Google+ Followers

martes, 31 de mayo de 2016

El Deber comenta editorial del TNYT, el mayor diario del mundo y desde hace pocas semanas con edicines también es espanol. la opinión de tan importante medio sobre Evo, Bolivia, la coca y la pretendida nueva campana de Evo para la reelección pone frases muy duras en el matutito de Manhattan y los millones de lectores en todos los idiomas. claro que tendrá un peso gravitacional, aunque Evo se sacuda de hombros...

The New York Times (NYT) publicó un contundente comentario editorial referido al presidente Evo Morales. Y aquí debemos hacer una primera reflexión. Publicaciones a favor o en contra del Gobierno -en nuestro país o en el exterior- son producto de la prensa libre y de opiniones vertidas con independencia en base al derecho de libre expresión. No son “fabricadas por el imperio”, menos aún, tienen que ver con etnias o procedencias. Culpar siempre al “imperio” o repetir que al presidente Morales “lo discriminan por ser indígena” carece de sentido. El mundo civilizado superó hace tiempo situaciones racistas. Hoy importan solo los valores o defectos intrínsecos del ser humano, sea cual sea su origen o el color de su piel.
En la parte personal del editorial del NYT preferimos no opinar, por ser de naturaleza privada. En su momento se dilucidarán tanto esas espinosas cuestiones como la verdad sobre el tráfico de influencias. Lo que vale destacar es algo que ya se está haciendo palpable en la comunidad internacional: la crítica al autoritarismo político y al fanático afán de prorrogarse en el poder del jefe del Estado boliviano. Sorprende además que las iniciativas más frenéticas vengan de un discutido sector: los productores de hoja de coca de Chapare. Esa zona, según reputados organismos internacionales, destina más del 90% de sus cultivos de coca hacia mercados ilegales que producen estupefacientes.

El editorial que comentamos expresa: “gastar millones en un nuevo referendo representaría un abuso de poder y un insulto a los bolivianos que ya decidieron que el país necesita nuevos líderes. Otra campaña electoral no detendrá ni las noticias ni las revelaciones desconcertantes, lo cual seguirá desprestigiando a un hombre que lleva en el poder más que cualquier otro mandatario en el hemisferio”. Duro el comentario del medio neoyorquino. 

Aunque la actual Constitución Política del Estado carezca de claridad acerca de la posibilidad de un segundo referendo que anule el anterior, la jurisprudencia mundial es contundente: no se puede realizar otra consulta sobre idéntico asunto en el mismo período constitucional. Hacerlo, inclusive el intentar hacerlo, es un atentado contra la institucionalidad. Tampoco se pueden disfrazar irregulares acciones con frases tipo “el pueblo quiere” o “los movimientos sociales lo piden”. Eso, como se dice en el lenguaje coloquial, es puro “macaneo”. El pueblo ya se expresó el pasado 21 de febrero y tal cosa basta. No deben manipularse las instituciones si queremos preservar el proceso democrático

No hay comentarios: