Google+ Followers

viernes, 17 de junio de 2016

Alvaro Puente desde El Deber, lanza un agrio reproche al MAS que engana a SC en materia de salud, que dice tanta mentiras que nadie le cree. vivir bien, es ante todo conservar la vida, cuidar la salud y un buen servicio de salud, simplemente no existe, si acaso no recurre a una "clínica privada" como lo hizo Evo Morales.

Retumbaba en el país el anuncio solemne del Gobierno. Ofrece cerca de mil nuevos cargos para el servicio de salud. Parece un esfuerzo increíble. Qué exceso de generosidad. Lo contaban como si fuera más de lo que nadie pudiera pedir. Del total, a Santa Cruz le corresponden 101 ítems. Solo tres son médicos. ¡Se pasaron! ¿Sabe usted cuántos cargos nos faltan? Aquí necesitamos más de 10.000 nuevos ítems y solo nos han dado 101. De cada 100 que necesitamos, viene de camino solo uno. No es ni un remiendo a nuestra miseria. Es una burla, una broma de mal gusto, después de diez años de olvido total de esa terrible necesidad.

¿Qué hace el presidente construyendo escuelas y colegios en cientos de municipios? No le corresponde. Es obligación y tarea de los alcaldes, y la cumplen bastante bien. El tema es que regalando mil escuelas hay mil inauguraciones, mil fiestas, miles de horas de propaganda en canal 7, mil discursos de autobombo, mil cántaros de chicha y mil borracheras que se recordarán en los mil pueblos. Su obligación son los sueldos de salud, pero solo dan para una noticia. No son propaganda electoral. ¿Qué hace el presidente organizando el transporte urbano o el interurbano? No es su responsabilidad. Es tarea de alcaldes y gobernadores. Pero en un teleférico se puede poner fotos del presidente en cada canasta, se pueden hacer mil pancartas, se hacen reportajes. En cambio, nadie nota que funciona bien el sistema de salud. No da votos para otro referéndum. El tren cruceño dará para toneladas de mixtura, para orquestas y fuegos artificiales, para discursos larguísimos que repetirán obligados radios y canales. Los médicos solo curan. Las enfermeras solo calman el dolor y consuelan. Sus sonrisas no son propaganda del MAS.

Señores gobernantes todopoderosos, el vivir bien que ustedes anuncian, antes que nada supone que conservemos la vida. Si nuestra sociedad nos permite cuidar la salud y la felicidad, sin querer tendremos la gratitud más grande. Tendríamos más reconocimiento que el que provocan todos sus discursos de falsedades y de rencores. El bienestar profundo de sentirse bien tratado produce más alegría y bienestar que todas las horas de borrachera. Si les importáramos, hace años se hubieran ocupado de darnos un servicio de salud que nos cure y nos trate con calidez, nos darían escuelas que formen de verdad a nuestros niños, tendríamos una Policía correcta, tendríamos jueces honrados. Si hubieran hecho algo de lo mucho que nos prometieron, tendríamos todos una salud como la que Evo Morales tuvo que buscar en una clínica privada

No hay comentarios: