Google+ Followers

sábado, 3 de abril de 2010

votar sin presiones, sin las amenazas que ha lanzado Evo y Alvaro. plantea El Dia de S.C.

La población boliviana acudirá a los recintos de votación a elegir prefectos y alcaldes, consejeros y munícipes, ejerciendo los derechos y los deberes de los ciudadanos en el marco de un estado de derecho –la democracia- que ha costado reconquistar y cuesta todavía más consolidar. Por tales razones, es de esperar que hoy sea el día señalado para la reflexión impostergable antes de tomar las decisiones. Para ello, habrá necesidad de sopesar no sólo el aspecto subjetivo que es propio de cada ciudadano respecto de las organizaciones políticas y ciudadanas que han presentado candidatos de variopinto color, sino también analizar objetivamente las propuestas, su viabilidad y trascendencia.
La obligación ciudadana de consolidar la democracia deviene en fundamental a la hora de la reflexión, por cuanto también se busca preservar el delicado equilibrio de la paz social, imprescindible para un óptimo desempeño del aparato productivo del país. Esto significa no sólo ponderar el carisma de los candidatos y su propia capacidad de gestión, sino también hasta qué punto las propuestas se dirigen a satisfacer las necesidades más importantes de la colectividad boliviana en toda su extensión, en lo amplio de su diversidad cultural, política, social y económica. Esta viene a ser una razón de peso para elegir bien, por cuanto se están jugando aspiraciones y necesidades individuales y también el futuro del lugar donde se vive.
Conviene tomar en cuenta que en esta oportunidad se vuelve a poner a prueba la confiabilidad del registro biométrico en aras de la transparencia de las justas electorales bolivianas. Sin duda que ya existe un buen trecho avanzado. Sin embargo, hace falta mayor cultura democrática entre la ciudadanía y las propias organizaciones políticas. Todavía existe una tendencia a la violencia que conviene desterrar. Viene a ser trascendente que la reflexión incluya la necesidad de ir votar en un ambiente de tranquilidad y tolerancia. En ese sentido, se espera se den garantías de comicios pacíficos y seguros.
Viene a resultar también contraproducente para el proceso democrático del país la abstención y la indiferencia. La responsabilidad de los lectores habilitados implica proporcionar como ente colectivo un ambiente de decisión donde el voto debe ser libre para elegir a quien se considere mejor candidato, consciente para depositar su confianza en quien será capaz de cumplir sus promesas y voto honesto para ejercer ese derecho ciudadano desterrando la irregularidad. Resulta sensato advertir que se juega el destino del país y las posibilidades concretas de mejorar el nivel de vida de los bolivianos, allá donde les toque decidir por sí mismos.
En todo caso, la reflexión impostergable incluye la elevada responsabilidad de participar en la conformación de los diversos grupos de poder del Estado, para que éstos ejerzan sus funciones en beneficio de la sociedad boliviana, sobre los principios y valores que sustenta un país necesitado de integración y reconocimiento en cada departamento. Los ciudadanos que quieren un mejor país deben estar atentos a la manipulación del voto en aras de una democracia cada vez más amplia y participativa, que requiere con cada vez mayor fuerza la necesidad de desterrar los autoritarismos que llevan a gobiernos totalitarios y dictatoriales.

La democracia amplia y participativa exige la necesidad de desterrar los autoritarismos que llevan a gobiernos totalitarios y dictatoriales.

No hay comentarios: