Google+ Followers

jueves, 15 de noviembre de 2012

Erika Brockmann se refiere al término "evonomics" con que el superministro de Finanzas presentó el "fenómeno a nivel global" ahora surgen dudas y contradicciones

Erika junto a nuestro editor en su reciente visita a Cochabamba

Contrastando con el alcance de mi anterior nota –sobre “regalitos republicanos y presidenciales”–, en la que visibilicé críticamente las disonancias en el campo político democrático, un amigo, economista de formación, me recordaba que octubre nos sorprendió con una lluvia de buenas noticias macroeconómicas, insinuando, con razón, que eran un extraordinario regalo para los cumpleañeros de octubre: su excelencia (SE), el ‘vice’ y la democracia, que sopló 30 velitas.
A juzgar por las inéditas cifras y logros en el campo macroeconómico no habría razón alguna para dudar de la salud económica de nuestro país. Y es que en Bolivia se rompió el récord en el superávit comercial, nos aproximamos a los $us 15.000 millones de reservas internacionales, las recaudaciones tributarias se incrementan y entramos al mercado de capitales con paso de parada.
Esa información es irrefutable, tanto como la larga duración de los altos precios de nuestros productos de exportación que, desde 2007, se encargan de pulverizar los pronósticos de desplome de los agoreros y de aquellos que no aplauden las virtudes del ‘evonomics’ y del milagro económico boliviano. En términos macroeconómicos, el régimen y el ‘superministro’ de Economía no hacen nada que los neoliberales del pasado no hicieron o harían en las actuales condiciones de bonanza externa. Parece que la crisis de los 80 dejó lecciones de prudencia pese al festín de excedentes y pulsiones populistas y discrecionales de SE.
Las dudas sobre la salud económica comienzan a la hora de preguntarnos cuán bien aprovecha el país este “golpe extraordinario de suerte” comentado por López Murphi, o cuando se comienza a decir que el ‘evonomics’ no es otra cosa que el nombre de un ‘piloto automático’ que nos sostiene en condiciones climáticas altamente favorables. Contrariamente a los optimistas, los pesimistas indican que el Gobierno aprovecha inercialmente de la siembra neoliberal; que poco siembra en términos de productividad. Gonzalo Chávez, economista, dice que “el PIB boliviano avanza, pero sus pies son de barro”.
A las dudas se suma la falta de información transparente y convincente por parte del Gobierno. Estas crecen cuando, a los bombos y platillos inaugurales de una obra, le siguen hechos y cifras que nos recuerdan a elefantes blancos, con sobreprecio, a malos cálculos técnicos o energéticos y a una ineficiencia de campeonato. Ocurrió con Mutún, con Cartonbol, con barcazas y con otras ‘boles’. Entre propaganda y el ir y venir de comentarios oficialistas, de la oposición y ‘analistas’, son pocas las repuestas sobre el real desempeño de YPFB, las exportaciones al mercado de la ALBA, sobre las lamentables ejecuciones presupuestarias del Gobierno central, gobernaciones y municipios. Siento que BoA se libra de estas turbulencias.
Se duda de la solvencia técnica del proyecto del litio y de la eficacia y transparencia del destino final de los créditos otorgados por el Banco Central. La incertidumbre se acentúa ante los temores inocultables provocados por la sangría de recursos por concepto de subsidios a los combustibles. Al contrario de la información macroeconómica, el desempeño y la calidad del gasto y de la inversión pública no convencen. Lo preocupante es que el manejo de estos temas ya no depende de un piloto automático ni de la inercial bonanza externa que rodea al milagro ‘evonómico’ y al espejismo de los precios, que nos conforma y encandila.
* Politóloga y sicóloga

No hay comentarios: