Google+ Followers

lunes, 20 de abril de 2009

desde EEUU un inteligente periodista al que nadie puede culpar de oligarca o derechista, utilizando un acertadísimo término futbolístico le grita:

Tarjeta roja para Evo

Havelock,USA El futbol no solo es el más popular de los deportes, sino un gran fenomeno politico-social-economico a nivel mundial, que puede ejercer influencias más allá del ámbito cerrado de los grandes estadios, los nuevos templos de idolatría de la humanidad del siglo 21, de cambio y transformacion para mejor y para todos y no de cambalache, como el siglo20 -demal a peor-.Pues bien,en esta otra realidad global, Evo Morales recibe tarjeta roja.
El 6-1 de Bolivia sobre Argentina, vista al Mundial del 2010 en Surafrica sirvió, una vez más -Lenin dixit-, como un opio de los pueblos.
En momentos de una sucesion de escandalos politicos y economicos sobre el cuestionado gobierno boliviano, se produjo un feliz parentesis. De pronto, el pueblo boliviano, sumido en la pobreza y frustrado por la corrupcion moral y politica de un dirigente en el cual habia puesto sus democraticas esperanzas, se puso a festejar el 6-1 y temporalmente, olvidar la malcriadez y el abuso electoral del indio-dictador que padece de un agudo egocentrismo alimentado por el culto a SU personalidad que paga con dineros del Estado, petrodólares venezolanos y utiliza la viscosa obsecuencia de un sector mediocre de comunicadores.
Pero, en vez de iniciar un diálogo político pacifico y aprovechar la tregua facilitada por el fútbol, Evo continuó con su recóndito odio, tirado de la nariz por el torpe caudillo venezolano, atacando al pueblo boliviano y especulando con su propia muerte por asesinato.
Uno de los principales críticos del desviado mandatario, ha sido la Iglesia Catolica. Morales emprendió una curiosa jornada teatral. Se declaró en huelga de hambre, recostándose en una Camilla del Congreso, para forzar al parlamento a votar por una resolucion convocando a elecciones, donde espera ser reelegido.
Tal supuesto "sacrificio" coincidía con las jornadas de constriccion de semana santa, recordando el sacrificio de Jesucristo. Un valiente periodista boliviano, Humberto Vacaflor, reveló la farsa. El ayuno de Morales era mitigado por la masticacion de coca, el producto vegetal que él venera como sagrado, y le ha financiado su carrera politica.
Vacaflor recordó que la hoja de coca, cuando es masticada y salivada con una especie de ceniza, mitiga el hambre por su valor proteínico. Tiene valor nutritivo, ademas del efecto adormecedor, que, poco a poco, afecta al cerebro y convierte a los enviciados en peligrosos zombies con tendencia a la violencia.
Las jornadas de semana santa, en abril 09 convocaron a enormes muchedumbres de católicos bolivianos, que de este modo demostraron su repudio por los constantes ataques e insultos de Morales y su régimen contra el catolicismo -religión mayoritaria en Bolivia- y sus autoridades, incluyendo al cardenal Julio Terrazas, quien ya anciano, tiene una voz firme en defensa de los derechos humanos.
Con la misma firmeza, Terrazas defendió años antes a Morales cuando era un dirigente agrario de los cocaleros y fue perseguido por propiciar el bloqueo de caminos.
Lo cierto es que, el jueves santo se produjo un atentado terrorista contra la residencia del cardenal, en la ciudad de Santa Cruz. Una ola de protestas se levantó, demandando al gobierno la aclaración del hecho. Pero Evo se fue a una reunion propiciada por Chavez, en Cumaná, Venezuela, donde denunció dramáticamente que en Bolivia existia una conspiración para asesinarlo.
"Me quieren acribillar", dijo llorosamente para conmover a los asistentes al ALBA. Casi al mismo tiempo, un comando enmascarado vistiendo uniformes militares, llegó a un hotel de Santa Cruz y dio muerte a cuatro extranjeros y capturó a otros dos. Por su parte, el canciller Choquehuanca vinculó a la oposición boliviana con los "planes de magnicidio" y de "generar inestabilidad en Bolivia"
"Teníamos información de que estaban organizando acciones para generar un clima de inestabilidad y atentar contra la vida del presidente y miembros del Poder Ejecutivo", dijo el canciller boliviano al explicar del "descubrimiento" del supuesto grupo terrorista, que habría planeado un "magnicidio", término usado con frecuencia por Hugo Chavez para justificar sus embozadas represiones. Evo solo está repitiendo la farsa. (Ted Córdova USA)

No hay comentarios: