Google+ Followers

viernes, 13 de marzo de 2009

prontuario delincuencial tienen como historia de vida los colaboradores de EVO que se tomaron el poder. no son del MAS aseguran Filemón y Loayza.


El Movimiento Al Socialismo (MAS) profundizó su división interna debido a los llamados “oportunistas” que “tomaron” la Vicepresidencia, el gabinete ministerial y los principales cargos de la Administración Pública para protagonizar delitos de contrabando y corrupción que “hace tambalear el proceso de cambio” prometido por el jefe cocalero y presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales Ayma en nombre del MAS, los movimientos sociales y los indígenas y originarios.
Causó malestar la expulsión con ignominia de Santos Ramírez Valverde del partido de gobierno y la permanencia en el gabinete del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, acusado de contrabando; del ministro de Hacienda, Luis Arce, el ex ministro de Hidrocarburos y ahora presidente ejecutivo interino de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas; y la designación como ministra de Patricia Ballivián acusada de corrupción en la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC).
Quintana, Arce, Villegas y Ballivián, que no son masistas, deben ser sometidos a investigación para esclarecer las acusaciones, sin embargo, “han convencido al Presidente (Morales) y se protegen detrás (del presidente)” para no rendir cuentas y “comprometen el proceso de cambio que no es realizado por el MAS sino por “gente” como los citados, Alfredo Rada, Sacha Llorenti, Héctor Arce, Iván Canelas, Walker San Miguel y otros “oportunistas”.
EL GOBIERNO NO ES DEL MAS
El fundador y ex constituyente del MAS, Román Loayza, expresó su molestia por la presencia de los que consideró “oportunistas” en los más altos niveles del gobierno, posición que es apoyada por fundadores, constituyentes, militantes de base y dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) quienes hicieron conocer su rechazo a los “oportunistas”, “incapaces”, “paracaidistas”, “arribistas” y otros adjetivos en contra de éstos conocidos aquí en las últimas horas.
Sostuvo que el gobierno “ya no es del MAS” y tampoco de los indígenas, los pueblos originarios y menos los movimientos sociales que sustentaron el fracasado proceso de cambio “por cuotas de poder”. ParaRomán Loayza quienes integran el gabinete y el Poder Ejecutivo en general en este momento son “gente oportunista” e “incapaces” que han llevado al gobierno al punto de colapso porque lo conforman Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y “gente que nunca ha sido del MAS, que no es del MAS”, por el contrario, están comprometidos con partidos tradicionales, el neoliberalismo y las transnacionales.
Román Loayza criticó las decisiones del Presidente quien es “mal aconsejado” por “intereses ajenos al pueblo” a tiempo de reconocer que “las bases están soportando” porque se comprometieron con el proceso, sin embargo, también admitió que hay descontento porque quienes toman decisiones en los más altos niveles no son “indígena-originarios” sino “otros que actúan en su nombre”.
INTELIGENCIA DELINCUENCIAL
El ideólogo y fundador del MAS, Filemón Escóbar, ahora convertido en uno de los críticos más duros, sostuvo que “una inteligencia delincuencial se apropió del MAS” a tiempo de subrayar que no sólo el gobierno ha sido tomado por esta “inteligencia delincuencial” sino también el partido creado por el productores de coca del Chapare con el nombre de Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP).
Para Filemón Escóbar, el grupo que gobierna desde hace tres años es “delincuencial”. Recordó que Álvaro García Linera, el vicepresidente, “no es masista y nunca lo fue”, es un “ex convicto producto de la televisión”, mientras que el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana no sólo fue sirviente de Fernando Kieffer en Acción Democrática Nacionalista (ADN) del dictador Hugo Banzer Suárez, sino también “tiene un prontuario delincuencial al servicio de (George) Soros y o­nG’s”.
Entretanto, remarcó que Walter San Miguel, el ministro de Defensa de Evo Morales, fue socio de Carlos Sánchez Berzaín e impulsor de la capitalización de las empresas públicas por parte de Gonzalo Sánchez de Lozada, síndico de éstas y parte de las transnacionales mientras que Luis Arce Catacora, ministro de Hacienda, como empleado de Gonzalo Sánchez de Lozada “abrió las puertas de las bóvedas del Banco Central para que se llevaran la plata”.
Con relación a los otros ministros, viceministros y directores afirmó que son “cuota” de las o­nG’s, partidos tradicionales, militares y policías o sus familiares o “incapaces” como David Choquehuanca o Célima Torrico que “sólo están para la foto”; son “bandoleros” como Alfredo Rada o son “facturas de silencio” o “buscapegas” como Sacha Llorenti o Héctor Arce a tiempo de recordar que varios otros salieron del gobierno por corrupción y “caminan impunes y hasta son premiados son cargos diplomáticos”.

No hay comentarios: