Google+ Followers

viernes, 12 de agosto de 2011

quienes están bien? pregunta El Día y da la respuesta de Milenio: los cocaleros, los contrabandistas, los "chuteros", traficantes de minerales y narcotraficantes". la ONU tiene la palabra


Han caído como balde de agua fría para el Gobierno recientes datos de la ONU sobre la extrema pobreza y la desnutrición en Bolivia, después de que el presidente Morales expresara el 6 de agosto que el país va muy bien y que cada vez son más los habitantes que abandonan la miseria y se convierten en dignos representantes de la clase media.

Y justo cuando la ONU mostraba los últimos datos sobre la pobreza, la fundación Jubileo se refería a los cocaleros, los contrabandistas, los “chuteros”, los traficantes de minerales y los narcotraficantes, como los únicos sectores del país que han mejorado su economía gracias a las políticas aplicadas por el Gobierno de Evo Morales. Nadie descarta que el Primer Mandatario se hubiera referido precisamente a eso.

La representante en Bolivia de la ONU, Yoriko Yasukawa, ha dicho que más de un tercio de la población indígena del país vive en la extrema pobreza y sin ingresos suficientes para alimentarse adecuadamente. La situación de los pueblos originarios sigue siendo peor que la del resto de los bolivianos, pese a que, en el discurso, se insiste en que la pirámide social ha cambiado. La diplomática ha precisado que en la niñez el problema es aún más dramático, ya que entre los nativos, la desnutrición afecta a uno de cada tres niños, mientras que el promedio nacional es de un por cada cinco menores. Esto relega a las etnias a un mayor retraso en el crecimiento y a índices más elevados de mortalidad.

Yasukawa le ha pedido al presidente más respeto por los pueblos indígenas y le ha reiterado también la demanda que le hizo hace unos meses, de frenar la destrucción del hábitat natural de muchas etnias, cuyos bosques son arrasados a un ritmo de 300 mil y 350 mil hectáreas por año.

Precisamente en este contexto de exceso de entusiasmo del Gobierno por mostrar una realidad distinta, ha surgido un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que coloca a Bolivia en el grupo de los 12 países más afectados por la tuberculosis, una enfermedad que tiene que ver con la mala nutrición. En el país, el grupo más atacado por este mal que destruye los pulmones y que termina por matar al paciente, son los indígenas Yuqui que habitan en la zona del Chapare y la región del TIPNIS, donde se ha presentado un conflicto por la construcción de una carretera.

El descuido de los problemas sociales contrasta radicalmente con las constantes proclamas del Estado Plurinacional, cuyas prioridades (según datos que surgen del presupuesto general) han sido la seguridad, la defensa, la propaganda, la burocracia y el clientelismo, en lugar de atender añejas postergaciones que siguen complicando la vida de las grandes mayorías. Tantos esfuerzos, dinero y tiempo dedicados exclusivamente a la politiquería, no sólo han ocasionado un descomunal despilfarro que pone en aprietos a la economía nacional, sino la reproducción de los mismos problemas que el “proceso de cambio” debía solucionar prioritariamente. Acabamos de enterarnos, por ejemplo, que el mal de rabia, una patología que ha sido erradicada en casi todo los países del mundo, ha vuelto a repuntar y sigue ocasionando muertes en el país. La diarrea, las afecciones pulmonares, el Chagas, enfermedades típicas de la pobreza todavía arrecian y se llevan miles de vidas. Obviamente, con todos estos datos y todos estos problemas, decir que vamos bien es un acto de burla intolerable.
El descuido de los problemas sociales contrasta con las constantes proclamas del Estado Plurinacional, cuyas prioridades no han sido atender postergaciones que siguen complicando la vida de las mayorías.

No hay comentarios: