Google+ Followers

viernes, 19 de octubre de 2012

hoy escuché la máxima "el tiempo descubre todas las verdades" cae a propósito de la revelación de Boris Villegas capo de Mingobierno que rvela que Sacha Llorenti instruyó la violencia policial contra la VIII Marcha del TIPNIS.

Según un documento proporcionado por el Movimiento Sin Miedo (MSM), el ex director de Régimen Interior del Ministerio de Gobierno, Boris Villegas, habría emitido un informe al ministro del área de ese entonces, Wilfredo Chávez el 29 de septiembre del 2011, en el que se revela que Sacha Llorenti, habría instruido la violenta intervención policial a la VIII marcha indígena en la madrugada del 25 de septiembre en Chaparina.

Este viernes el partido de Juan del Granado presentó un memorial a la comisión de fiscales del caso Chaparina en el que se destaca los aspectos más importantes del “Informe VMRIP-DGRI-135-2011” de fecha 29 de septiembre de 2011, suscrito por Boris Villegas Rocabado, y que apuntan a que la represión policial en Chaparina fue instruida en su planificación y ejecución desde el Ministerio de Gobierno.

“A puerta cerrada el Dr. (Marcos) Farfán trasmitió a los oficiales que allí se hallaban reunidos, que existía una instrucción directa desde La Paz emanada por autoridades superiores del Gobierno que se debía intervenir la marcha al amanecer del domingo y posteriormente evacuar a los indígenas a sus respectivas comunidades en buses”, señala parte del informe de Villegas.

 “Debido a la insistencia de los oficiales y ante el notorio malestar que aquella orden había provocado el Dr. Farfán con mi persona salimos de la habitación al patio de UMOPAR desde donde el referido se comunicó, desde mi teléfono, a La Paz con el entonces Ministro de Gobierno Sacha Llorenti, para hacerle conocer esa situación (…) Una vez colgada la llamada me comunicó a mí en primera instancia que la respuesta de postergación había sido negativa y que el operativo debía realizarse ese amanecer de manera impostergable, con los medios logísticos que se contaran en ese momento”, continúa el informe. 

A un año de la represión policial a la VIII marcha indígena, hay un solo detenido, el ex subcomandante policial Óscar Muñoz. La Fiscalía excluyó de la investigación a Evo Morales, Álvaro García y Sacha Llorenti. Mientras la dirigencia indígenas critican la retardación de justicia. 

El 25 de septiembre de 2011, un contingente de al menos 500 policías participó en un operativo de intervención al campamento indígena, en la comunidad de San Miguel de Chaparina (Beni). 

Imágenes de televisión mostraron que los uniformados ejercieron violencia contra los marchistas, ya que los golpearon, les taparon la boca y maniataron con cinta adhesiva. Mujeres y niños no escaparon al violento accionar.

Luego de la represión, los originarios fueron llevados en una caravana de buses hacia San Borja; la población del lugar impidió la circulación de los motorizados. Ante esto, los detenidos fueron trasladados a Rurrenabaque, donde un día después la población sobrepasó el contingente policial y liberó a los indígenas.

No hay comentarios: