Google+ Followers

lunes, 21 de diciembre de 2009

tragicomedia en Dinamarca escribe Marcelo Ostria mostrndo el agudo narcissmo, megalomía, delirio de persecución y mitomanía de los protagistas extremo

Evaluar en pocas líneas los resultados de la Conferencia de Copenhague sobre Cambio Climático, para concertar una respuesta mundial a la amenaza del calentamiento global causado por las actividades humanas, es tarea casi imposible.

Los temas analizados por delegados de más de 190 países, científicos y organismos no gubernamentales (ONG), son diversos: aumento de la temperatura, deshielos, carbono en la atmósfera, deforestación, acidificación del suelo y, por supuesto, consecuencias económicas y sociales.

Pero en la conferencia no todo fue serio. Hubo discursos inflamados, propuestas disparatadas, acusaciones infundadas, amenazas, quejas, incitativas a la lucha y -cuándo no- un recurrente delirio de persecución. A los embarcados en las majaderías, no les interesaba llegar al consenso, es decir al compromiso de trabajar para evitar el calentamiento global que, según los entendidos, podría ser catastrófico. Procuraron -y lo consiguieron- llamar la atención general con propuestas alejadas de la realidad y con su iracundia.

“Al igual que Hugo Chávez, el presidente de Bolivia, Evo Morales, intervino en la capital danesa para llamar a destruir el capitalismo y criticar a Estados Unidos” (Eldiarioexterior.com 17.12.2009). Esto ya no sorprende; es nomás el sonsonete habitual del populismo. Pero lo nuevo y desagradable es que Morales dijo que el presidente "Obama es peor que Bush" y que "sólo ha cambiado el color del presidente" de Estados Unidos. La diatriba racista enloda al ofensor.

Pero Morales presentó propuestas -Hugo Chávez no llevó ninguna- que, según el corresponsal Antonio José Chinchetru, “pudieron resultar un tanto estrafalarias para muchos de los asistentes”. Entre estas se destaca la de convocar en todos los países del mundo (con más de seis mil millones de habitantes) a un referéndum, y esbozó unas preguntas ajenas al cambio climático, ya que en el empeño de Evo Morales es destruir el libre mercado: "los pueblos del mundo -dijo- deben organizarse, concientizarse, unirse y movilizarse para acabar con el capitalismo con el fin de salvar a la humanidad y al planeta tierra". Y este viernes, pese a que ninguna delegación –excepto la venezolana– mostró interés en un referendo mundial, propuso que la “megaconsulta” se celebre en abril de 2010.

A las peripatéticas propuestas del presidente Morales, siguió Hugo Chávez Frías, cada vez más locuaz y agresivo, acusando e insultando, ostentando sus miedos y su paranoia. Ahora, en un grado superlativo de irresponsabilidad, ante los representantes de los denominados movimientos sociales que acudieron a la reunión con los mandatarios del bloque chavista ALBA en Copenhague, dijo que "El Reino de los Países Bajos, está preparando junto al imperio yanqui de Estados Unidos una agresión militar contra Venezuela. Estoy poniendo el dedo sobre el Reino de los Países Bajos, es decir, estoy acusando al Reino de los Países Bajos de estar preparando junto al imperio yanqui una agresión contra Venezuela".

Y Chávez se desbocó más aún: “EEUU está armado "hasta los dientes" y llenando de "asesinos" las islas caribeñas de Aruba y Curazao (territorios holandeses de ultramar que disponen de una amplia autonomía, prácticamente cercana a la independencia). Desde esos territorios, según él, Holanda y EEUU pretenden lanzar una ofensiva militar contra Venezuela con el fin de derrocarlo y "frenar la revolución socialista que se expande en toda América Latina" (Antonio José Chinchetru en Eldiarioexterior.com).

Hay poco que comentar ante un cuadro de tan agudo narcisismo, megalomanía, delirio de persecución y mitomanía agravada por el odio irracional.

No hay comentarios: