Google+ Followers

domingo, 19 de abril de 2009

ahora Evo pretende chantajear a Barack Obama "si no condena lo sucedido" querrá decir que su Embajada apoya a los terroristas. "No conozco el inciden"

El presidente boliviano Evo Morales declaró el sábado que Washington continuaba conspirando contra él, pese al anuncio del presidente Barack Obama de empezar una nueva era de cooperación y respeto mutuo con América Latina.
Dijo que pidió a Obama en una reunión celebrada aquí por los presidentes sudamericanos que "repudie públicamente'' la conspiración que trata de asesinarlo.
Obama respondió que desconocía el incidente, pero dio seguridades a Morales de que ``su gobierno no estaba involucrado'' y dejó en claro que ``no endosa o condona el uso de la violencia contra gobiernos democráticamente electos'', dijo un alto funcionario de la Casa Blanca. Este habló bajo condición de anonimato debido a que la reunión presidencial fue cerrada.
Hablando en una conferencia de prensa durante la V Cumbre de las Américas, Morales dijo que hace una semana las autoridades descubrieron un plan de ``mercenarios y francotiradores'' extranjeros para asesinarlo.
Las autoridades bolivianas dijeron el jueves que habían neutralizado un grupo conformado mayormente por mercenarios extranjeros que planeaban matar a Morales y su vicepresidente Alvaro García. La policía mató a los tres presuntos conspiradores: un irlandés, un rumano y un boliviano.
Morales no involucró a Estados Unidos en la presunta conspiración. Pero dijo que si Obama no la repudiaba "puedo llegar a pensar que fue organizada a través de la embajada'' estadounidense.
El embajador estadounidense Philip Goldberg fue expulsado de Bolivia en septiembre y luego pidió el retiro de la DEA, la agencia antidrogas, acusándola de conspirar con la oposición política para generar violencia en el país.
El gobierno del entonces presidente George W. Bush suspendió subsecuentemente a Bolivia de los beneficios de las preferencias arancelarias comerciales andinas, que según dirigentes empresariales podían costar al país unos 20.000 empleos.

No hay comentarios: