Google+ Followers

domingo, 22 de mayo de 2011

el autor Antonio Abad Vargas publica en OPINION reclamando por la reivindicación marítima y territorial de Bolivia

Reivindicación es el reclamo para que vuelvan al dominio soberano de Bolivia, los extensos territorios con mar que son bolivianos; aunque por prepotencia bélica siguen en poder de Chile, desde la injusta guerra de asalto e invasión del año 1879. El presidente Juan Evo Morales Ayma, interpretando el anhelo centenario de sus compatriotas, tiene la firme decisión de la Reivindicación Marítima y Territorial de Bolivia, presentando la justiciera demanda al Tribunal Internacional de La Haya. Es la única alternativa, que nos da el país invasor. Nuestro Presidente una vez más, tiene razón al afirmar, que negociaciones bilaterales con Chile tardarían otros 132 años para lo mismo; es decir, para nada.

Es necesario aclarar, que No se reclama, ante el Supremo Tribunal una simple salida al mar, que podría ser una senda, un camino, una ferrovía, un corredor o una serranía intransitable. Se reclaman todos los territorios y mar que nos quitaron en una guerra injusta que no da derecho propietario a los usurpadores.

Se tienen restituciones históricas importantes en el mundo, que constituyen jurisprudencia respaldatoria, como ser: la reivindicación del Canal de Panamá, devuelto a sus dueños con construcciones y mejoras millonarias; la ciudad de Hong Kong, convertida en “El Dragón de Oro”, volvió a China; Alsacia y Lorena regresaron a Francia; los árabes recuperaron la mayor parte de sus territorios ocupados; Kuwait recuperó su territorio. También es muy importante referirnos al sacrificio de 

nuestros héroes: don Eduardo Abaroa, Los Colorados de Bolivia y miles de preclaros patriotas asesinados, heridos o muertos en combate en el sangriento asalto chileno, denominado Guerra del Pacífico. Corroborando, se afirma que la voz del pueblo es la voz de Dios. El pueblo boliviano tiene el ferviente deseo de volver al mar y el pueblo chileno muchas veces ha clamado mar para Bolivia. En Taltal cautivo izaron la Tricolor boliviana. Un chileno compuso “Un mar azul para Bolivia”, es decir, no todos están conformes con la ocupación territorial de los ajenos. Es una tarea muy difícil la cruzada de reivindicación que se avecina, pero es urgente y necesaria. Por tanto, es imperativo que nos unamos todos los bolivianos que vivimos en el país y en el exterior, es una obligación patriótica, incluso para los indiferentes, egoístas, criticones y vacilantes. Nuestras embajadas, desde ahora tienen trabajo internacional por iniciativas propias y por instrucciones de la Cancillería.

Los sabios jurisconsultos bolivianos encargados de preparar, presentar, defender y sostener la demanda tendrán que considerar que ésta es única y gran oportunidad del siglo, para el futuro de Bolivia con mar. En base a ello el Tribunal Internacional, ante los ojos del mundo, tendrá a bien dar su Fallo Supremo, con transparencia y corrección, dando lugar a total reivindicación con plena soberanía de nuestras propiedades territoriales y marítimas. Será Justicia.

Sin embargo, es de esperar que pudieran surgir complicaciones propias del tema y también de parte de Chile, vendrían contingencias, incomprensiones, contrariedades y obstáculos, que podrían influir en el ánimo de los magistrados. Lo que nos mueve a pensar, que en última instancia y para evitar potenciales resentimientos, saldrían con un fallo salomónico: mitad para Bolivia y mitad para Chile; es decir, 60.000 kilómetros cuadrados de territorio, 200.00 kilómetros de costas y correspondiente mar para Bolivia. Para Chile 60.000 kilómetros cuadrados de territorio, 200.000 kilómetros de costas y mar que corresponde. En ambos casos con soberanía plena para cada país.

Para nuestros valerosos juristas es importante: 1. Agotar instancias jurídicas con documentación verídica y apropiada. Desechando la dudosa o meramente literaria. 2.Invalidar los tratados impuestos. Haciendo valer de ellos, la auto confesión: que los territorios usurpados eran y son bolivianos. 3.Reclamar sólo las propiedades que eran y son bolivianas. 4. En materia de compensaciones: la explotación de Chile del Ferrocarril Arica - La Paz, de las minas de Chuquicamata, de abonos, de tierras, de agua dulce, del mar y de aduanas, compensaron en demasía, todo pago, gasto o compensación que quisieran alegar las autoridades chilenas.

No hay comentarios: