Google+ Followers

viernes, 3 de abril de 2009

qué tiene que ver EVO con los problemas de quienes manejan el 85% de la economía mundial. ahora se pone a dar lecciones al G20. qué disparate!

Por Carlos Alberto Quiroga

LA PAZ, abr 3 (Reuters) - El presidente izquierdista de Bolivia, Evo Morales, denunció el viernes que los acuerdos tomados por el G-20 podrían agravar en vez de resolver la crisis mundial, que atribuyó al modelo económico vigente, y reiteró su pedido de una cumbre mundial para tratar el tema.

Dar más dinero a organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) -una de las decisiones clave de la cumbre del G-20- "es como dejar que el lobo cuide a las ovejas", afirmó Morales, al día siguiente del encuentro en Londres de los líderes de los 20 países más industrializados y en vías de desarrollo.

"(Quiero) expresar mi profunda preocupación sobre los resultados del G-20. Los problemas financieros no son sólo de los países industrializados y por eso planteamos una cumbre mundial en Naciones Unidas", dijo el mandatario indígena a corresponsales internacionales.

Los líderes mundiales acordaron el jueves hacer aportes adicionales de un billón de dólares para combatir la mayor crisis económica desde la Gran Depresión y dijeron que endurecerían las reglas financieras.

Morales postuló en cambio, como clave para poner fin a la crisis y cambiar el orden económico, "acabar con el libre mercado y con el capitalismo especulativo" mediante una reforma profunda de los organismos internacionales o, en su defecto, la creación de entidades diferentes al FMI y al Banco Mundial.

"Que el G-20 programe un billón de dólares adicionales es parte de la especulación financiera (...), es mucha plata, si va orientada a especular con el capital no es ninguna solución", dijo el gobernante, habitualmente en línea con el mandatario izquierdista de Venezuela, Hugo Chávez.

Pese a su crítica global al G-20, Morales aplaudió a los líderes de Argentina, Brasil y México, que plantearon en la cumbre de Londres "la necesidad de hacer profundas reformas al FMI y al Banco Mundial", que definió como "una revolución por dentro" en esos organismos.

Destacó también a Francia y Alemania, que exigieron "acabar con los paraísos fiscales".

En el 2006, pocas semanas después de llegar al Gobierno de Bolivia, Morales puso fin a la cooperación con el FMI y denunció que este organismo condicionaba su asistencia técnica y financiera a la ejecución de programas de privatización, que él se propuso revertir.

CUMBRE IMPRESCINDIBLE

Morales consideró imprescindible trasladar el debate sobre la crisis a una cumbre que debería ser convocada por Naciones Unidas a más tardar para fines de este año.

Los líderes de Sudamérica y los países árabes, con quienes se reunió esta semana en una cumbre en Qatar, respaldaron ampliamente la propuesta de diálogo global, agregó.

"No es posible que los países que causaron la crisis financiera ahora sean ellos la solución cuando más de 180 países sufren esta crisis creada por el capitalismo especulativo", dijo, admitiendo que sin cambiar las estructuras mundiales "será difícil acabar con el problema".

"Queremos un debate amplio en una cumbre de Naciones Unidas, porque estamos hablando de la vida de millones y millones (...) Están hablando de otro G-20 a fin de año, ¿por qué no una cumbre de todos los presidentes?", insistió.

Morales agregó que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, podría desempeñar un papel clave en la solución de la crisis si logra sus propósitos de cambiar estructuras dentro de su propio país.

"Lo que siento es que las estructuras de (el Gobierno del ex presidente George W.) Bush siguen vigentes. Si Obama quiere cambiar le va a costar muchísimo", señaló, aludiendo a sus propios tropiezos ante la burocracia y la eliminación de la corrupción.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos están semi paralizadas desde septiembre del año pasado, cuando Morales expulsó al embajador de Washington por apoyar supuestamente a una conspiración de la oposición conservadora.

Bolivia, tercer productor mundial de coca y cocaína, echó también a la agencia antidrogas estadounidense, DEA, pero dijo recientemente que trabaja en una "recomposición" de sus vínculos con Estados Unidos.

No hay comentarios: