Google+ Followers

lunes, 29 de abril de 2013

si en un principio fue "neoliberal", en otro "vende patria", en otro "oligarca", ahora la palabra será "chileno, chilenos" para estigmatizar cualquier acción, a cualquier ciudadano. Grave. Lo revela Carlos Valverde (El Deber, SC)


El canciller David Choquehuanca, al presentar la demanda de nuestro país en La Haya, sostuvo lo siguiente: “Bolivia, de conformidad con las normas del derecho internacional, aclara que la presente demanda no es un acto inamistoso contra Chile ni su pueblo”.
Vaya uno a saber si aquello no fue más que una declaración de las tantas que se hacen en el ámbito de la diplomacia (el arte de mentir con gracia), si ya el vicepresidente García Linera llamó “diputadas chilenas” a las diputadas de UN que ‘osaron’ sugerirle la convocatoria a los líderes de la oposición. Luego el propio presidente Morales, en un discurso en Oruro, aseguró: “Parecen chilenos algunos periodistas”, en franca contradicción con el discurso de Choquehuanca, que queda mal parado ante los exabruptos ultranacionalistas de nuestros primeros mandatarios del Estado.
No me agradó escuchar a ambos mandatarios. Mucho me temo que tal adjetivo va a ser usado en cadena por el Gobierno y el MAS ante cualquier pregunta, cuestionamiento, juicio de valor o posición que se diga o tome ante la postura gubernamental en la demanda misma. Parece que el Gobierno pretende encolumnar a todos los ciudadanos tras un discurso único, inequívoco, unidireccional, y que quien se atreva a expresar una posición diferente, conducente o no a un mismo objetivo, va a ser tildado y estigmatizado de ‘chileno’ (para mí no es un insulto; está claro que para los mandatarios es mucho más que eso; Chile servirá para manipular a la gente).
Creo que pasamos definitivamente a “otra etapa”, como le agrada decir a García Linera, de la construcción del ‘pensamiento único’ (en el MAS no aceptan libre-pensantes), a la etapa del discurso único, del que se va a repetir desde la demanda en la búsqueda de generar ‘la única verdad’, del ‘único líder’ (del ‘gran timonel’). Cuando ello suceda, no estaremos lejos de volver a ver a las hordas masistas cercando el Congreso en busca de apoyo irrestricto a las políticas de Gobierno, bajo el entendido de que la debilidad del mismo, sobre el tema que fuere, nos pondrá en desventaja con Chile. No estamos lejos de ello. Ojalá esta vez me equivoque, caso contrario, estaremos muy mal

No hay comentarios: