Google+ Followers

domingo, 10 de febrero de 2013

Pablo Ortiz trabajó en esta nota "políticos oportunistas" se podría llamar lo cierto es que hace historia cuando recuerda que por el Carnaval no defendimos a tiempo el Litoral, y otros pasajes de presidentes que acuden a SC para ganar simpatías.

Alvaro y Evo en SC ganando simpatías y votos como Chabacanos

No importa si fue verdad o no, pero todos lo creen: Bolivia perdió el mar porque Hilarión Daza ocultó la información de la invasión chilena a Calama para terminar de celebrar el
Carnaval. Desde ese momento, la ‘fiesta grande’ de los bolivianos se convirtió en el pecado original de la clase política nacional y no hay bautismo ni Mesías que los redima.

Y es que al pobre Daza, exiliado en Francia después de la Guerra del Pacífico, ni siquiera le dieron la oportunidad de desmentir el mito. Cuando se llevaba adelante el juicio de responsabilidades en su contra, recuerda el politólogo Carlos Cordero, Daza regresaba al país para defenderse y fue asesinado en Uyuni. Así, durante más de un siglo, a los niños bolivianos se les ha enseñado que perdimos, que los chilenos nos robaron el mar, por la fiesta de Carnaval.
Quizá como venganza al destino carnavalero, los bandos, correos y coplas carnavaleras se encarnizaron tanto con los políticos que incluso en Santa Cruz se establecieron censores de los bandos a principios del siglo pasado.
Pero, como lo explica Cordero, la tradición de esta fiesta está tan enraizada porque se sincretizó con las celebraciones por la cosecha de las culturas andinas y de tierras bajas, que nunca se ha pensado en suspenderla. Ni siquiera en tiempos de desastres. En 2002, cuando una riada azotó La Paz, en Santa Cruz se suspendió una ‘preca’, pero luego la fiesta siguió su curso.

En 2008, mientras ‘La Gateadora’, corriente que suele inundar Trinidad, se abría paso entre la circunvalación y las carpas que se llenaban de refugiados, en la capital de Beni el Carnaval no se detuvo.

Al ser casi un imperativo para el boliviano promedio, el Carnaval también se ha vuelto un buen espacio para la política. Es más, ni Gonzalo Sánchez de Lozada se libró de él y se unió un año a Los Aribibis.
El expresidente Hugo Banzer posa junto a la banda que acompañó en ese Carnaval a la comparsa más tradicional de Santa Cruz, los Tauras
 








Pero la comparsa que ha sido sinónimo de política en los últimos años es la más tradicional de Santa Cruz: Los Tauras.
En ella lograron convivir Hugo Banzer Suárez (ADN) con su rival político en las elecciones del 97, Juan Carlos Durán (MNR). También fue un gran imán para tratar de penetrar en el electorado cruceño y Max Fernández logró saltar unos años junto al rival de sus hijos, el alcalde actual de Santa Cruz, Percy Fernández Áñez. La tradición de Los Tauras es tal que uno de sus comparseros más longevos de la actualidad es Jorge Landívar, el que fuera ministro de Banzer en varias carteras.

En este siglo, la política buscó al Carnaval de forma aún más intencionada. Manfred Reyes Villa se pagó la saltada en la comparsa coronadora de 2002, Los Taitas, y hasta ensayó la coreografía para el corso. En ese momento, las encuestas lo daban como ganador de las elecciones, que al final hicieron presidente a Goni y poderoso a Evo Morales.
Cuatro años después, Samuel Doria Medina (UN) fue invitado por la agrupación carnavalera Curumechaca, aunque su participación no ha sido continua.

Ya en 2010, Johnny Fernández armó una comparsa con fines de campaña política. Los Tipazos tenían como carro un monorriel, una especie de campaña política a su principal oferta electoral en las elecciones a alcalde que perdería unos meses después.
Pero no siempre el Carnaval ha sido anzuelo de votos o enmascarador del desastre. Por ejemplo, en 2007, en pleno conflicto de la Asamblea Constituyente, funcionó como válvula que liberó presión. El 15 de febrero, luego de aprobar su reglamento de sanciones, la asambleísta tarijeña Magda Calvimontes organizó una fiesta de comadres en el colegio Junín. Allí, masistas y podemistas se unieron a la tradición tarijeña y a algunos les costó llegar al aeropuerto para tomar su tradicional vuelo de los viernes.

Pero todo esto es parte del Carnaval de antaño. Desde que un exmúsico de banda es presidente, la agenda política se ha fusionado con la carnestolenda en los últimos años. Evo es un invitado fijo para el Carnaval de Oruro. Incluso allá soporta que le tiren globos con agua y sus guardaespaldas se han vuelto diestros para cazarlos con raquetas de tenis.

También le ha traído problemas. El año pasado se armó una fuerte polémica por sus coplas de Carnaval. En un contrapunteo con la ministra anticorrupción, el presidente se refirió a los calzones de las ministras y a la ‘fidelidad’ de la bartolinas. La ministra Suxo le siguió el juego, pero las activistas de Mujeres Creando le contestaron con otro grupo de coplas.

Sin embargo, a Morales siempre le dio cierto miedo participar del Carnaval cruceño. Fue blanco de burlas durante años como personaje de carro alegórico, pero este año ya le organizaron su propia ‘preca’. Luego de exigir a los banderos de Oruro su carné de afiliado a su sindicato, declaró Patrimonio Nacional a la ‘fiesta grande’ de los cruceños, bailó con las reinas y hasta se puso una casaca de una comparsa con pretenciones de coronar.
Por razones de seguridad es muy complicado que Morales y García Linera vengan este año y participen del corso, pero puede que no pase mucho tiempo en que logre emular a sus colegas políticos y consiga una bata para carnavalear
   Carnaval malagüero  
Daza redimidoLa falta de un telégrafo privó a Bolivia de conocer la invasión chilena de inmediato. Las tropas invasoras tomaron Antofogasta el 14 de febrero de 1879, pero el presidente recién fue informado el 25 de febrero, en pleno martes de challa en La Paz. La versión chilena es que se enteró el 22 de febrero y perduró por más de un siglo. No era posible llegar antes a La Paz desde Arica.
La gran riada de La PazEl 19 de febrero de 2002, una granizada convirtió en ríos las calles de La Paz. Murieron 74 personas y más de 140 resultaron heridas. El Carnaval no se suspendió en el país.
Febrero negroGonzalo Sánchez de Lozada lanzó el impuestazo en tiempos de Carnaval. La Policía se acuarteló y se enfrentó a las Fuerzas Armadas provocando muertes. A los pocos días, el Carnaval se desarrolló a principios de marzo.
Megadeslizamiento en La PazEl 26 de febrero de 2011, un enorme deslizamiento dejó sin casas a más de 6.000 personas en la ciudad de La Paz. La Alcaldía dispuso que el Carnaval se suspenda para abril, pero muchos grupos chukutas decidieron continuar con la celebración en lugares cerrados con el pretexto de que no muera la tradición. Las fiestas fueron entre el 5 y 8 de marzo.

Los contrapunteos de Evo

Para el Carnaval del año pasado, Evo y las ministras se dedicaron
coplas subidas de tono, tan típicas de Carnaval como políticamente incorrectas. Mujeres Creando les respondió una semana después
EVO“Este presidente  de buen corazón, a todas las ministras les quita el calzón”
MINISTRA SUXO“Nuestro presidente  mujeriego es  y cambia de chica en un dos por tres”
EVO“Yo quiero Nardita  como dice el dicho,  casarme contigo  solo por capricho”
MINISTRA SUXO“Nuestro presidente muy pícaro es, solo quiere a una y se come a tres”
EVO"Estas bartolinas  tienen mucha fama, porque yo las llevo directo a mi cama"
MUJERES CREANDO
“Señor presidente 
yo soy boliviana me meto a la cama
con quien tengo ganas”
“Yo soy campesina
no soy Bartolina
yo no soy tu llunku
porque soy bien digna”
“Señor presidente
yo soy prostituta
me pagan por sexo
no con ministerios”
 
“Ninguna ministra
tiene dignidad
nos lo demostraron
en el Carnaval”
 
“Nuestro presidente
bien machista es
a todas las mujeres
humilla cada vez”

No hay comentarios: