Google+ Followers

miércoles, 2 de mayo de 2012

un primero de mayo pleno de protestas en contra del Gobierno, con marchas, paros, abucheos incluso frente al Palacio Quemado. Marco Chuquimia desde LP para El Deber


Al menos cuatro decretos prepara el Gobierno de Evo Morales como homenaje al Día del Trabajo; sin embargo, estas medidas no aplacaron el descontento que existe en el sector laboral, más aún cuando se da por descontado que el presidente emita hoy un decreto que ponga en vigencia el salario mínimo nacional de Bs 1.000.
“Habrá una concentración de los trabajadores y luego se iniciará la marcha de protesta que terminará en un mitin en  la histórica plaza San Francisco. En el resto del país los trabajadores también marcharán exigiendo sus derechos”, dijo el máximo dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Trujillo.
El Gobierno, a través del viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, dijo que todas las movilizaciones están garantizadas, pero dejó en claro que no se permitirá el ingreso a la plaza Murillo por las características que tiene.
Según el viceministro de  Coordinación Gubernamental, Javier Baldivieso, el Gobierno presentará “un paquete de decretos” que benefician a los trabajadores y a los activistas sociales, principalmente, y en ese marco dijo que el primer decreto  establece  el derecho a sindicalizarse que tienen los trabajadores y también garantiza el fuero de la dirigencia.
Los trabajadores piden la abrogación de los artículos 232 y 234 del denominado Código Banzer y que penaliza la protesta de los agremiados.
El segundo decreto es el reglamento de una norma que modifica la Ley 2640 de Resarcimiento a las Víctimas de la Violencia Política. El cambio a la ley ya fue aprobada en la Cámara de Diputados hace una semana y ayer fue sancionada por el Senado; el Gobierno prevé su promulgación hoy y paralelamente se emitirá el decreto reglamentario.
Un numeroso grupo de activistas políticos mantiene una huelga frente al Ministerio de Justicia desde hace más de 45 días exigiendo el cumplimiento del pago de una pensión que contempla esta norma; con esta modificación, según Baldivieso, se puede llegar a solucionar el problema.
El tercer decreto, establece el reconocimiento de tres días de permiso para los trabajadores que sean padres de familia. Según el Gobierno,  muchas familias no tienen un apoyo adicional y la pareja debe atender el nacimiento de un hijo con las obligaciones laborales encima y se pretende un alivio a los trabajadores cuyas esposas den a luz y tengan el tiempo para atender a la familia.
El cuarto decreto trata del escalafón de salud, que fue ofrecido por el Gobierno a los trabajadores del sector, pero que fue rechazado por la dirigencia por considerar que hay otras prioridades.
Aunque se mencionaron otros decretos, como el de incremento salarial fijado por el Ejecutivo, estos extremos no fueron confirmados por las autoridades de Palacio de Gobierno. Pese a ello, en una publicación del Ministerio de Comunicación, firmada por el presidente Evo Morales y que es publicada en la edición de hoy, el mandatario asegura: “Hoy ponemos en vigencia un salario mínimo nacional de 1.000 bolivianos, lo que representa cerca del 22,67% de aumento. Confiamos que este esfuerzo por construir una sociedad más justa sea apoyado por todos los sectores”.
Ayer, una misa de oración en la catedral metropolitana dio inicio a una nueva jornada de protesta de los trabajadores de salud y médicos. Más de medio millar de manifestantes ingresaron subrepticiamente a la principal iglesia de la sede de Gobierno y una vez dentro se pusieron  los tradicionales mandiles blancos y salieron en protesta a la principal plaza política del país.
Al grito de “¡la plaza es del pueblo, no de los masistas!”, los salubristas sorprendieron a la reducida fuerza policial que estaba en inmediaciones de la plaza Murillo y se apostaron en las gradas frente a Palacio de Gobierno gritando “¡abrogación o muerte!”, en referencia al decreto 1126. Finalmente, los manifestantes fueron dispersados por los uniformados.
 
El Gobierno no permitirá los bloqueos
La dirigencia del sector salud, que ingresó en su segundo mes de paro indefinido, amenazó ayer con iniciar el bloqueo de caminos ante la desidia del Gobierno que ya dijo que no habrá abrogación del decreto 1126 que les amplía las horas de trabajo de seis a ocho horas.
Desde Cochabamba, la dirigencia de la Central Obrera Departamental (COD) adelantó que mañana iniciarán el bloqueo de carreteras; ante el anuncio, el viceministro de Gobierno, Jorge Pérez, advirtió que no permitirán “el perjuicio a terceros” y que por tanto el bloqueo de carreteras no será permitido y para ello comunicó que el desplazamiento de la Policía garantizará el libre tránsito de la ciudadanía en las carreteras del país.
En La Paz, la dirigencia médica no confirmó que iniciarán el bloqueo de las carreteras, pero el dirigente Roberto Mantilla dijo que las medidas de presión “serán más radicales” pese al feriado que dispuso el Gobierno para el 30 de abril y 1 de mayo.
Mantilla, aseguró que hasta ahora son cuatro mil trabajadores y médicos en huelga de hambre y que esa cifra seguirá aumentando ante la apatía del Gobierno para solucionar el problema que genera el decreto 1126.
Los cuatro dirigentes que se habían tapiado el jueves en oficinas de la COB fueron retirados a centros hospitalarios por su delicado estado de salud; mientras que del hospital Obrero, otros tres dirigentes fueron dados de baja.
El viceministro Pérez afirmó que no habrá intervención de los piquetes.
 
 En la jornada

Grandes pérdidas. El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Óscar Calle, lamentó que el Gobierno hubiera impuesto un nuevo feriado, puesto que con el cese de las actividades económicas el país perdió alrededor de $us 80 millones. "Por día no trabajado se pierden alrededor de 80 millones de dólares, que es la cantidad que generamos todos los bolivianos y, cuando se genera un feriado no planificado, esa es la estimación de pérdida que tiene el país", afirmó el representante empresarial.

Oruro protesta. La COD de Oruro celebra hoy sus 59 años de vida institucional y sindical, pero antes de festejar, los obreros orureños fueron convocados a una marcha de reivindicación que partirá a las 9:00 del parque de la Unión Nacional para expresar su rechazo al incremento salarial propuesto por el Gobierno.

Otro lío en La Paz. El secretario ejecutivo de la Federación de Choferes de La Paz, René Vargas, informó ayer de que el transporte público interprovincial y departamental acatará un paro los días 7 y 8 de mayo, en rechazo a la Ley de Transportes, aprobada por la Alcaldía de La Paz.

Proyectos. Convergencia Nacional anunció la presentación de dos proyectos de ley para mejorar la situación de los trabajadores bolivianos: el primero es la eliminación de los impuestos a los servicios básicos, como agua potable, electricidad, gas domiciliario, telefonía fija y móvi y el segundo para aumentar el presupuesto de salud y educación un 50%.

Obreros y trabajadores de salud cruceños llaman a dos marchas

Freddy Lacio F. 

El Día del Trabajo no será de festejo en la capital cruceña. El sector salud, por un lado, y la Central Obrera Departamental, por otro, convocan a sus afiliados a dos marchas de protesta contra el Gobierno del MAS, lo que hoy augura una jornada muy movida.
En dos asambleas realizadas ayer, una de los trabajadores de salud y otra de los profesionales médicos, se determinó una gran movilización del sector, que comenzará a las 9:00 en el hospital San Juan de Dios y recorrerá gran parte de los establecimientos del casco viejo capitalino.
Por su lado, la COB está convocando a sus afiliados a concentrarse desde las 8:30 en la plaza del Estudiante. De allí saldrán en caminata hacia el centro de la ciudad.
“La determinación de la asamblea es continuar con las movilizaciones. El feriado de dos días tuvo la intención de frenar las protestas, pero lo que ha logrado el Gobierno es permitir que nos organicemos mejor. Mañana (hoy) vamos a salir a las calles vestidos de negro, porque los trabajadores del país estamos de luto porque nuestros derechos están siendo cercenados”, indicó el ejecutivo de los trabajadores del hospital Japonés, Robert Hurtado.
Ayer, luego de la asamblea, se decidió la incorporación de más personas a la huelga de hambre que se realiza en el San Juan de Dios. Seis funcionarios ingresaron voluntariamente a la medida y hoy se espera más huelguistas.
“Ya está decidido que vamos a bloquear carreteras. Es probable que desde el jueves iniciemos esta medida, pero esperamos que se pronuncien los sindicatos de provincias”, agregó Hurtado.
Por su lado, el vicepresidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Erwin Viruez, que además es representante del Comité de Defensa Laboral, indicó que las comisiones que negocian en La Paz aún no obtienen resultados positivos, por lo que no descarta la adopción de medidas de protesta más duras.
“Las bases están manejando muchas estrategias para fortalecer la medida y que así nuestras demandas sean atendidas por el Gobierno. A la población queremos decirle que Emergencias sigue funcionando en todos los establecimientos, así que no se ha descuidado este servicio”, añadió el galeno.
Por su lado, el secretario ejecutivo de la COD cruceña reconocida por la COB, Mario Vidal, a tiempo de convocar a los trabajadores a la marcha de protesta que partirá de la plaza del Estudiante, indicó que el estado de alerta de los trabajadores se mantiene. “El jueves tenemos el ampliado nacional en La Paz y allá se determinará si aceptamos la última propuesta del Gobierno, del 22% de incremento al mínimo nacional y del 8% al salario”, señaló el dirigente.
El paro de salubristas y médicos, vigente desde el 28 de marzo, ha provocado el colapso en las atenciones de emergencia de los diferentes centros de salud. Ayer, en los hospitales públicos y privados del casco viejo era notorio el gran número de personas buscando atención.
 
Crisis pone a Evo contra la pared
Gabriel Peláez / Politólogo
La problemática que atraviesa el Gobierno por los conflictos con el sector salud y los trabajadores es muy compleja, sin duda, pero da la impresión de que nuestros gobernantes se han comprado los problemas.
En el tema de salud, al margen de los derechos de los médicos y trabajadores, de sus conquistas sociales, se necesitan soluciones integrales y no es aumentando o quitando horas de trabajo que se va a lograr mejorar el sistema de salud boliviano.
Es un error del Gobierno desconocer una conquista del sector, buena o mala no sé, pero que se obtuvo y ahora es paradójico que se esté retrocediendo en un Gobierno populista.
En el tema de los trabajadores, el problema es cíclico. Siempre se determina un porcentaje de incremento salarial mayor al de la inflación, pero quien determina este porcentaje es el INE, es decir, el Gobierno, que es juez y parte, porque los datos del INE no son muy confiables. El trabajador que va al mercado se da cuenta de que el incremento del Gobierno no cubre las necesidades de su familia. Por otro lado, pedir un incremento de Bs 8.000 es una insensatez, no tiene sentido, pero el Gobierno crea expectativas cuando habla de macroeconomía bien manejada, reservas internacionales millonarias… la gente cree que hay plata.
Con seguridad que hay elementos políticos detrás de los conflictos, eso no se descarta, pero también hay descontento, hay insatisfacción de la gente con lo que gana, así que tras las movilizaciones hay un buen porcentaje de descontento con el Gobierno.
Todo esto afecta a la imagen del MAS y del presidente Evo Morales. El 1 de mayo es una fecha emblemática e importante, sobre todo para un Gobierno que dice tener apoyo de los movimientos sociales y que se preocupa por el tema social. 
El anuncio de un posible paro indefinido y los problemas sin solución con seguridad tendrán repercusiones dentro y fuera del país en la imagen del Gobierno. El panorama para Evo Morales no es muy alentador y los sectores lo están poniendo contra la pared.

No hay comentarios: