Google+ Followers

lunes, 19 de octubre de 2015

primero Evo anunció 2.500 millones de dólares menos. ahora corrije serán 3.250 millones menos de ingreso por el precio del gas y la crisis internacional. El Deber recomienda mesura en los gastos y en el despilfarro

El presidente Evo Morales informa con regularidad sobre el impacto de la caída de los precios de las materias primas en la balanza comercial del país, aunque siempre expresa su confianza en que las cosas no se van a salir de control. Hace dos meses comunicó que las exportaciones caerían en 2.500 millones de dólares respecto del año pasado, pero ahora acaba de actualizar esa información diciendo que la caída será de 3.250 millones.

Esta vez también quiso tranquilizar a la población y dijo que a pesar del derrumbe de los ingresos por exportaciones, los bonos que reciben sectores sociales carenciados se mantendrán con normalidad debido a los ahorros que tiene el país. De todos modos, se trata de una noticia mala la que entrega el presidente, porque equivale a decir que las exportaciones de este año serán inferiores en un tercio a las de 2014, con lo que se pueden quedar en unos 8.000 millones de dólares.

Hay que anotar también que las exportaciones de 2014 fueron muy altas debido a condiciones excepcionalmente buenas de los precios, que llegaron a alturas desde las cuales luego comenzaron a caer. Y siguen cayendo. Los expertos dicen que los precios no se van a recuperar pronto debido a que durante la época en que llegaron a alturas de vértigo, las inversiones aumentaron de manera proporcional, y son las responsables de que ahora la producción siga superando a la demanda y de esa manera los precios no dejen de caer. Cuanto más altos son los precios en una bonanza, más bajos serán en el momento de la caída y más tiempo durará la depresión, dicen esos expertos apoyados en estadísticas del pasado.

Por el momento, sin embargo, el Gobierno nacional dice que las cosas están bajo control, que habrá doble aguinaldo y que los bonos sociales serán pagados sin problema alguno. Habrá que esperar que la depresión de los precios no dure mucho más y que el ahorro al que se refiere el presidente Morales siga sosteniendo el gasto.

De todos modos, queda la tarea pendiente de liberar al país de la dependencia que tiene de las materias primas para que no tenga que pasarla tan mal en los momentos de los precios bajos.

Hay economistas independientes que ponen en duda la confianza del Gobierno. Habrá que ver cuál de las dos lecturas es la acertada

No hay comentarios: