Google+ Followers

viernes, 30 de noviembre de 2012

aunque la versión de "pág..7" contiene imprecisiones, es interesante la inducción de Rivera de comprar terrenos de mafiosos (?) para inculpar a Jacob como "lavador de dinero"



El ex abogado del Ministerio de Gobierno Fernando Rivera Tardío, identificado como el cabecilla de una red de extorsión, propició que la colombiana Claudia Rodríguez, aprehendida por narcotráfico, se acerque al empresario Jacob Ostreicher para que éste compre propiedades del traficante brasileño Maximiliano Dorado y así implicarlo en tráfico de drogas.
Fuentes del Ministerio Público, que llevan adelante parte de la investigación de la red de extorsión que involucra a funcionarios de dos ministerios y de la Dirección de Bienes Incautados, informaron a Página Siete que Rivera conocía a Rodríguez, aunque no se determina aún en qué circunstancias y que él planeó que la mujer ofreciera terrenos a Ostreicher para que pudiera instalar su empresa arrocera.
“Lo que no sabía el estadounidense es que estas propiedades eran de Maximiliano Dorado (preso en Brasil). Ahí había la intención de Rivera y de toda esa red de vincularlo con narcotráfico para así quitarle sus bienes y dinero. A eso apunta la pesquisa”, manifestó el entrevistado que prefirió no dar su nombre por seguridad.
Ostreicher llegó a Bolivia el 2008 con al menos 25 millones de dólares para invertir en un proyecto de ingenios de arroz. En junio del 2011 fue denunciado por narcotráfico y enriquecimiento ilícito, y fue detenido en el penal de Palmasola, en Santa Cruz.
Antes de su llegada se contactó con la colombiana. En una entrevista a un medio local, el empresario estadounidense contó que Claudia Rodríguez era estudiante de Derecho y cuando estuvo en Ginebra (Suiza) fue a trabajar a la oficina de Andrés Solty, socio de Ostreicher e inversor del proyecto del arroz.
Ella habría comentado con Solty que comprar tierras a buen precio en Bolivia era una buena oportunidad para ingresar al negocio de la agricultura y poder emplear a cientos de personas, dijo Ostreicher, quien hace unas semanas fue internado en la clínica Incor de Santa Cruz debido a su estado de salud.
De esa manera, según las fuentes consultadas de la Fiscalía, la ciudadana colombiana se convierte en la intermediaria entre Ostreicher y el dueño de las propiedades (Dorado). “Vino a Bolivia y compró el terreno y algunas maquinarias más. Ella organizó todo”, contó el entrevistado.
Una vez que las transacciones estaban listas es que los funcionarios del Ministerio de Gobierno, Fernando Rivera y Denis Rodas, lo involucraron con lavado de dinero producto del narcotráfico. “Le acusaron de tener nexos con Maximiliano Dorado y es a partir de esto que le siguen un proceso hasta que se lo detiene y va a la cárcel”, explicó la fuente del Ministerio Público.
El entrevistado señaló que tampoco se puede aseverar que el estadounidense haya traído al país dinero “limpio”, aunque él lo asevere. “Esto también debe ser indagado. Se duda siempre de su culpabilidad hasta que se demuestre lo contrario”, aseveró.
En meses pasados, la defensa de Ostreicher presentó a la opinión pública un certificado desde Suiza, donde trabajaba su socio, en el que se afirmaba que el estadounidense no tenía ningún antecedente penal.
Rivera dijo en esa oportunidad que el documento era falso y que Ostreicher estaba acostumbrado a falsificar certificados.
Página Siete / La Paz - 30/11/2012