Google+ Followers

martes, 23 de octubre de 2012

el mismo Paulovic en su columna de perfil, ridiculiza la elección del masista Guerrero como Fiscal General ha sido una "mamocrática" maniobra


Hay días en los que la seriedad se encarna en mi protectora nacida en Quillacollo y el ‘hualaycherío’ se apodera de este adusto periodista. Tal fenómeno sucedió el domingo cuando mi comadre Macacha vino a visitarme y me dijo muy preocupada: “Compadre, hoy estoy desolada al conocer la designación del nuevo fiscal general de la nación, resuelta por la Asamblea Legislativa que presidió el señor García Linera”.
Al ver a la cholita cochabambina tan seria y compungida, me atacó la risa y le dije tratando de pellizcar sus mejillas: “No se preocupe, comadrita, porque mayores cosas veremos, pues la designación del fiscal es solamente ‘mamocrática’, o sea, otra ‘mamada’ con apariencia democrática.
Ella, sorprendida, criticó mi modo de expresarme, diciendo muy fastidiada: “Le ruego, compadre, no hablar de ‘mamadas
 delante de una dama como yo…”.
Lamenté haberla ofendido y traté de explicarle que el término ‘mamada’, en el hablar cotidiano, no significa otra cosa que tomarle el pelo a alguien o hacerle caer en un engaño y no el acto de lactar que realizan las guaguas.
Mi pariente espiritual comprendió mi explicación y me dijo muy seria: “Es que en el caso del nuevo fiscal general hay un engaño muy grande, pues se nos hizo creer que nuestros honorables legisladores buscarían al mejor de los postulante para la designación de una autoridad tan alta e importante encargada de defender a la sociedad de cualquier atropello… y ahora sabemos que todo fue engaño, que se designó a un abogado masista ya escogido por el presidente Evo”.
El alegato de mi comadre me conmovió, agregando que ya nos habían ‘mamado’ muchas veces, envolviendo sus engaños con el celofán de la democracia para enseñar o mostrar una apariencia democrática ante países extranjeros y bolivianos incautos.
La cochalita estaba herida y traté de aliviar su tristeza diciéndole que deberíamos esperar engaños mayores, como aquellos que soportamos estoicamente, parecidos al cuento aquel del plan de alfabetización, cuando nos hicieron creer que habíamos desterrado el analfabetismo y que todos ya sabíamos leer, lo cual es una mentira porque los ‘analfabestias’ siguen vivitos y coleando y más de uno aspira a ser ministro.
La tristeza y la amargura de mi comadre fueron in crescendo y ella se encargó de rememorar otros engaños anteriores inferidos a esta colectividad humilde y semiletrada, recordando las elecciones judiciales que convirtieron en magistrados a los abogados masistas, cuando la mayoría de la población votó nulo.
Al final, para no ponernos a llorar ante esta nueva designación mamocrática, comentamos riendo al saber que el presidente Evo calificó de ‘mazazo’ a la oposición la designación del nuevo fiscal general.

No hay comentarios: