Google+ Followers

viernes, 9 de septiembre de 2011

Roberto Méndez de El Dia aglutina en una nota lo principal del llamado "caso Rózsa" que para los involucrados es comparable a un mal film de odio y persecusión, ahora considerado también como separatismo


Como si fuera una película de “Rambo", en una serie de 1, 2 y 3 han comparado abogados el llamado “caso Rózsa", especialmente ahora que la Cámara de Diputados ha incorporado el delito de separatismo y aumentado las penas al de terrorismo.
"Esto parece una película de Rambo en la que se van inventando episodios de terror y fantasía", dijo Carla Vivado, esposa del exdirigente cívico Alberto Melgar.
En su criterio,  el primer capítulo se filmó en el hotel Las Américas, el 16 de abril del 2009, cuando tres extraños fueron acribillados por la Policía, entre ellos el supuesto cabecilla, el boliviano croata, Eduardo Rózsa. Las circunstancias no fueron aclaradas del todo, ya que en las investigaciones posteriores se estableció que Rózsa era seguido desde que llegó a Bolivia por agentes encubiertos como Ignacio Villa, alias “el Viejo”; el agente del Ministerio de Gobierno Luis Clavijo; y el capitán Wálter Andrade, jefe de la Unidad Táctica de Resolución de Crisis (Utarc), con quien llegó a compartir un churrasco.

Segundo episodio. No habían puesto la escena del fin cuando anunciaron que iniciaban el caso "Rózsa II" en contra de los supuestos financiadores de la célula subversiva que paradójicamente son cuatro exdirigentes cívicos de Santa Cruz, además del gobernador cruceño Rubén Costas o activistas autonómicos de Pando y Beni.

Tercera parte. Y cuando todos creían que ahí acabaría la película, entonces aparece la Cámara de Diputados aumentando el delito de separatismo e las penas al terrorismo, explicó Vivado.
En su opinión, lo único que el Gobierno pretende es amedrentar a los bolivianos y a quienes en algún momento lucharon por la autonomía como en el caso de su esposo, contra quien no existen pruebas concretas.

Otras reacciones. Otto Ritter, abogado defensor del general retirado Gary Prado, uno de los 39 imputados en el primer caso, dijo que el objetivo es amedrentar el libre pensamiento y aseguró que por norma general los nuevos tipos penales no se pueden aplicar porque  solo rigen para lo venidero.
"Hay una motivación política”, señaló Vladimir Peña, el secretario de Justicia de la Gobernación cruceña, al ser consultado sobre el tema.
También coincidió con el dirigente indígena, Víctor Hugo Velasco, para quien la intención es distraer a la opinión pública sobre las elecciones judiciales que se vienen, la marcha indígena, el narcotráfico y la crisis económica.
30 Años
Es la pena máxima   para el nuevo 'delito' incorporado como es el de 'separatismo' que no estaba en el Código Penal boliviano.
DIPUTADOS
Los cambios incorporados al Código Penal
La Cámara de Diputados. Aprobó modificaciones al Código Penal y remitió el proyecto a la Cámara de Senadores. Estos son los cambios.

Terrorismo. "El que formare parte, actuare al servicio o colaborare contra la seguridad común, delitos contra la vida o delitos contra la integridad corporal,  con la finalidad de subvertir el orden constitucional, deponer al gobierno elegido constitucionalmente, será sancionado con presidio de15 a veinte 20 años, (art.133bis)

Financiamiento.  Se establecen penas de 15 a 20 años para los financistas.

Separatismo. "El que en forma individual u organizada resolviere inconstitucionalmente, agrediere, atacare, violentare o asaltare teniendo la finalidad de dividir, disgregar o separar la unidad del Estado, será sancionado con privación de libertad de 30 años sin derecho a indulto. Igual pena se aplicará a los cómplices o los colaboradores.”
Ref. Fotografia: LUSTRACIÓN: DAVID DÍEZ CANSECO

No hay comentarios: