Google+ Followers

sábado, 12 de octubre de 2013

la respuesta la dio el pueblo. que sirva para frenar la violencia. que sirva para demandar mayor empleo de policias y organismos del Estado en la protección de sus ciudadanos. que sirva a los padres de familia para vigilar el tiempo libro de los jóvenes y que no dispongan de "todos los medios para sus caprichos", a los medios para ver el contenido de los mensajes mediáticos

Ha tenido masiva respuesta ciudadana la marcha ‘por la vida’ en repudio contra la inseguridad y la oleada de violencia que tiene viviendo en ascuas a la sociedad cruceña en su conjunto. La muerte a sangre fría de un joven universitario a manos de un pendenciero durante un paseo de fin de semana y, días antes, la de otro estudiante al que su victimario le quitó la vida por robarle su tablet, fueron el detonante para la convocatoria del Comité pro Santa Cruz a la manifestación, en la que participaron diferentes instituciones y sectores sociales, mientras otro muchacho se debatía entre la vida y la muerte después de sufrir un brutal asalto.

La plaza 24 de Septiembre fue el punto de convergencia donde la protesta multitudinaria se convirtió en clamor contra un mal que no deja de atormentar a la ciudad más poblada del país y que tiene esterilizados todos los esfuerzos por devolverle la tranquilidad a la gente.

Ante la gravedad extrema del problema, los reclamos demandaron mayores esfuerzos y mejores respuestas de autoridades locales y nacionales para impedir que la inseguridad y la violencia sigan campeándose en la capital y sus alrededores cobrando un número creciente de inocentes víctimas hasta por los más fútiles motivos. La ciudadanía cruceña salió a las calles sintiendo que no era posible permanecer indiferente por más tiempo ante una creciente y latente amenaza. Lo hizo como ocurriera en 1986 impactada por la muerte del recordado investigador Noel Kempff Mercado, a manos de sicarios del narcotráfico en la serranía del parque nacional que lleva su nombre. Fue cuando la ilícita actividad había adquirido en Santa Cruz de la Sierra ‘carta de ciudadanía’ tras penetrar y contaminar núcleos y estructuras sociales e institucionales. Aquella movilización ciudadana de hace más de 25 años, comparable a la cita de históricos cabildos autonómicos de tiempos más recientes, marcó inexorablemente un antes y un después en la lucha contra el narcotráfico que, dicho sea de paso, ha vuelto a florecer peligrosamente en esta y en otras partes del país.

Había cierta inquietud de que en plena época de campaña de cara a las elecciones del próximo año y en las que los gobernantes están más que absorbidos, la marcha se ‘politizara’, lo que afortunadamente no aconteció. Mayor tiene que ser la inquietud, y en esto debemos estar vigilantes, para que la protesta ciudadana de ayer sea un punto de inflexión a fin de ganar terreno en la desigual lucha contra la violencia y la inseguridad que nos acechan permanentemente. (El Deber, SC, Bolivia)

No hay comentarios: