Google+ Followers

sábado, 22 de agosto de 2009

una nueva falacia masista "reveladores datos" que prueban del engaño del traslado humano a Pando en pésimas condiciones

El Gobierno de Evo Morales ha tratado de justificar el masivo traslado de ‘campesinos’ del occidente del país a zonas tropicales de Pando, alegando que lo hacía con la finalidad de asentar ‘soberanía nacional’ en aquellos parajes. De paso, puso énfasis en la proyección social del controvertido emprendimiento: dar tierra a indígenas desposeídos y garantizarles posibilidades de producción con asistencia económica e infraestructura.
Ni bien los originarios occidentales desembarcaron de los aviones en los que se les transportó a tierras pandinas, no sólo la oposición de la región, sino de todo el país, criticó duramente al Ejecutivo, asociando este ‘mitimae’ del siglo XXI a objetivos puramente político-electorales. Inclusive analistas independientes coincidieron en valoraciones parecidas, puntualizando que, en realidad, lo único que quería el Gobierno era asegurar el voto de los ‘asentadores de soberanía nacional’ como contrapeso a una masa electoral pandina que le es relativamente adversa. Más específicamente: ganar y no perder, en Cobija, en las justas electorales de diciembre próximo.
Ahora surgen datos en cierto modo confirmatorios de los alegatos referidos. Ocurre que entre los trasladados a Pando no todos son campesinos sin tierra. No pocos tienen las suyas en el altiplano y, lo que es aún más llamativo, agregan a su condición de propietarios rurales su condición de profesionales con título obtenido en una casa superior de estudios del país. Cualquiera colige enseguida que estos casos, que por cierto podrían ser excepciones dentro de la masa trasladada a Pando, encajan más en el perfil del dirigente masista inserto en la estructura de los ‘movimientos sociales’ del oficialismo que de un campesino sin tierra, empobrecido y, por lo mismo, ansioso de encontrar en otra parte, aunque fuese en la selva, las posibilidades de subsistencia que no tiene en su terruño.
Si tales dirigentes fueron destacados allí fue simple y llanamente para que con anticipación a las elecciones generales del 6 de diciembre organizaran y dirigieran la votación masiva en favor del MAS.
Su rol es político y no comunitario ligado a tareas de asentamiento y producción. Obviamente que esta percepción empieza a cobrar cuerpo en algunos de los trasladados, quienes manifiestan que ya no toleran más vivir bajo chozas o carpas precarias y en medio de mosquitos y soportando a duras penas los rigores del clima tropical, por lo que desean volver a sus lugares de origen, como a la disparada ya lo han hecho con anterioridad cientos de sus paisanos.
Son los expuestos datos sumamente reveladores de la tramoya gubernamental montada a la caza de votos de cualquier modo para garantizarle al masismo un eventual triunfo electoral en la región pandina.

No hay comentarios: