Google+ Followers

miércoles, 15 de abril de 2009

pedro montes ha traicionado a la COB. se ha convertido en uno más del MAS. será sometido a un tribunal de honor de los trabajadores y posiblemente exp

La aprobación de la Ley Electoral Transitoria deja secuelas en varios aspectos y entre los más preocupantes se encuentra la desaparición de la Central Obrera Boliviana(COB) como organismo matriz de los trabajadores y su incorporación como apéndice del MAS, en las mismas condiciones que las oficialistas Csutcb (campesinos) y el Conalcam (rejunta de organizaciones gremiales, vecinales, sindicales, etc)
El autor de tamaña acción es el propio secretario ejecutivo de la otrora gloriosa COB, Pedro Montes, que ha traicionado los principios que guiaron a la clase obrera boliviana en su lucha por la democracia y por sus propias reivindicaciones.
Pedro Montes, renegando de su pasado trotskista y del principio de la independencia de clase, con su incorporación a la huelga de hambre de Evo Morales, ha dado el tiro de gracia a una COB que, hay que reconocerlo, ya estaba en crisis.
Tal vez sería interesante recordar cómo Montes de inicial crítico a Evo ahora se ha convertido en uno más de los cortesanos, junto a Fidel Surco, Isaac Avalos, Edgar Patana y Leonilda Zurita. Naturalmente es dudoso que la conversión se haya debido a razones ideológicas.
Pedro Montes está jubilado de la Comibol desde abril del pasado año y ha cobrado todos los beneficios sociales que le corresponden y también lo hace muy puntualmente con su renta mensual. Esto lo inhabilita para seguir conduciendo a la COB , ya que los estatutos de esta organización indican claramente que para ser dirigente, hay que ser trabajador activo.
Esta situación anómala la conoce el gobierno, pero desde el Ministerio de Trabajo prefieren hacerse la vista gorda y, por el contrario, incrementan los ingresos de Montes con las dádivas que reparten a los dirigentes de las “organizaciones sociales”.
Por otra parte, Montes fue elegido secretario general de la COB en el Congreso realizado en junio de 2006. De acuerdo a las normas de la COB la dirección debe ser renovada cada dos años y por tanto Montes debió convocar a un nuevo congreso en junio de 2008. Sin embargo no lo hizo y entre tanto dirigente que se mueve entre la dádiva y la prebenda, no hay quien haga notar esta irregularidad.
Montes, con el fanatismo del converso, se ha dedicado a lanzar loas al “jefazo” entronizado en el palacio de Gobierno, amenazar con juicios a los opositores y demandar el cierre del congreso, pero jamás se le escuchó decir nada sobre el incremento del desempleo, el cierre de fuentes de trabajo y el encarecimiento del coste de vida.
Este cobista se ha incorporado orgánicamente al grupo de dirigentes que se pavonean en lujosos vehículos y andan con guardaespaldas. Esos dirigentes que rápidamente devienen en empresarios del autotransporte usando los recursos que obtienen del MAS por movilizar a sus “bases” para agredir a los cívicos y políticos opositores, además de periodistas.
No se puede negar que el MAS hizo una inteligente jugada al incorporar a su carro a dirigentes de una organización en agonía, con sus principios y estructura descalabrados y con una mínima capacidad de convocatoria.
Sin embargo, lo que buscaba el gobierno (y lo consiguió) era incorporar una imagen, una tradición de lucha revolucionaria, al bagaje de un partido cuyas únicas raíces se encuentran en la producción de coca. Esperemos que Montes y otros de su estilo, al final del camino se sepulten solos y que la COB vuelva a resurgir fortalecida. (Palo Santo en EJ. org)

No hay comentarios: