Google+ Followers

miércoles, 12 de octubre de 2016

dos actitudes. en El Alto el Obispo media por la pacificación y el entendimiento entre autoridad y ciudadanos, en LP, ese oprobioso manejo de Mujeres Trabajando de insultar a la Iglesia, a Jesucristo, a la Virgen Maria, con la pretensión de practicar "una revolución" provocö justa indignación del pueblo, que embadurnó la ignominia galindista.

Mientras en El Alto, su Obispo realizaba los máximos esfuerzos para evitar que la violencia se adueñe nuevamente de esa explosiva urbe y sentaba a la Alcadesa con representantes de sus detractores, que virtualmente han paralizado la ciudad con objetivos más que dudosos, en el centro de La Paz, las dirigentes de Mujeres Creando exponían en el frontis del Museo Nacional de Arte, una serie de ofensivos “graffitis” “anti cristianos”, provocando, cuándo no, espacios de confrontación ciudadana.
Probablemente, agraviar la imagen de Jesucristo, de la Virgen María y ofender las creencias que tiene la mayoría de la población boliviana constituye para las dirigentes de Mujeres Creando un acto revolucionario, dirigido a transformar las estructuras del país.
Probablemente, para el Obispo de El Alto, lograr la pacificación del El Alto y que su colaboración ayude a que en esa ciudad se deje gobernar a la Alcaldesa conforme a ley, evitando que nuevamente los grupos corporativos puedan manejar ese espacio estatal en beneficio propio, evitará que nuevamente se imponga la ley del más fuerte en desmedro del bien común.
Está claro que en estos tiempos la pacífica convivencia ciudadana, que exige el respeto al otro, hombre y mujer, parece ser una posición retrógrada. Hay demasiados y fuertes intereses en subvertir, precisamente, esa pacífica convivencia y, casualmente, en ello parecen coincidir muchos representantes de las corrientes más autoritarias del Gobierno y el MAS con los de algunas organizaciones de la sociedad que creen que sus palabras y creencias deben imperar, a las buenas o a las malas.
Los Tiempos, como lo hace desde su fundación, adhiere a los principios de la pacífica y respetuosa convivencia ciudadana.

No hay comentarios: