Google+ Followers

viernes, 20 de febrero de 2009

la Iglesia se pronuncia por la vigencia de un estado de derecho en materia de Derechos Humanos. documento principista

La Conferencia Episcopal Boliviana respalda la voz de la Iglesia Católica en Pando, a propósito de las detenciones realizadas durante esta madrugada. Juntamente con Monseñor Luís Casey, Vicario Apostólico de Pando, rechazamos todo atentado contra los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas.
En Bolivia rigen un estado de derecho y normas legales correspondientes para asegurar los procedimientos más adecuados en la administración de justicia y nada puede justificar los métodos empleados en estos hechos.
Pedimos a las autoridades del ministerio público precautelar la integridad de los detenidos y garantizar la legalidad en las acciones de investigación y esclarecimiento de responsabilidades.
La reconciliación y unidad de los pandinos deben ser fruto de un verdadero diálogo y una correcta administración de justicia y no de medidas de imposición y violencia que generan más enfrentamiento. Expresamos nuestra solidaridad con los familiares de las personas detenidas y auguramos que la paz y tranquilidad retornen finalmente a este departamento.

En buen romance el documento quiere decir que no se puede detener a las personas en la forma como lo ha hecho el aparato represivo. A las tres de la madrugada, con hombres encapuchados, usando violencia extrema, traumatizando a los niños y familiares de los aprehendidos, no dándoles lugar ni siquiera a cubrir sus cuerpos y tomar los mínimos recaudos que todas las personas pueden hacerlo, aún los más criminales.
Que si el gobierno desea hacer uso de sus prerrogativas que proceda según normas del Código Penal, con mandamiento de apremio de autoridad competente y dentro de la jurisdicción natural que establecen las leyes. Lo que ha hecho el Gobierno culpando de las resoluciones al poder judicial, a un grupo irregular de fiscales allegados al MAS, es totalmente ilegal, inadmisible, repudiable y debe denunciarse a la faz de la tierra.
Hace bien la Iglesia como madre protectora de los desamparados salir por los fueros de la Justicia y reclamar la vigencia de un Estado de Derecho. En ello tiene todo el apoyo de las organizaciones internacionales como la Cruz Roja, Amnistía Internacional, Asamblea Permanente de Derechos Humanos y dentro del país de los colegios profesionales y de los partidos políticos que se han manifestado y lo seguirán haciendo en los próximos días.
Demás está decir que los masistas utilizan el suceso del día, para amenguar los efectos del gravísimo escándalo del masista Ramírez, y del careo entre López y Quintana dentro de la prosecusión de las investigación por el contrabando autorizado por éste último a nombre del Presidente Morales de 33 camiones cargados de mercaderías.

No hay comentarios: