Google+ Followers

domingo, 3 de agosto de 2014

excelente editorial de El Deber. "no queremos ser dependientes de la coca" ratifican los empresarios que exportan bananos, palmito y piña, aunque nadie sabe si los 200 millones de dólares de gas que mensualmente se exportan a la Argentina, continuarán su camino. hay dudas de la capacidad de pago del vecino.

Si Argentina entró o no en ‘default’ (cesación de pagos) es algo que se está discutiendo en Buenos Aires, aunque en Nueva York ya no hay duda de que sí, porque hay un incumplimiento de pagos. Mientras se dirimen estas dudas, para Bolivia quedan algunas preocupaciones, comenzando por las dudas acerca de los pagos por el gas natural, que suponen facturas de un promedio mensual de $us 184 millones.

Hace diez años, en el anterior default argentino, las negociaciones con los acreedores duraron varios años, porque Argentina proponía ‘quitas’ (rebajas de la deuda) de hasta el 85%, hasta que finalmente hubo acuerdos por un promedio del 70%. Si la deuda argentina con Bolivia está o no en esa eventual lista de acreedores de esta nueva crisis se verá pronto, y se sabrá si las cuentas estaban o no pagadas al día. Y alguien tendrá, eventualmente, que dar explicaciones.

Por el momento, la crisis argentina está afectando a las exportaciones bolivianas de productos de Chapare, de los de la economía legal, como el banano, la piña o el palmito. Esto lo ha denunciado la Federación de Exportadores al pedir al Gobierno boliviano que haga alguna gestión para que su homólogo argentino tome en cuenta este perjuicio para la economía boliviana. Los importadores argentinos no tienen acceso a los dólares que necesitan para pagar por la fruta boliviana y eso provoca este bloqueo de los productos de Chapare en la frontera.

Transportistas bolivianos que llevaban esa carga denunciaron, asimismo, que en la frontera se les impide el paso hacia Argentina, como si se tratara de una situación de cuarentena. Este perjuicio específico perjudica mucho a Bolivia, porque los cultivos de banano y piña en Chapare son la alternativa a la coca y forman parte de un programa de sustitución de cultivos, por ahora interrumpido o, por lo menos, puesto en el congelador.

Los productores de banano tienen problemas por las presiones tributarias, como lo ha denunciado el empresario Miguel Zambrana, pero se mantienen decididos a mostrar que Chapare no es prisionero ni monopolio de la coca. 

El Gobierno nacional debería hacer alguna gestión para que las autoridades argentinas permitan a los empresarios bolivianos, de la economía legal, cumplir con sus compromisos, porque de lo contrario el daño llega a desalentar a los productores y alentar a quienes aspiran a expulsarlos de Chapare 

Consejo Editorial: Pedro F. Rivero Jordán, Juan Carlos Rivero Jordán, Tuffí Aré Vázquez, Lupe Cajías, Agustín Saavedra Weise y Percy Áñez Rivero

No hay comentarios: