Google+ Followers

sábado, 13 de febrero de 2010

desde El Deber de Santa Cruz M. Rivero se refiere a "la sana costumbre" de realizar bloqueos por doquier antes y ahora lo que explica estar a la cola

Bloqueos, ‘sana’ costumbre en plena vigencia
Marcelo Rivero
Son numerosas las razones por las cuales Bolivia es uno de los países más atrasados no sólo de América sino del mundo entero, pudiendo citarse entre ellas la falta de una buena educación y formación técnica y profesional de los ciudadanos (está muy distante de ser el ideal sólo la alfabetización), la mala administración y el dispendio de los recursos del Estado en todos los regímenes gubernamentales, la corrupción que se da a todo nivel en los sectores público y privado y las huelgas y los bloqueos que paralizan las actividades ocasionando pérdidas a veces incalculables.
En los días presentes -aparte de la corrupción que ha salpicado a instituciones y a funcionarios estatales-, los bloqueos están recobrando la fuerza que alcanzaron cuando Evo Morales todavía no le había agregado a su condición de máximo dirigente de los cocaleros de Chapare el ‘título’ que acaba de renovar, de presidente de la nación. Por aquellos tiempos el ahora gobernante tenía por ejercicio predilecto bloquear las carreteras pavimentadas y de tierra -bajo cualquier pretexto-, procurando que sea con deslizamientos de piedras y tumbando enormes árboles para atravesarlos en las vías, provocando daños cuantiosos a millares de personas que se veían imposibilitadas de transportar sus productos y objetos de comercio, asimismo a la patria por el deterioro de los caminos y por la interrupción de importantes labores agropecuarias, industriales y mercantiles.
Ahora, retomando el hilo del asunto, abundan los bloqueos en el campo y las ciudades, como el otro día acá en Santa Cruz de la Sierra porque estaba sin terminar la construcción de una escuela, porque una directora botó a tres maestras reemplazándolas con colegas de filiación masista (segurísimo que llegaron órdenes de arriba, bien de arriba), porque los pobres enfermitos del Oncológico carecen de buena atención para sus terribles males... ¿Más bloqueos? ¡Claro, allá en La Paz para que el ‘jefe supremo’ perdone la borrachera del candidato oficialista a gobernador paceño y le dé vía libre en tan sana aspiración, en vista de que la ‘nación aymara’ lo absolvió a cambio de que haga mil adobes (hasta ayer fabricó 800, según fuentes que merecen fe)! Otra vez acá, más exactamente en San Julián, porque bandos enfrentados del masismo discrepan en cuanto a los candidatos a la Asamblea Legislativa Departamental, entonces cerraron la carretera Santa Cruz-Beni; fueron unos policías y la reabrieron, pero ahí están los ‘colonizadores’ prestos a trancarla tras que los pacos se descuiden o retornen a su base.
Y así están los bloqueos como en su época de oro, cuando Morales sólo era principal dirigente cocalero, que no es lo mismo que cultivador porque, según las malas lenguas, jamás plantó ni un arbolito de la hoja sagrada, siempre estaba en andanzas diversas y jugando a la pelota.
Como sea, lo cierto es que Bolivia mantiene vivas sus sanas ‘costumbres’ como ésta del bloqueo de caminos, calles y avenidas. Y así le va.

No hay comentarios: