutina a todas las organizaciones que apoyan a Evo Morales y de la cual ya se han desmarcado la Cidob y un sector del Conamaq, pero el caciquillo no se muestra muy preocupado ya que sigue gozando del respaldo de Evo que como todos saben, perdona todo siempre y cuando le sean incondicionales y no como Patzi y Willca, rebeldes.

No hay comentarios: