Google+ Followers

martes, 27 de julio de 2010

militares corruptos obedecen a un gobierno corrupto. "viven bien" gracias a los bonos venezolanos a cambio de su incondicionalidad

Dante Pino Archondo
napucopino@yahoo.es

Cuídese compadre cuando el patrón anda mal, que si le pasa algo usted se queda sin trabajo. Y es cierto. Si dependes de alguien mejor que le vaya bien. Cosa que parece estar sucediéndole al Comandante de Evo Morales. Las cosas no pintan bien. No sólo por sus nexos con los asesinos y plagiadores de las FARC, sino por el escándalo de los alimentos podridos en medio de una escasez alimentaria en Venezuela que desnuda la ineficiencia de la burocracia socialista que allí gobierna.

Evo Morales está preocupado. No le faltan los porqués. En medio de una fisura irremediable con los movimientos indígenas, teniendo que negar con el codo lo que escribió con la mano y mostrando su doble rostro cuando le reclaman autonomías, persiguiendo fantasmas separatistas, derrochando los recursos económicos del pueblo con lujos innecesarios, ahora tiene que defender a Chávez.

Bolivia debe prepararse para un ataque por mandato de los Estados Unidos. Me imagino al Alto Mando Militar contando y revisando los fusiles del siglo pasado que tienen, engrasando las tanquetas de asalto y lustrando sus botas, que es todo a lo que pueden aspirar. Las Fuerzas Armadas en Bolivia son un conglomerado de mandos que se sostienen gracias al presupuesto adicional que Chávez les envía. Bien pagados con bonos de lealtad y gritos de: "Patria o Muerte Venceremos", dejan que Evo haga de las suyas. Al final algún día Evo se irá pero ellos habrán cobrado bien y vivirán mejor, gracias a la justificación de haber sido "fieles a la democracia".

Las Fuerzas Armadas en Bolivia son un sostén corrupto de un gobierno igual de corrupto. Por eso un grupo de irresponsables gobierna con total desapego a sus propias leyes y constitución, imponiendo su capricho y anarquía por donde pasan. Esto explica que Evo diga lo que se le ocurra y todos los sandios que le rodean le aplaudan en medio de festejos altisonantes como si lo que sale de su boca fuera digno de elogio.

El caso es que Bolivia está gobernada por la coca y sus derivados. Mientras que la comunidad internacional, especialmente la europea cree que tiene ante sí a una genuina representación de la sociedad boliviana. Y mirando al techo silban cuando se les dice que la cocaína que les llega es gracias al territorio libre en que ha convertido a Bolivia Evo Morales, para que ello suceda.

La hipocresía internacional permite que, Chávez como Evo, puedan tener palestra. Y el cinismo norteamericano les ayuda bastante. Toda la droga que está produciéndose en Bolivia y financiando las actividades del MAS, tiene nexos con las FARC y con la cobertura que les presta Chávez.

Por eso no puede extrañar que Evo salga en defensa de su patrón y se ponga al frente de Colombia. Negocios son negocios. Y estos mandan. Sino pregúntele al Alto Mando Militar.

No hay comentarios: