Google+ Followers

martes, 11 de agosto de 2009

la agresividad de Chávez quedó atrás cuando todos menos Evo resolvieron la línea del diálogo con EEUU y Colombia antes de las condenas


Durante el discurso, la Presidenta reiteró su condena al golpe de Estado en Honduras y la necesidad de que el depuesto Mandatario, Manuel Zelaya, sea restituido en el cargo. Esto, mientras Zelaya -quien era uno de los invitados a la cumbre de Presidentes- ingresaba al salón donde la Michelle Bachelet realizaba su alocución.

La Presidenta, además, pidió apoyar la candidatura a la reelección en la secretaria general de la OEA, del ex ministro José Miguel Insulza, "es necesario renovar nuestro apoyo, porque (Insulza) ha estado en pendiente trabajo para garantizar la posibilidad de la restitución del orden democrático y constitucional en Honduras", sostuvo.

En tanto, el Mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, criticó la decisión de Colombia de admitir la instalación de bases militares estadounidenses.

Chávez advirtió frente a los líderes de la región el riesgo de afrontar una guerra y que Venezuela estaría en la lista de un eventual ataque preventivo de Estados Unidos.

"El gobierno de Colombia hoy defiende la tesis del ataque preventivo, Venezuela está en la lista", recalcó Chávez.

"Yo no voy a permitir que le hagan a Venezuela lo mismo que le hicieron a Ecuador, tendrán una respuesta militar y contundente si es que las fuerzas guerreristas en Colombia impulsadas por Estados Unidos se atreven a agredir a Venezuela", dijo.

"Vientos de guerra comienzan a soplar", puntualizó Chávez.

No hay comentarios: