Google+ Followers

jueves, 28 de enero de 2010

"cambios dentro del cambio" es lo que enumera Guillermo Capobianco en nota sobresaliente por lo objetiva

El espacio político-gubernamental cedido a la mujer tanto en la composición del gabinete como en el Senado y la Asamblea plurinacional, ha sido extraordinario.

La referencia obligada al cumplimiento de este principio universal de equidad de género es Europa y de manera especifica la España gobernada por los Socialistas; la Francia democrática moderna en tanto lucha por disminuir la discriminación y humillación de mujeres de origen islámico en escuelas y calle de París.

Bien por este cambio en el proceso de cambios que vive el país.

En muchos sentidos la mujer es mejor que el varón, en este caso, el Presidente ha puesto el acento en la capacidad, idoneidad y honradez de la madre, esposa y mujer bolivianas, la mayoría de entre ellas provenientes de las clases medias urbanas, intelectuales y de la cultura.

Parte de la estructura estrecha de “hombres fuertes” del entorno Presidencial fue excluida del círculo íntimo del poder, en aplicación estricta del principio de acumulación de virtudes negativas en un núcleo reducido y luego “extirparlo “para mejorar la imagen del conjunto.

El “cerebro” de la propaganda y publicidad “goebelianas” del gobierno permanece.

La propaganda ha sido hasta ahora - y seguirá siendo - el instrumento principal del régimen “socialista comunitario” utilizado en el seno de la comunidad internacional, mediante los “iconos” simbólicos del indigenismo y las reminiscencias del pasado imperial.

La corrupción en la Aduana Nacional, concentrada en el desempeño de algunos altos oficiales de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, ha sido combatida por la presencia de mujeres militantes de probada rectitud y eso está muy bien.

En cuanto al manejo de la macro economía la situación es compleja.

La política de estado en materia de energía e hidrocarburos ha sido hasta ahora sencillamente desastrosa. Sólo la vigencia del “estado prebendal” ha disminuido los efectos devastadores que en el mediano y largo plazo se sentirán en las estructuras del poder económico y social del país.

El haber asignado a un joven profesional cruceño –Fernando Vincenty- de probada rectitud y solvencia moral fuera de toda sospecha, no es suficiente. En esta área de la economía habrá que modificar toda la matriz conceptual.

Bolivia se ha convertido en importador de diesel, gasolina y GLP.

El Gobierno no está en condiciones de levantar la subvención a los hidrocarburos.

Sin hablar de los mercados perdidos del Brasil y la Argentina como perdida está la ilusión de habernos convertido en fuente energética del Continente.

Cubrir el mercado de consumo interno quiere decir producir y para ello hay que cambiar toda la política hacia el sector, garantizar seguridad jurídica, dejar de pensar que las petroleras son empresas “de servicio” etc.etc.

El Presidente Morales echó la culpa a la oposición y a la prensa de la debacle de YPFB como si el macro escándalo Santos Ramírez y Catle Service hubiesen sido producto de la imaginación colectiva.

No hay comentarios: