Google+ Followers

martes, 13 de octubre de 2015


gran circo gran

paulovich

La temporada circense culminaría el mes de febrero del próximo año
En mi confinamiento voluntario me entero de lo que sucede en nuestro país gracias a la información cotidiana de mi corresponsal en la Casa de Gobierno cuyo propietario es nuestro presidente vitalicio Evo Morales, ante quien acuden los personajes más importantes y también los “jala sacos” que quisieran sobresalir. Este panorama rutinario sería aburrido si no lo salpimentara a su gusto y sabor una cholita cochabambina que sabe cocinar muy bien, y además me informa con veracidad y gracejo acerca de lo que acontece en nuestro “typical país”.
Hoy me sorprendió con la noticia de la actuación en Bolivia del famoso Circo Palace cuyo propietario y Director es nada más y nada menos que el mundialmente famoso señor Evo Morales, amigo íntimo de reyes y presidentes que le aplauden y celebran.
Mi reportera Macacha se presentó ante mí y luego de hacer unas piruetas y dar unos volteretes, presentó el espectáculo circense con las palabras que se dicen en las mejores carpas del mundo: “Respetable público: Bienvenidos sean ustedes al mejor espectáculo del mundo interpretado por el Presidente del Estado Plurinacional y Folklórico, secundado por los políticos de mayor renombre en Bolivia, a quienes acompaña un gran elenco de legisladores oficialistas que ofrecerán al respetable público la máxima prueba acrobática llamada “Los levantamanos”.
Quedé fascinado ante esta presentación realizada impecablemente por la bambina cochabambina y aplaudí con entusiasmo la actuación de mi comadrita. Aprovechando de una pausa en su actuación, pregunté a la cochalita quiénes más actuaban en la temporada del Circo Palace, y Macacha abrió mis entendederas diciéndome que en esta temporada circense intervinimos todos los ciudadanos bolivianos convocados a votar sobre una enmienda a la Constitución que permitiría la ampliación del mandato de Evo y Álvaro hasta el año 2025 o tal vez más.
Macacha me explicó que no se trataba de una temporada circense más o menos grotesca, sino de una larga temporada en la cual todos los bolivianos seríamos actores votantes, actores electos, actores conmovidos y actores triunfales, mientras la mayor equilibrista llamada Constitución sería atropellada bajo la débil luz de unas candilejas.
Al final, desde una motocicleta Harley Davidson una cholita dotada de un altavoz recorría nuestras calles y avenidas, invitando a nuestro pueblo a la temporada que nos ofrece el Gran Circo Gran “Palace” anunciando que la temporada circense culminaría el mes de febrero del próximo año. Tristemente les anuncio que yo también votaré junto a mis compañeros Folleque, Bombilla, Saperoco, Bicho Colorado, Tintorro, Capullín y Rulito.

No hay comentarios: