Google+ Followers

domingo, 18 de octubre de 2009

la Orden de Malta que goza de enorme prestigio y gran influencia moral ha tomado a su cargo el juicio contra Evo como con Pinochet, Fujimori, etc.


Una organización religiosa presentará una demanda ante un Tribunal de Derechos Humanos por el “asesinato” del rumano-húngaro Magyarosi Árpád, abatido en abril pasado junto a Eduardo Rózsa, presunto líder de un grupo terrorista.

La acusación será presentada por la Soberana Orden de San Juan de los Caballeros de Malta, según explicó el ministro de Exteriores de esta organización, Karoly Nagy Andras, al portal www.politics.hu.

Paralelamente, la defensa de la familia Magyarosi presentó el 15 de octubre una demanda similar ante la embajada rumana en Budapest. Mañana presentarán un informe a la policía húngara por “el asesinato de un ciudadano de la Unión Europea”.

Basado en un examen forense y en un peritaje, la familia Magyarosi asegura que su hijo fue asesinado con siete disparos durante el operativo policial del 16 de abril en el hotel Las Américas, donde también murió Rózsa y el irlandés Michael Dwyer.

El peritaje de un experto europeo señaló que Arpad ya se había rendido y que igual recibió siete disparos; además lo dejaron desangrarse durante 30 minutos cuando todavía estaba con vida.

Los tres muertos y los detenidos, Mario Tadic y Elöd Tóásó, estaban acusados de urdir un complot para asesinar al presidente Evo Morales, situación que no ha sido confirmada por la investigación que lleva adelante el polémico fiscal paceño, Marcelo Soza.

El Gobierno asegura que hubo un tiroteo iniciado por los presuntos mercenarios.

En contraposición, en el caso del irlandés Dwyer, un informe presentado en una audiencia judicial en Dublín indica que murió de un sólo disparo en el corazón y no se halló rastros de pólvora en sus manos, evidencia de que él no habría disparado ningún tiro.

El Gobierno ha restado importancia a estos informes, pero penden procesos ante tribunales internacionales.

Cada vez más se demuestra el montaje

El prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, dijo que los recientes hechos demuestran cada vez más que el caso de terrorismo fue un montaje.

“Hay algo que cada vez se va esclareciendo más, la desesperación ante la pérdida de credibilidad del Gobierno y ante los hechos que cada vez demuestran de que esto fue algo montado”, dijo Costas a los medios de comunicación, ayer durante un evento en la Manzana Uno de la Plaza Principal.

El Prefecto cruceño mencionó el caso del capitán de policía, Wálter Andrade, que participó en el operativo en el que murieron los presuntos terroristas y que goza de la protección del Gobierno, según Costas.

“Si querían saber la verdad porque no lo dejaron vivos (a los presuntos terroristas)”, preguntó Costas. La primera autoridad del departamento cree que el caso “se le está volcando” en contra al Gobierno. (Del editor: Para la Justicia no cuenta el tiempo, puede ser mañana o pasado...pero llegará la sentencia y la pena será cumplida)

No hay comentarios: