Google+ Followers

martes, 24 de febrero de 2009

el gobierno está obligado a ejecutar una Ley de la República sin esperar milagros. justicia para las víctimas de la violencia política. manifiesto.

Las dictaduras militares que asolaron la nación desde 1964 a 1982, desarticularon a sangre y fuego las organizaciones sindicales, sociales, partidos políticos democráticos, estudiantiles y profesionales que se opusieron a los gobiernos de la antipatria, exigiendo espacios democráticos en la vida política y social de la nación boliviana.
Esas desarticulaciones se tradujeron en dolorosos episodios humanos, con apresamientos, torturas físicas y psíquicas, asesinatos, desapariciones, confinamientos a lugares inhóspitos, destierros, y exilios, cuyas consecuencias fueron y son: Hogares y Familias destruidas, hijos huérfanos, y otros con hijos criados en las penurias del destierro hoy diseminados por el mundo sin una identidad propia...
El gobierno y sus asesores se equivocan al creer que las luchas por las aperturas democráticas se produjeron por milagro de Dios o de la Pachamama, fueron por los caídos en las incursiones de tropas militares a los centros mineros, los fusilamientos en las sedes sociales de los sindicatos, el acallamiento y destrucción de radios obreras, que los combates desiguales en los centros mineros, en las calles de La Paz, en los bombardeos a Laikakota, las huelgas de hambre de valerosas mujeres mineras y sus niños, ellos y solo ellos fueron los únicos con capacidad de conquistar y ganarle a la burguesía los espacios de vida democrática en Bolivia.
El gobierno del MAS no debe olvidar que es el producto de nuestra lucha contra las dictaduras. Sin esa oposición que costo tanto sufrimiento a los luchadores sociales y políticos no se habría producido elecciones generales después del año 1982, hoy no estaría Evo Morales en el palacio de gobierno.
Compañero Presidente: Una cosa es luchar en democracia y otra cosa muy distinta es luchar en épocas de sangrientas dictaduras.
Las revoluciones son decisiones de lucha de los pueblos dependientes contra las oligarquías nacionales y potencias que pretenden arrebatar bienes y derechos ajenos, y el lograrlo en ninguna parte del mundo es solo mediante marchas y diálogos. Es con guerra que cuesta vidas y bienes a los verdaderos combatientes democráticos. Los cambios se producen necesariamente en cruentas luchas.
En muchos países donde hoy tienen convivencia democrática, mediante Leyes expresas las victimas de las violencias polí¬ticas fueron reconocidas mediante justos resarcimientos.
En Bolivia la Ley 2640 del año 2002 y promulgada el 11 de marzo del 2004, dispone y manda el justo reconocimiento a las victimas de la violencia política, para cuyo cumplimiento las Naciones Unidas dispuso un monto de dinero para tal efecto, y por mandato de la misma Ley se dispone que el Estado Boliviano debe aportar con recursos del TGN para cubrir las diferencias.
El II Ampliado nacional realizado en La Paz el dí¬a 16 del presente mes, acordó la unificación de todas las victimas y exigir al gobierno por todos los medios posibles el cumplimiento de la Ley 2640.
En ese entendido solicitamos audiencia al señor Presidente, pero lamentablemente como prueba de desprecio a los que debieran ser honrados, no fuimos recibidos, derivándonos a un quinto nivel administrativo.
DENUNCIAMOS ANTE EL PUEBLO BOLIVIANO, Y ORGANIZACIONES DE LATINOAMERICA POR ESTA ACTITUD SOBERBIA Y DESCONSIDERADA.
Solicitamos a la Comisión de Derechos Humanos de las ONU, a la OEA, a la OIT, y a las organizaciones matrices de trabajadores y partidos democráticos y revolucionarios del continente su apoyo con pronunciamientos DIRIGIDOS AL GOBIERNO BOLIVIANO en aras del internacionalismo proletario, y la igualdad de todos los ciudadanos ante las Leyes.
Dirigir sus pronunciamientos a la Presidencia de la República webmaster@presidencia.gob.bo y al Ministerio de Justicia de Bolivia, Derechos Humanos hr@derechos.org Ministerio de Hacienda webmaster@hacienda.gov.bo y Conferencia Episcopal de Bolivia conceb@ceibo.entelnet.bo
HONOR Y GLORIA A LOS QUE OFRENDARON SUS VIDAS POR LOGRAR ESPACIOS DEMOCRATICOS EN BOLIVIA.
Por la Unión Nacional de Víctimas de la violencia política,
Jorge Echazu A., Alcides Monasterios C., Luís Rico, Nereddine Renjjife Torriani, Jorge Aguilar Arnez, Isidro López, Demetrio Barrientos, Modesto Reynaga Gordillo, José Tirado Cruz, René Lazarte, Martirian Vásquez, Carlos Soria, Víctor H. Gonzales, Willy Rodríguez L, Serafí¬n Salvatierra.
La Paz, febrero de 2009.c.devictimasdelasdictaduras@yahoo.es

No hay comentarios: