Google+ Followers

jueves, 17 de noviembre de 2016

abruma. horroriza. llena de verguenza esto de los linchamientos. hace poco fue una alta autoridad del ministerio de Gobierno, hoy un joven de 20 anos, al que acusaron de robar una moto en Entre Ríos. es que hay tanta desconfianza, tanta inseguridad, tan poca fe en el Gobierno, que se toma la justicia por mano propia?


El pecado mortal del Linchamiento

Mauricio Aira



Que lo hubiesen tomado como espectáculo convocando al pueblo de Entre Ríos a presenciar la tortura y muerte de un joven de 20 años sospechoso del robo de una motocicleta es algo que estremece. Uno se resiste a pensar que ello ocurrió en Bolivia, nación que está lejos de ser comparada con algunos de Asia o África donde aún impera la ley de la selva.

Que esta “ceremonia del linchamiento” sea promovida por dirigentes cívicos y alentada por personas adultas, se supone de sano juicio, y que hubiera sido presencia por jóvenes y hasta por menores es todavía mayor agravante. El espectáculo de dar muerte en público, con el aplauso y el “perverso placer de la turba” sólo se compara con el circo romano, cuando los emperadores ofrecían a sus ciudadanos, la lucha entre gladiadores (mercenarios de la guerra) y el sacrificio de los cristianos indefensos enfrentados a tigres y leones hambrientos que despedazaban a sus víctimas en medio del jolgorio de espectadores, borrachos de lujuria y sangre caliente.

Por llamarle algo “el fenómeno del linchamiento” sucede a períodos post convulsión social, revoluciones o guerras, a la ausencia de autoridad, al imperio del anarquismo y la inseguridad ciudadana. Linchamiento es sinónimo de ignorancia, de revancha, de justicia por mano propia y durante el mandato de Evo Morales acción repetida con demasiada frecuencia. Las características se repiten en el Altiplano, en los valles, en el trópico, ausencia de autoridad, policía incapaz de detener la agitación y temerosa de las reacciones de la turba, aunque está comprobado que cuando esas turbas borrachas de sangre y violencia, advierten una mano firme, se detienen, se asustan y se dispersan. Más al contrario, si advierten debilidad en los uniformados y en la autoridad se envalentonan y desafían al más fuerte, se transforman en fieras y se lanzan al peligro, vale decir contra la corriente y cometen los peores crímenes. Recordar el linchamiento del Presidente Mártir Gualberto Villarroel que después de ser arrojado desde un tercer piso a la loza de la Plaza Murillo, arrastró su cadáver varias cuadras y terminó colgándolo de un farol. Acción repetida con su lugar teniente Ballivian y su secretario Hinojosa. (21 de julio 1946)

Todavía está fresco en la memoria colectiva el martirio de 8 campesinos en Achacachi, ante una multitud congregada en el estadio, si bien  los promotores están hoy en la cárcel, aunque la sentencia no ha sido dictada. Y otros con víctimas civiles y de uniformados, y el último en que fue torturado hasta la muerte el Vice Ministro Illanes, y cinco “trabajadores mineros” por cierto que en acciones separadas. Que, hasta el día de hoy, no se ofrezcan informes claros sobre estos hechos de sangre en la zona de Panduro, puede estar produciendo que se incuben nuevos casos como el de Entre Ríos.

Recordar la palabra de la Iglesia Católica que con explicable energía ha condenado esta forma inhumana e inaceptable de ejercer “la llamada justicia comunitaria”, ha dejado ver que en la mayoría de los linchamientos las víctimas resultaron siendo inocentes, que los cargos por los que murieron no existieron. En el caso de Entre Ríos, cuánto puede valer una moto usada, frente a la vida de un joven de 20 años esperanza cierta para sus padres, hermanos, compañeros.

El Gobierno tiene ante sí un nuevo reto, dar con los autores y sancionarlos. Los primeros informes periodísticos señalan como a incitadores a dirigentes cívicos de la junta vecinal y funcionarios de la autoridad local que durante algunas horas estuvieron reclutando espectadores para el crimen, los que se han convertido en cómplices del hecho de sangre.


No hay comentarios: