Google+ Followers

miércoles, 2 de noviembre de 2016

un supuesto delito cometido hace 25 años, es el motivo para intentar meter a la cárcel a Samuel Doria Medina, principal opositor de Evo Morales, Carlos Mesa con sólidos argumentos explica tratarse de "la judicialización de la política" dejando en claro que la Ley M.Q.SC no es aplicable al caso por disposición contraria.

El expresidente Carlos Mesa. | Foto archivo | ABI
El expresidente Carlos Mesa. | Foto archivo | ABI

Mesa: Doria Medina no puede ser imputado porque su caso ha prescrito

LA PAZ |
El expresidente Carlos Mesa, en su calidad de ciudadano boliviano, expresó que el jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, y los otros acusados en el caso Focas, no pueden ser imputados porque el caso ha prescrito y porque no existe retroactividad en el país, en razón a un fallo del Tribunal Constitucional de 2012.
"Queda claro, por las razones citadas, que en el tema Focas, al no aplicarse la retroactividad de la ley, ni el exministro Doria Medina ni las otras personas involucradas pueden ser imputados en ningún tribunal del país", señaló Mesa en un comunicado que publicó la tarde de este martes en su blog.
Mesa también considera que el proceso contra Doria Medina se trata de un acto de judicialización de la política que apunta a la principal figura de la oposición al gobierno. En ese marco, expresó su solidaridad con el empresario, quien debe comparecer ante una audiencia este jueves en Sucre, donde se definirá si va a la cárcel o puede defenderse en libertad.
"Expreso mi solidaridad con Samuel Doria Medina, afectado en lo personal y en lo público por una arbitrariedad del poder", indica Mesa en la parte final de su comunicado.
En el marco del proyecto de Formación de Capital en Áreas Secundarias (Focas), Doria Medina está acusado de haber otorgado un préstamo en su calidad de Ministro de Planeamiento el año 1991 para la constitución de una fundación privada (Funda-Pró). El sindicado señala que esa fue una condición de Estados Unidos para condonar una deuda de 361 millones de dólares.
Mesa también explicó que el caso ha ocurrido hace 25 años, por lo que "los supuestos delitos que justifican la imputación prescribieron mucho antes de la promulgación de la CPE de 2009". Y, respecto a la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz que establecía la retroactividad para delitos de corrupción, el expresidente hace recuerdo que el 13 de agosto de 2012, el Tribunal Constitucional falló que "no debe ser entendido en sentido de que sea posible sancionar retroactivamente conductas que no estuvieron previamente establecidas en la Ley".
Con ese fallo, el Tribunal reconoce "un valor esencial de los derechos humanos universales, dice claramente que ni esa ni ninguna Ley puede ser aplicada retroactivamente", menciona Mesa.
En su criterio, "la libertad no puede ser la moneda de cambio de la lucha política".
Mesa hace notar que no escribe el comunicado como expresidente, "ni menos como precandidato a la Presidencia que no soy ni pretendo ser".
"¿El caso involucra casualmente a la principal figura de la oposición política al gobierno? No, no es ninguna casualidad, es parte de una lógica que el Poder Ejecutivo aplica desde que llegó al gobierno hace casi once años y se llama judicialización de la política. La máxima es: ‘Ataca a tus enemigos y destrúyelos con el impecable celofán de la mano de la justicia y la lucha contra la corrupción", indicó Mesa.
En ese marco, el exmandatario hizo notar que tanto el presidente Evo Morales como el vicepresidente Álvaro García Linera, "pasando por encima de otro poder del Estado, califican al ex ministro de corrupto y deciden qué documentos tienen valor legal o no lo tienen para la justicia boliviana. ¿Puede alguien pensar, sobre estas evidencias, que este no es un juicio político con intenciones de desacreditar y destruir a un opositor?".
Se refiere a la certificación de la Embajada de Estados Unidos en sentido de que la dotación del crédito a Funda-Pró fue una condición para condonar la deuda boliviana.

No hay comentarios: