Google+ Followers

jueves, 25 de noviembre de 2010

Emiliana Aiza "la Iglesia debe ser expulsada por ser enemiga de campesinos". no nos sirve dice Navarro con oficina en Palacio junto a Evo Morales. ojo

La jefa de la bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) en la Cámara de Diputados, Emiliana Aiza, aseguró este miércoles que la Iglesia Católica debe ser expulsada del país porque se convirtió en enemiga de los campesinos y comercializar con la fe de los creyentes. Mientras que el gobierno, a través del viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, respalda la posición de los cocaleros del Chapare y llamó calumniador al arzobispo de Cochabamba, Tito Solari, por no presentar pruebas de su denuncia.

“Esta contra los indígenas y no sirve (la Iglesia Católica), ellos (los sacerdotes) cobran 300 pesos (bolivianos) para celebración de un bautizo (…) por eso yo no les digo padre (a los curas) porque el único Padre es Dios”, puntualizó la asambleísta al mencionar que la Iglesia Católica no puede predicar democracia porque es vertical y no respeta la equidad de género.

La crisis desatada entre el oficialismo y la jerarquía de la Iglesia Católica surge a raíz de la denuncia de monseñor Tito Solari, quien dijo que en el trópico cochabambino hay niños que se dedican a la venta de droga.

“Hay jóvenes de los colegios del lugar que en la noche salen para trabajar en el tráfico de cocaína (…) los chicos ofrecen cocaína en bolsitas de plástico a los pasajeros que vienen de Santa Cruz y aprovechan un descanso en su viaje”, en esos términos hizo la denuncia el arzobispo de Cochabamba.

Por su parte, el viceministro Navarro, aseguró hoy a la Red Erbol que los cocaleros le pidieran una explicación a monseñor Solari, porque sus declaraciones habrían afectado a los niños de una comunidad cochabambina. Instó al sacerdote católico demostrar sus acusaciones o de lo contrario sería un calumniador y demagogo.

“Está dañando generacionalmente a un grupo de niños y jóvenes con sus declaraciones. No puede haber una generalización de la denuncia, si no prueba es demagogia o es calumnia, los compañeros le pidieron que presente pruebas”, afirmó el funcionario al mencionar que la posición de Solari no es individual sino parte de una conducta asumida por jerarcas de la Iglesia Católica que pasaron de la crítica a la oposición abierta al gobierno central como si fuera un partido político.

Asimismo, recordó que la Iglesia era la base de la estructura estatal en el neoliberalismo y un sujeto importante de la política boliviana. Por lo que ahora “lo que no aceptan los jerarcas de la iglesia es que no reconocen que perdieron el poder que los neoliberales le dieron”.

Por su parte, el vicepresidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones de Cocaleros del Trópico de Cochabamba, Gualberto Bustamante, informó que para el próximo sábado, en Laucaeña, se realizará un ampliado en el que los cocaleros evaluarán el tema y que invitaron al cardenal Julio Terrazas para que pueda hablar sobre el protagonismo de la Iglesia en Bolivia.

No hay comentarios: