Google+ Followers

miércoles, 8 de julio de 2009

alvaro riveros tejada sitúa el frustrado intento de Zelaya en su justo plano. ahora la bola está en Costa Rica. Arias recibe a protagonistas

Honduras de la democracia

El frustrado intento de aterrizaje en el aeropuerto de Tegucigalpa, promovido por el depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya, en complicidad con algunos presidentes de la región y burócratas internacionales asalariados por el socialismo chavista del Siglo XXI, ha puesto de manifiesto su intención de perpetuarse en el poder e incorporar a su país al Eje La Habana– Caracas.

El despropósito de este mandatario ya se hizo ostensible el 2007, al firmar la incorporación de su país a Petrocaribe en un acto celebrado en Cuba y, un año después en Tegucigalpa, cuando hizo su ingreso al ALBA en medio de una frenética jornada de algarabía presenciada por Chávez, Daniel Ortega, Evo Morales y el vicepresidente golpista, cubano Carlos Lage, aún no depurado por la furia de los hermanos Castro.

A esta real estrategia golpista se sumó la “inocente consulta” que pretendió realizar Zelaya, con el apoyo de los movimientos sociales, tendente a una reforma de la constitución, que al igual que en Venezuela, Ecuador y Bolivia, lo perennice en el poder. La ayuda “jurídica” prestada por Venezuela y que el diario El País de Madrid reveló la semana pasada, consistió en el asesoramiento de los españoles Rubén Martínez y Roberto Viciano, con la misma fórmula empleada en Bolivia y Ecuador.

Afortunadamente, las acciones de insurgencia programadas por las organizaciones bolivarianas para el arribo del presidente aeronauta, no estuvieron a la altura de las expectativas de la Habana y Caracas, ya que antes del arribo del avión se esperaba una irrupción violenta de activistas que despeje la pista del aeropuerto y, de no lograrlo, arroje al menos una centena de bajas, entre muertos y heridos, que justifique la invasión militar proclamada por Hugo Chávez el lunes pasado.

En esta contienda entre inteligencia y contrainteligencia, una vez más se ha puesto de manifiesto la potencialidad de los EEUU que con mucha habilidad supo colocar el guiñador a la izquierda, para doblar a la derecha. Permitió que el ex sacerdote y canciller sandinista Miguel D´Scoto utilice la palestra de Naciones Unidas para atizar estos movimientos, al igual que Insulza, convertido en agitador chavista, use la secretaria general de la OEA, en busca de su reelección al cargo; ambos hicieron el ridículo al meterse en la nave militar venezolana que invadió cielo hondureño.

Lo deplorable de nuestro sistema democrático es que está sirviendo de trampolín a todos estos caudillos populistas que, a título de reformistas, pretenden cambiarlo todo, hasta estatuir una dictadura de la mediocridad. Como sucede en Bolivia, donde ni el ex cura ni el bobito, como lo calificó Fidel Castro, se den por enterados que al Presidente de la Corte Suprema de Justicia se lo esté juzgando como a un simple reo; se haya hecho volar por los aires al Tribunal Constitucional; se haya eliminado al Consejo de la Judicatura y finalmente, donde en lugar de mostrarnos las bondades y cúspides del sistema, solo nos sitúan en las honduras de la democracia.

No hay comentarios: