Google+ Followers

sábado, 25 de junio de 2011

el acoso permanente a Santa Cruz baluarte de oposición al masismo de Morales y García. un análisis descarnado de la realidad. El Día de Santa Cruz

Evo Morales, y su régimen, están embarcados en materializar un proyecto de naturaleza autoritario y de carácter supremasista-indigenista: el gobierno de la mayoría –aymara y quechua, principalmente-, ha construido una nueva institucionalidad “plurinacional” que acosa, inhibe y reprime a la minoría relativa no-indígena.

Es así como el régimen masista y sus liderazgos paceños, están construyendo una verdadera “democracia totalitaria”: utilizando los medios democráticos, han instaurado –y siguen haciéndolo- una suerte de dictadura indigenista sobre el “oriente boliviano”, aquel espacio habitado por población cuyos orígenes no son precisamente indígenas, sino que producto de una inmigración marcadamente europea.

Santa Cruz de la Sierra, el polo económico por excelencia de dicho país,  lideró por años a todo el “Oriente boliviano” en contra del proyecto de Evo y su nueva Carta Fundamental. En su momento, el liderazgo cruceño puso en una difícil posición a La Paz al erigirse en el caballo de batalla de las autonomías departamentales que buscaban conquistar mayores cuotas de poder político y económico vis-á-vis del Gobierno centralista paceño. Santa Cruz influenció y arrastró, en su momento, a todo el oriente, incluidas los departamentos de Tarija, Pando y Beni.  El liderazgo cruceño, su dirigencia y mayoría de la población, se erigió en la oposición oficial al masismo, lo que quedó marcado a fuego en mayo del 2008 cuando un 85,6% de la población de dicho departamento votó a favor del Régimen Autonómico.

Hoy, basta con caminar por sus hermosas calles, conversar con su gente, escuchar a su intelectualidad y liderazgos políticos para darnos cuenta que la realidad es otra.

La mayor parte de los líderes que se constituyeron en la vanguardia de la oposición al régimen de Evo Morales están detenidos o en su defecto, autoexiliados a países limítrofes. Una estrategia de “judicialización” ha sido puesta en práctica por el régimen de manera sistemática. Asociada a lo anterior, se aprecia una soterrada estrategia de “estrangulamiento económico” del espacio cruceño: Desde marzo del 2008 y de manera sorpresiva, el Ejecutivo paceño, mediante el Decreto Supremo 29480 y argumentando buscar “frenar la inflación”, decidió prohibir la exportación de aceite refinado de soya, aceite refinado de girasol y aceite crudo de soya paralizando exportaciones a seis mercados del exterior. Agreguemos que Santa Cruz es el mayor productor y exportador de aceite. Tampoco pueden exportar maíz, azúcar, así como otros 6 productos más. Mientras tanto, los cultivos de coca aumentaron de 9,700 a 11,000 hectáreas en Cochabamba, centro de Bolivia, bastión electoral del presidente Evo Morales, según la ONU.

Evo, junto a García Linera, han materializado, lenta pero progresivamente, la toma del poder en aquellas regiones en donde hasta hace unos años se votaba a favor de las autonomías y en contra del proyecto del MAS. Es así como hoy un dirigente masista gobierna Pando, el mismo departamento en donde el referéndum autonómico fue votado positivamente por más del 82% de la población; no obstante, las denuncias de fraude electoral.

No obstante, los éxitos institucionales de Evo Morales, su apoyo popular han conocido una franca deterioración en los sectores que le llevaron al poder. Por otro lado, se aprecia un apoyo creciente de las FFAA a su proyecto, mientras que se evidencia un resquebrajamiento de los lazos que le unían a organismos claves para su desempeño político, como la Central Obrera Boliviana que ha hecho sentir su descontento.

Un tenso ambiente sacude el Departamento oriental cruceño. Se evidencia y respira un aire de miedo, rabia, tensión y desesperación al ver cómo Evo no solo toma el control ideológico de los principales poderes bolivianos, entre ellos el Poder Judicial y sus FFAA, sino que también busca asfixiar económicamente a este espacio oriental boliviano. Santa Cruz de la Sierra representa, claramente, el “modelo” económico, social, y político en las antípodas del proyecto masista, demostrar que tampoco funciona y que no genera desarrollo y bien-estar social es un objetivo estratégico a fin de cristalizar su modelo socialista de naturaleza nacional-indigenista. Evo está edificando una democracia totalitaria en Bolivia, el resto de Sudamérica solo observa.

No hay comentarios: