Google+ Followers

lunes, 4 de julio de 2016

internet ha causado (está causando diríamos) un enorme potenciamiento de la democracia. opinar no es ya monopolio de los periodistas y político, todos podemos hacerlo, rompe internet los moldes tradicinales del poder, lo penetra, lo denuncia y desenmascara. las seudodemocracias tienden a esfumarse. El Dever. SC. J.O.

Es interesante ver cómo las nuevas tecnologías permiten que los añejos conceptos se remocen, el advenimiento de internet ha causado un enorme potenciamiento de la democracia. Incluso podríamos hoy volver a practicar la ‘democracia directa’ griega. Volver a la ‘ecclesia’ de Solón, en Atenas, para discutir problemas nacionales, esta vez por intermedio de comunidades virtuales. Internet también revolucionó y democratizó las comunicaciones. La clásica fórmula emisor-receptor dejó de ser unidireccional para volverse multidimensional. Ciudadanos que antes eran simples receptores pasivos pueden hoy responder y opinar. El periodismo dejó de tener el monopolio de la información, aunque se incorporó versiones digitales.

Aparecieron blogs, Twitter, Facebook, YouTube y otros servicios que podemos ver en cualquier parte del mundo, haciendo realidad la ‘aldea global’ de Marshall McLuhan. Hoy las redes sociales son esa aldea, donde las fronteras nacionales carecen de sentido. La llegada de internet posibilitará la aparición de un ‘nuevo tipo de democracia’, una combinación de la democracia directa griega, en la que los propios ciudadanos tomaban las decisiones nacionales, y la democracia representativa, en la que estas decisiones las toman autoridades elegidas por voto popular. La idea es utilizar el internet para consultar al pueblo las grandes y medianas decisiones que hagan a la vida nacional. Planteo realizar ‘referéndums virtuales’ cada que el caso lo amerite. Esto permitirá materializar la esencia de la democracia: “Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos”. 

¿Por qué solo las autoridades electas –y las designadas a dedo– tienen que ser las únicas que tomen decisiones? ¿No es este monopolio el causante de la egolatría de los gobernantes, que se creen nuestros ‘patrones’? ¿No es este monopolio el causante de la corrupción pública desenfrenada y grosera? Es imprescindible destacar que esta sugerencia solo es válida para naciones con ‘democracias verdaderas’, pueblos con cultura democrática y gobiernos decentes. Las ‘seudodemocracias’ no son aptas para esta democracia del tercer milenio

No hay comentarios: