Google+ Followers

jueves, 3 de octubre de 2013

todavía más sobre el Parque Tunari sujeto de agresión por loteadores que no se detienen en el afan de quemar, incendiar el parque para luego lotearlo por pedazos y urbanizarlos con lo que ganan fortunas. se trata de verdaderos hampones a los que habría que identificar y denunciar ante la opinión pública. un jesuíta también llora como el Dr. Cornejo!

PARQUE TUNARI OFENDIDO

Un nuevo amigo, el Rdo. Luis Palomera SJ, me envía su digna voz y también llora de verdad ante el incendio provocado en el querido Parque Nacional del Tunari. Entristecido me escribe en estos términos:  

Distinguido D. Gastón Cornejo Bascopé. Creo que no nos conocemos. Mejor dicho, yo lo conozco a Vd. por sus artículos en Opinión. Yo soy un jesuita nacido en Barcelona, que vine a Bolivia hace más de 50 años. Desde hace años resido en Cochabamba y soy amigo de caminar por el Parque Tunari cuando puedo. Su artículo me gustó muchísimo. Ya era hora de que alguien (en este caso con la autoridad de la que Vd. está investido por su cargo) escribiera algo sobre el abandono del Parque Tunari y la irresponsabilidad de las autoridades. Yo también vi el incendio hace unos días y al llegar a casa dije a alguno, que me venían y me vienen ganas de llorar cuando veo cómo se trafica con la Naturaleza, con esa Madre Tierra a la que decimos amar tanto.
Y cuando leí que ahora pondrán militares se me ocurrió pintar, si yo fuera dibujante, un cerro con todos los árboles quemados y negros y unos soldados cuidándolo (cuidándolo, ¿para qué?; ¿quizá para construir?).
En mi juventud fui andinista (subí al Huayna Potosí) y lo que veo me da ganas de llorar, de veras. Por esto, al ver que alguien reacciona y dice las cosas por su nombre, me ensancha el alma. Gracias una vez más por su artículo "Lágrimas por mi valle" del 30 de septiembre. Cuente con mi estima y apoyo.

Le respondo inmediatamente agradeciendo su reacción de varón exclusivo y noble: Querido amigo, Rdo. Luis Palomera, jesuita que viniendo de Barcelona, ahora boliviano y esencialmente cochabambino, también llora por el Parque Nacional del Tunari.

Le cuento que fueron dos cerros totalmente quemados por un incendio provocado por los loteadores y locales que presionan para que se eleve la cota 2750. Usted debe saber que hacen 3 a 4 décadas, con un soñador, creador de parques en Europa, don Jorge Alejando Ovando Sanz, propusimos un proyecto de ley para que se arborice toda el área occidental de la cordillera, el Parque Nacional “del” Tunari, (consideramos que los elevados picos del Tunari coronaban desde su altura como dueños absolutos todo el parque en su frontis occidental y también oriental), una nueva ley que protegiera también el área oriental hasta la llanura de “Tablas Monte” y el Parque Isiboro Sécure; le hablo de las décadas de 1960-70-80-90, cuando secundamos ese sueño trabajando en equipo con los arquitectos Natalia Vega y Marcelo Delgadillo, y otros idealistas como Bonnie Vargas.

Por frustración ante la inquina política, desistimos, cansamos de denunciar por todos los medios el negociado de la tierra efectuada por políticos de los gobiernos de militares-MNR-ADN-MIR con campesinos allegados, no originarios, que se asentaron ilegalmente sobre la cota; loteadores y funcionarios de las Alcaldías y Prefecturas. Vendieron, regalaron, traficaron tierras por debajo y encima de la cota. Finalmente, negociados con los árboles y descubiertas pozas de maceración de coca y, cocaína.

Una institución suiza financió grandes sumas para lograr proyectos forestales y formar guardas especialistas. Proform trabajó en las torrenteras, y se avanzó en la forestación ahora quemada, los guardas cambiados por militantes improvisados, improvisación como sucede actualmente desde las jefaturas a los niveles inferiores.

Conclusión: continuemos derramando lágrimas por la agonía del hermoso parque que abraza a Cochabamba hasta que el habitante tenga alguna cultura ambiental y sobre todo, valores morales. Le agradezco su apoyo y le abrazo.


Gastón Cornejo Bascopé

Octubre 2013.

No hay comentarios: